sábado, 26 de noviembre de 2011

Comunicacion Efectiva

En días recientes leí un artículo interesante que hablaba de los hábitos de la comunicación y el autor dedicaba gran parte del mismo a discutir y argumentar el porqué hoy en día la gente se comunica menos. Su conclusión es que no escuchamos. Eso en realidad no debe ser nada nuevo para nosotros, ya que desde que somos pequeños nos tratan de enseñar (aunque no lo queramos aprender) a ser buenos escuchando a los demás, a dedicar tiempo a oír, o a inclusive entender lo que los demás nos quieren decir. Tan solo un ejemplo, ¿cuántos nos recordamos del nombre de una persona luego del momento de cuando nos presentan? Algunos dirán que había mucho ruido, otros dirán que dijeron sus respectivos nombres al mismo tiempo. La verdad es que más del 70% de las personas no se recuerdan ni siquiera del nombre de las personas que acaban de conocer.

Ahora bien, ¿qué es la comunicación? Una de sus definiciones señala que comunicar es “to impart, to give to another, as a partaker, to confer for joint possession, to bestow, as that which the receiver is to hold, retain, use or enjoy.  To impart as knowledge, to reveal, to give as information, either by words, signs or signals, as to communicate intelligence, news, opinions”. Una traducción ligera indicaría que comunicar es impartir como conocimiento, es revelar, es dar como información (mediante palabras, signos o señales), como comunicar inteligencia, noticias u opiniones.

A pesar del hecho de que hoy en día tenemos la mayor cantidad de posibilidades de comunicarnos, el mayor desarrollo tecnológico en lo que son tanto las telecomunicaciones sino toda clase de novedosos aparatos que nos permiten comunicarnos de maneras impensables solo hace cinco años, y del hecho de que todos ellos nos permiten comunicarnos casi de manera instantánea con personas en otros lados de nuestra ciudad, nuestro país o en el mundo, en la mayoría de los casos fallamos en nuestras comunicaciones personales, en nuestra forma de comunicarnos con los demás, en la manera de transmitir nuestros pensamientos y nuestras opiniones. Ya se está comentando que niños y jóvenes de hoy se comunican mejor a través del chat de los Blackberry y de los iPhones que de manera personal.

domingo, 13 de noviembre de 2011

Maikel Melamed

Algunos se preguntaran que quién es él. Otros me dirán que escribo esto pues fue una iniciativa de mi sobrina y para la mayoría de los que leen este blog muy probablemente no saben de quien hablo.

Lo conocí hace unos años en un seminario. Un salón de conferencia con más de mil personas donde íbamos a pasar un día completo escuchando a gente motivadora, gente muy especial, gente que tenía logros muy importantes, y en este caso como muy pocos, transmitir una verdadera energía.

Se monta en el escenario un muchacho bajo, con problemas motrices y - como luego él mismo nos contara -  con otra gran cantidad de problemas físicos, de unos 33 años de edad aproximadamente para esa época. Caminaba despacio mientras algunos lo aplaudían ferozmente, otros observaban y de repente, nos lanza una pregunta a todos los que estábamos allí presentes. Maikel pregunto: "¿donde debería estar yo que no seria aquí?"... Silencio absoluto. Y repitió su pregunta: "¿donde debería estar yo que no seria aquí?"... Silencio de nuevo. A la tercera vez que hace la pregunta y nadie responde nos relata el cuento de su vida y lo inicia diciendo "Yo nací muerto.". De allí en adelante nos contó, poco a poco, como cada persona, médico, fisiatra, internista, analista, etc., que lo veía, examinaba u observaba, lo daba por muerto. Y SOBREVIVIO. Pero a sus padres les dijeron que iba a ser solo por pocos días. Y SOBEVIVIO. Y luego dijeron que oba a quedar paralítico, sin oír, sin hablar, sin poder hacer nada de las tantas cosas que los niños hacen, Y LUCHO y SOBREVIVIO; y cuando joven les decían que no iba a poder hacer muchas de las tantas cosas que uno puede hacer, cosa que es parcialmente cierta, pero Maikel recibió mucho amor y cuido de parte de su familia, de quienes lo rodeaban y eso lo hizo CRECER, LUCHAR MAS y SOBREVIVIR MAS!!!. Y puede que Maikel hoy en día no tenga algunas competencias físicas propias sino que necesite ayuda constantemente, pero pudo llegar a hablar, comprender, caminar y muchas otras cosas, pero lo más importantes es que tiene una personalidad, un carisma, una fortaleza y una capacidad de motivarnos extraordinarios.


En estos días Maikel Melamed ha sido noticia en muchas ciudades, no solo en  Caracas y en Nueva York, sino que además ha estado en periódicos, en revistas, en entrevistas de radio y TV y en tantas otras cosas pues Maikel ha sido la primera persona que dada su condición física corrió (bueno, caminó) y terminó el emblemático  Maratón de Nueva York. Si lo hizo en 15 horas y 22 minutos. No es un error de tipeo. No terminó en las 2 horas que lo hizo el ganador de la prueba, o en las 3 horas que lo hizo el latinoamericano que más rápido lo hizo. NO, lo hizo en 15 horas y 22 minutos. Llegó alrededor de la medianoche del domingo. Lo hizo a su velocidad y con lo que podía dar, luego de muchísima preparación, luego de muchísimas adversidades, luego de luchar hasta con el tema de la permisología (primera vez que un permiso así era solicitado), luchando con el frío, el viento y la posibilidad de hipotermia, y lo logró!!!