domingo, 28 de octubre de 2012

Los inconformes .... vistos por Arturo Uslar Pietri

Una de las figuras venezolanas más prominentes fue y sigue siendo Arturo Uslar Pietri. Nacido en Caracas en 1906, fue abogado y político, pero creo que es mejor recordado como educador, escritor, novelista y visionario. Desde sus libros insignes como Lanzas Coloradas y La isla de Robinson, hasta su muy recordado programa de Televisión Valores Humanos en el cual nos enseñaba la vida e ideas de los personajes más importantes de la historia.
 
Para una investigación que estoy haciendo sobre liderazgo, releí uno de sus libros que tienen más significado para mi padre, titulado Giotto y Compañía. En el mismo hay un capítulo dedicado a Leonardo da Vinci, su visión futurista, su habilidad artística y su mundo del renacimiento. El último párrafo de ese artículo, además de ser de una calidad maravillosa, nos presenta la visión que tenía Uslar Pietri del cómo y porqué se habían podido alcanzar las grandes hazañas de la historia y de cómo el ser humano había sido capaz de cambiar su pensamiento para lograr cosas increíbles. Por considerarlo muy apropiado para los momentos en que vivimos, donde el intelecto, el aprendizaje deben orientarnos a buscar nuevas alternativas para hacer las cosas de una manera mejor, les copio a continuación la últimas oraciones de ese fabuloso artículo que les recomiendo ampliamente:
 
“ Por eso es importante que los pueblos que miran al futuro, como los nuestros, no pierdan de vista que este ideal es irremplazable, no es con hombres que se resignan y se conforman con los que se puede hacer cosas gigantescas y estos progresos del espíritu humano, es con los inconformes, con los que no están contentos de lo que hacen y quieren hacer más, que no están satisfechos con lo que lograron, que exigen de sí mismos mucho más de lo que parecía razonablemente exigible y es así como se han hecho esas grandes hazañas de lo humano, de lo que es encarnación inagotable de Leonardo”.

Seguiremos motivando. LV

martes, 23 de octubre de 2012

Entendiendo el Liderazgo

A partir de esta semana quiero comenzar una serie de ensayos cortos sobre el tema de Liderazgo.  En algunos de los escritos trataré de explicar algunos de los detalles que hacen que uno pueda llegar a ser un gran líder. En otros, citaré algunas frases de personas que siendo verdaderos líderes, entendieron que liderar significa guiar, que liderar significa ayudar, significa compartir.
 
Hay muchas palabras que nos vienen a la mente cuando hablamos de liderazgo. Entre ellas tenemos Visión, Conocimiento, Comunicación, Personalidad, Carácter, solucionador de problemas, Motivador y muchas otras que todos ustedes pueden pensar y agregar a ésta lista. Todas estas palabras indican en su mayoría verbos, verbos de acción, de hacer las cosas y hacerlas bien, cada día mejor. Eso es lo que hace a un líder: ser mejor, ser capaz, ser alguien con integridad, con valores.
 
Nelson Mandela es uno de los grandes líderes de nuestro tiempo. Abogado, nacido en Sud África, luchador incansable, logró rescatar a su país de tantas opresiones, incluso desde la cárcel en donde pasó casi 30 años. En sus memorias, Nelson Mandela escribió:
 
"Durante mi vida, me he dedicado al sufrimiento de la gente africana. He luchado contra la dominación blanca y he luchado contra la dominación negra. He deseado el ideal de una sociedad libre y democrática, en la cual las personas vivan juntas, en armonía y con igualdad de oportunidades. Es un ideal por el que espero vivir y el que espero alcanzar. Pero si es necesario, es un ideal por el cual estoy preparado hasta morir". (Nelson Mandela, Long Way to Freedom. Editorial Little, Brwon and Company. Boston, Massachussetts).
 
Nelson Mandela fue el primer presidente negro de su nación, lo cual alcanzó el 10 de mayo de 1994. Algo impensable tan solo una década atrás. Con ello y a lo largo de su vida, ayudó a crear una nación donde la gente tiene la oportunidad de vivir libre y en paz, una nación que hoy en día se desarrolla con grandes oportunidades de crecimiento y bajo un gobierno democrático. Y Nelson Mandela fue la única persona que fue capaz de hacerlo, de unir a su pueblo, a su dividida sociedad, a su nación. Y con ello, logró ser el gran líder que todos hoy conocemos.
 
Son personas como Mandela, los grandes líderes de la historia que nos deben motivar cada día a ser mejores.

Seguiremos motivando.  LV.

sábado, 20 de octubre de 2012

OMAR VIZQUEL: una gran carrera en el baseball

La semana pasada terminó una temporada más del béisbol de grandes ligas y con ella, una gran cantidad de hazañas que recordar, como por ejemplo el no-hit no-run de Johan Santana, el juego perfecto de Félix Hernandez (tan solo el número 23 de la historia), la carrera hasta el último día de las tres divisiones en la Liga Americana para definir su ganador, la histórica hazaña de Miguel Cabrera en convertirse en el primer bateador en alcanzar la triple corona (mayor promedio, cantidad de impulsadas y homeruns) en 45 años y tantos otros eventos que sucedieron, casi que uno detrás del otro, que nos mantuvieron al hilo más de una noche y que nos preparan este año para unos excelentes play-offs y Serie Mundial. Entre todos estos acontecimientos, hay que destacar el gran logro - que todos aquí también estuvimos siguiendo paso a paso - de Miguel Cabrera quien logró números como muy pocos jugadores han logrado en una sola temporada: 330 de promedio de bateo (.429 en el último mes), 139 impulsadas y 44 jonrones (además de 205 hits -No.1- que no entran en este premio). Si logra ser el MVP de la Liga Americana está por verse (los premios se otorgan luego de la Serie Mundial), pero realmente fue una extraordinaria campaña.
Pero al terminar la temporada también sucedió algo que nos debe llenar de orgullo a todos: Omar Vizquel terminó una de las carreras más espectaculares de jugador venezolano en la gran carpa. Luego de 24 años como jugador profesional, algo que raramente se ve hoy en día, jugando para seis equipos diferentes durante esa trayectoria, Omar Vizquel puede llegar a convertirse en el segundo venezolano en pertenecer a un verdadero grupo selecto de jugadores, pues en todos los aspectos posibles, tiene los números y la trayectoria para llegar a ser miembro del Salón de la Fama (Hall of Fame – HOF) en Cooperstown, NY. En el béisbol y más en especial el de las grandes ligas, los números de un jugador - sus estadísticas individuales - son lo más importante y los números de Vizquel así lo demuestran[1]:

·        Se retira con el segundo record de más juegos jugados en la posición de short-stop con 2.877 (solo lo supera Carl Ripken con 3.001 juegos); y quedó en la posición No. 12 de la historia con un total de 2.968 juegos jugados;

·        Tiene 1.445 carreras anotadas y 951 carreras impulsadas, Nos. 8 y 18 de la historia, respectivamente entre los jugadores del short stop;

·        Conectó 2.877 hits, más que cualquier otro jugador venezolano (Luis Aparicio tuvo 2.677) quedando en la posición No. 40 de todos los tiempos y quedó como el No. 5 en la lista de short-stops con mayor cantidad de hits en la historia;

·        Es el short-stop con menor cantidad de errores en una temporada individual (3) y tan solo cometió 183 errores en toda su carrera (en comparación, por ejemplo, Aparicio tuvo 366 y Ozzie Smith 281 - ambos son miembros del HOF);

·        Es el líder de todos los tiempos en doble-plays iniciados por un short-stop;

·        Tiene un porcentaje de fildeo de .985, también el mayor entre los jugadores en su posición en la historia de las grandes ligas.
 
Y los reconocimientos así lo demuestran, con 11 Guantes de Oro (9 de ellos de manera consecutiva), apareció en tres ocasiones en el Juego de las Estrellas y jugó en dos Series Mundiales (1995 y 1997). Fue electo en el 2007 miembro del Salón de la Fama del Hispanic Heritage Baseball Museum. Ha recibido además los premios Hutch Award en 1996 (otorgado al jugador que "best exemplifies the fighting spirit and competitive desire" y que lo ha convertido hasta hoy en día en el único jugador extranjero en ganarlo) y el Willie Mac Award en el 2006 (otorgado al jugador de los Gigantes de San Francisco que mejor demuestra el liderazgo y la constancia en el juego). Se retira siendo reconocido como uno de los mejores short-stops de la historia, el jugador de mayor edad en estar activo en esta temporada y en agosto pasado se convirtió en el jugador de mayor edad en jugar en la posición de short-stop. Vizquel debutó en el año 1989, lo que lo convierte además en tan solo uno de los 29 peloteros en la historia que jugaron en cuatro décadas diferentes y es uno de los cuatro jugadores quienes han conectado jonrones en cuatro décadas diferentes (los otros son Ted Williams, Willie McCovey y Ricky Henderson).
 
Un gran jugador todavía a los 45 años, cuando ya muchos tienen más de una década sin jugar. Y todo esto viene de una serie de elementos y habilidades que hacen de Vizquel un ejemplo a seguir: entrenamiento, excelente condición física, tenacidad, capacidad de adaptarse aún al juego diferente de los jugadores más jóvenes, preparación, constancia, rendimiento al máximo, esfuerzo y tantas otras cosas que nos enseñó con su trayectoria, sus brillantes jugadas y con su actitud siempre de seguir adelante. Demostró no solo una gran habilidad en el campo sino una gran elegancia en el día a día de sus jugadas. Muchos artículos en periódicos lo daban por terminado en los años 2006 o 2008, pero siguió jugando y dando la pelea. Un jugador de edad, para los estándares del juego, pero que supo mantenerse en forma (física y mentalmente), quien que es un jugador con grandes conocimientos, que lidera y orienta a sus compañeros, que sigue en la pelea como cualquier rookie lo haría en su primer año, quien enseña continuamente, quien siempre fue pieza clave para los managers para quienes jugó y que dio lo mejor de sí mismo día tras día, en un total de 2.977 juegos (No. 40 en la historia). Estas son algunas de las demostraciones de alguien que siempre siguió adelante, siempre esforzándose, siempre dando lo mejor posible.
 
Es esa combinación de factores lo que hace de una persona alguien ejemplar, un líder para algunos o un héroe para otros, alguien a quien seguir, alguien que logra motivar, alguien de quien podemos y debemos aprender. Ese ha sido Omar Vizquel a través de los años. Algunos lo vimos jugar solo aquí en Venezuela; otros habrán tenido la gran suerte de haberlo visto jugar en un juego de las grandes ligas o cuando fue capitán del equipo que representó a Venezuela en el Clásico Mundial de Beisbol que se jugó en los Estados Unidos. Pero para todos, verlo en el campo directamente o a través de la TV fue algo que se nos grabó en la memoria.
Si bien el nombre de Omar Vizquel nunca podrá ser comparado con el de jugadores de la talla de Ruth, Williams, Ripken y otros (personalmente creo que en parte se debe por haber jugado en tantos equipos a lo largo de su carrera), el ver su trayectoria y sus números si lo colocarán hoy y siempre como uno de los mejores peloteros y sobre todo uno de los short-stops de mayor excelencia en la historia de las Grandes Ligas. Ahora esperaremos con ansias el transcurso de estos próximos cinco años (tiempo mínimo de espera) hasta que seguramente un frío mes de enero nos enteremos de su inclusión en el Salón de la Fama de las Grandes Ligas.
 
De pequeñas cosas o eventos en la vida se crean las grandes historias. Gracias Omar por ser tan excelente ejemplo para todos nosotros y un gran orgullo para todos los venezolanos.



[1] Fuentes: MLB y artículos aparecidos en el New York Times y en el Chicago Tribune.

martes, 9 de octubre de 2012

Como no deteriorar el Intelecto

Tengo la costumbre de suscribirme a páginas Web de autores que envían frases que no siempre nos llaman la atención, pero que a veces, solo por coincidencia, en una misma semana, me han llegado tres frases que me obligan a tener que escribir algo sobre el tema, frases que además, quisiera compartir con ustedes: 

  • La primera frase es de Leonardo Da Vinci, quien ya antes del año 1500 dijo “así como el hierro se oxida por no usarlo, también la inacción deteriora el intelecto”.
  • La otra frase que leí de Jim Rohn decía que “rara vez una buena idea te interrumpe”.
  • La tercera frase es de Walt Disney, que es más conocida y que hoy me llegó en un artículo sobre el nuevo museo sobre la vida de Walt Disney que abrieron recientemente en San Francisco. Esa frase dice lo siguiente: “If you can dream it, you can do it”.
¿Qué tienen de común estas tres frases o tantas otras que uno puede ver, leer o escuchar a diario? Nos obligan, si de verdad, nos obligan a despertar nuestra mente, a abrir nuestras ideas, a como dijera Da Vinci, a des-oxidar nuestro intelecto.

Todos los días estamos presentes ante una grandísima cantidad de información, de temas, de momentos en los que tenemos que actuar o decidir, de momentos para trabajar y esforzarnos y luego de momentos para disfrutar y en cada uno de ellos tenemos diferentes vivencias, maneras distintas de ver las cosas, de sentir, de aprender. Sin embargo, no nos damos cuenta que así como debemos ejercitar nuestro cuerpo y nuestros músculos, teniendo razones desde físicas hasta de motivos de salud, de la misma manera debemos ejercitar nuestra mente, nuestro intelecto.

Hay muchas maneras para hacerlo y muchas de ellas son muy fáciles de hacer y quizás las hacemos muy frecuentemente o sin darnos cuenta. Lo importante aquí, sin embargo, es darnos cuenta que si necesitamos hacer ejercicios para mantener nuestra mente en forma, al día, con los nuevos avances, con lo mejor que podamos hacer diariamente. Hay muchos consejos que escuchamos o que leemos, como por ejemplo, hacer sumas y restas, jugar Sudoku, leer revistas a la vez que leemos libros de cualquier género. Un buen ejemplo es hacer ejercicios de memoria. Hoy en día con los teléfonos inteligentes ya ni siquiera recordamos los números de teléfono o las fechas de cumpleaños de nuestros familiares y amigos cercanos. Todo se lo dejamos a las agendas electrónicas, a los calendarios de nuestros teléfonos o a algún instrumento digital que nos recuerde de ello. Ahora bien, ¿por qué no hacemos un esfuerzo para recuperar nuestra memoria en todos los sentidos? Algunas personas recomiendan que al finalizar el día hagamos un recuento de lo que hicimos, de nuestras actividades. ¿No les pasa a veces que ni siquiera recordamos lo que almorzamos ese día? La verdad sea dicha, eso es inaceptable!!!

Nuestro cerebro es el centro de nuestro sistema nervioso. Comanda todas nuestras actividades, desde las que permiten movilizarnos, hasta las que permiten defendernos de ataques inmunológicos. Controla todos los órganos del cuerpo humano y como tal, es quien nos dice si estamos cansados o tenemos hambre, si nos queremos distraer o si debemos hacer otro tipo de actividades. Pero es también la parte de nuestro cuerpo en donde está nuestra memoria, esa gran base de datos, con una capacidad de almacenamiento y procesamiento casi que ilimitada, pero que nosotros mismos limitamos, restringimos y no desarrollamos.

Según aprendimos desde pequeños, el lado izquierdo del cerebro controla el lado derecho de nuestro cuerpo y viceversa; lo que vemos por el lado izquierdo de las retinas de nuestros ojos va al lado izquierdo de nuestro cerebro y lo que vemos por el lado derecho de nuestras retinas va al lado derecho de nuestro cerebro. En pocas palabras, todo lo que vemos, hacemos o vivimos cada día alimenta de manera visual nuestro cerebro y de maneras diferentes. En muchos respectos, los dos lados de nuestro cerebro son simétricamente iguales. Pero cada lado controla algo diferente. El lado izquierdo, por ejemplo, controla nuestra habilidad para hablar, mientras que el lado derecho controla parte de nuestras habilidades de espacio y equilibrio, entre otras. Sin embargo, gran parte de nuestro entendimiento y de nuestra comprensión viene dada por la interacción de ambos lados del cerebro. Todos tenemos en él entre 80 y 120 mil millones de neuronas, una capacidad impresionante. Pero lamentablemente siempre hemos escuchado que la mayoría de las personas solamente utilizan el 10% o 20% de la capacidad de su cerebro (esto se le atribuye a dos profesores de Harvard cerca del año 1890). No es que usemos solo el 10% o 20% del tamaño del cerebro como muchos piensan, es que usamos solo el 20% de su capacidad de procesar y generar ideas e información. Este supuesto no ha podido ser demostrado, mas sin embargo sabemos de personas que han logrado incrementar su intelecto, mejorar su memoria, tener una gran creatividad y retentiva y todo eso lo han logrado mediante entrenamiento y estudios a través de los cuales estas personas han podido aumentar su inteligencia.

Es verdad que se conoce poco acerca del funcionamiento de las células y neuronas que forman el cerebro, o cómo interactúan en él las diferentes partes que lo componen. Lo que sí sabemos es que podemos hacer actividades e iniciar aprendizajes para mejorar su funcionamiento: preguntemos continuamente; investiguemos; leamos todos los días; ejercitemos la memoria; hagamos ejercicios físicos; tengamos una buena dieta incluyendo nutrientes para nuestro cerebro; manejemos un vocabulario excelente, aprendiendo palabras nuevas todos los días; aprendamos otro idioma; busquemos un nuevo hobby o tengamos discusiones entretenidas. Estas son solo algunas de las cosas que podemos hacer para mejorar nuestro intelecto.

Hay muchos libros ya sobre el tema que los invito a buscar y leer, pero sobre todo, entendamos que somos lo inteligente que queremos ser, tenemos la memoria que queremos tener y desarrollamos nuestro cerebro al igual que las demás partes de nuestro cuerpo. Y solo alcanzaremos mejorar la capacidad de nuestro cerebro si nos lo proponemos cada uno de nosotros todos los días de ahora en adelante. Los invito a hacerlo.
 
Seguiremos motivando. LV

domingo, 7 de octubre de 2012

La Alegría de Votar

Hoy 07 de octubre, es un día muy especial para todos los venezolanos. Estamos decidiendo entre dos modelos diferentes de ver las cosas, estamos decidiendo el futuro de nuestro país y de las futuras generaciones. Y eso nos ha movilizado a todos, nos ha llenado de esperanza, de posibilidad de cambio, de visión de futuro.

Lo que hemos visto hasta ahora es algo realmente impresionante. Nunca antes a los que estamos aquí en el país nos habría interesado mucho quienes o dónde nuestros compatriotas votaban en el exterior. Pues esta vez ha sido muy diferente. Desde que abrió el centro de votación en el Consulado de Venezuela en Canberra, Australia (3:00 pm de ayer sábado hora de Venezuela aproximadamente) hasta este momento, todos estamos muy de cerca viendo cómo se vienen abriendo centro tras centro, comenzando en Oceanía, para ver sus aperturas luego en Asia, Europa y ahora en nuestro continente. Comentarios, fotos, chistes, chats, videos y mensajes que nos llegan de todos lados, llenos de alegría, llenos de vivencias especiales de cada una de estas personas que lo están viviendo directamente.

Caso especial es lo que ha sucedido a lo largo del estado de Florida en los Estados Unidos. El gobierno de Venezuela decidió cerrar el consulado de Miami por lo que quienes viven en dicho estado debían movilizarse hasta el consulado más cercano si querían ejercer su voto. Pues la reacción fue espontánea, inmediata y asombrosa. La logística, el empuje y la voluntad de hacer que las cosas sucedan han hecho que miles de personas se hayan movilizado hasta Nueva Orleans pues es allí donde una gran cantidad de personas fueron asignadas para ejercer su voto. El traslado de las más de 4.000 personas solo desde el área de Miami por aire y por tierra es impresionante. Vuelos charters que harán dos vuelos cada avión durante el día de hoy; 40 autobuses que han salido uno tras otro para encontrarse y ser escoltados por la policía en las diferentes ciudades por donde pasaban; atención especial indicada por la alcaldesa de New Orleans para los 20.000 venezolanos que se espera estén en esa ciudad este fin de semana; atención particular y muy especial para los discapacitados; y el párroco de la ciudad de Doral, Fl.,  quien es venezolano, oficiará hoy (según tengo entendido), la misa de la una de la tarde en la Catedral de Nueva Orleans. Esto solo por mencionar algunas de las cosas especiales que éstos y una gran cantidad de venezolanos alrededor del mundo han hecho para trasladarse cientos de kilómetros para ejercer su derecho al voto, su derecho a elegir.

Como dicen que las fotos valen más que mil palabras, les dejo algunas para que vean lo que les escribo.
Parada para poner gasolina entre Miami y New Orleans.
Todos los venezolanos, aunque se ven por primera vez, parece que se conocieran de toda la vida!!!!
 
Concentración de ayer sábado 06/10/12 en la Plaza Bolívar de Nueva Orleans.
Frente al consulado en Barcelona España.

 Frente a la Embajada en Londres, Inglaterra

Frente a la Embajada en Moscú

Y aquí en Venezuela ni hablar. Gente en las colas desde las 3 de la mañana. Miles y miles haciendo su cola, pacientemente esperando su turno para votar, en todo el país, ante cualquier obstáculo.

Esperaremos con ansias el resultado, pero hemos visto una demostración de empuje, esfuerzo y dedicación como nunca antes se había visto, con un sentimiento de patriotismo y de solidaridad como nunca antes se había sentido. Es ese esfuerzo de cada uno de nosotros, con nuestro derecho  al voto, a la libertad y con mirada hacia el Futuro que todos los venezolanos hoy salimos decididos a demostrar. Como una persona muy allegada dijo, “les mandamos a decir que no importa cuánto se tarde uno en la cola de hoy porque está demostrando que si se puede construir un nuevo país”.

Felicitaciones a todos los que participaron en esta grandiosa jornada.

sábado, 6 de octubre de 2012

Una LUZ en el CAMINO - Opinión

La mayoría de los jóvenes que comenzamos a trabajar en Venezuela desde la década de los años 80 hemos conversado entre nosotros en diversas ocasiones acerca del porqué y del cómo nos ha tocado a todos trabajar continuamente en épocas de crisis e incertidumbres. Todos, sin excepción, hemos vivido desde aquel viernes negro del año 1983, cuando el gobierno decidió dejar libre el valor del bolívar con respecto al dólar, todas y cada una de las crisis económicas, políticas o sociales que nos ha tocado lidiar en estos casi 30 años. Solo por mencionar algunas:
·         Inestabilidad en el crecimiento y desarrollo tanto económico como social;
·       Elevadas tasas de inflación, (tasas anuales mayores al 20% durante los últimos 20 años);
·       Deterioro en la infraestructura nacional y en las comunicaciones;
·       Caída continua en los niveles de producción en el país, desde cualquier punto de vista y de cualquier artículo o producto (industrial o para el consumo) que se ha dejado de producir (Conindustria ha señalado continuamente que el número de empresas en el país ha disminuido casi en un 50% en los últimos 10 años);
·       Salarios reales que no han logrado mantener el nivel de consumo de la población;
·       Una economía menos diversificada y cada vez más dependiente del petróleo;
·       Unas regulaciones muy cambiantes, donde los gerentes no terminamos de adaptarnos a una nueva situación del mercado o ámbito legal, cuando vienen nuevas y cambiantes leyes que imponen más presión a las empresas, sobre todo a las del sector privado;
·       Reducción en el número de “grandes” empresas presentes en el país;
·       No se han logrado generar suficientes puestos de trabajo para los estudiantes que salen de las universidades o para la población que entra en edad laboral;
·       Cuatro (04) controles de cambio, con sus consecuentes efectos negativos en la economía, el último de los cuales ha estado vigente desde febrero 2003.

Esto es una indiscutible definición de inestabilidad, crisis continua e incertidumbre para el país, sus empresas, sus gerentes y empleados y en general para toda la sociedad. En mi opinión, lo que observaremos el día domingo no es más sino la demostración que una gran parte de los venezolanos tenemos la imperiosa necesidad de cambiar, de obtener un rumbo nuevo, de lograr que la economía y sus sectores se desarrollen en un ambiente competitivo y no restrictivo, que los venezolanos podamos tener la oportunidad de crecer y desarrollarnos para ampliar nuestros horizontes, de tener seguridad y libertad, en pocas palabras, la necesidad que todos tenemos de ver el resurgir de la confianza y el optimismo en Venezuela.

Ahora todos queremos cambios, que no solo debemos buscar sino cambios que nosotros mismos debemos impulsar. No nos podemos quedar de brazos cruzados ni esperando a que sea solo responsabilidad del nuevo gobierno el hacerlo. Por supuesto debemos basarnos en que el nuevo gobierno nos dará unas bases sólidas y darnos el impulso: seguridad jurídica, leyes que permitan la libre competencia, nuevas y modernas regulaciones en todos los ámbitos, una economía creciente y en desarrollo, generación de empleos, promoción a los empresarios; en resumen, un nuevo y mejor futuro para todos. Eso vendrá con el tiempo y no podemos esperar a que llegue de inmediato, pues muchas cosas han de cambiar antes - lo que puede llevare meses en cambiar -  para que todo esto se de. Pero como ciudadanos también debemos exigir, entendiendo la presión y el apoyo que debemos ejercer; pero debemos entender y comprender el compromiso que también debemos adquirir cuando le vayamos a exigir todas estas y otras cosas importantes a nuestro gobierno, dándole el tiempo que va a requerir en enrumbar de nuevo al país en una nueva dirección. A veces tendremos la sensación de que el gobierno va en una dirección contraria a la que queramos mientras que la sociedad va a querer ir en otra dirección, pero debemos entender cuáles de estas posiciones van a ser necesarias para enderezar al país. Las demandas de un lado (sea del gobierno o de sus ciudadanos) deberán ser suplidas por la oferta que todos los participantes (gobierno, oposición, ciudadanos o inversionistas) podamos dar. Pero como sociedad y como un país unido debemos trabajar en muchos temas a la vez: en un nuevo sistema educativo, un eficiente sistema de administración por parte del ejecutivo, un justo sistema judicial, o una equitativa repartición de los ingresos del país. Y es nuestra obligación como ciudadanos aportar y apoyar estas gestiones con ideas e iniciativas que permitan alcanzar lo que queremos en un menor plazo.

En el mundo hay muchos ejemplos de cómo la sociedad y el gobierno se ayudan mutuamente y de maneras diferentes a como lo hemos visto en nuestro país. Estudiantes exigiéndose cada vez más entre ellos y a sus profesores; universidades en donde voluntarios cuidan y ayudan a los más necesitados y le permiten a personas mayores tener acceso a una educación secundaria o universitaria; un sistema de salud público que funcione bajo el auspicio o con la ayuda del sector privado; sectores de todo el gobierno (desde la Presidencia y los ministerios, hasta las gobernaciones y alcaldías) que deben hacerse más eficaces y tener una gestión más eficiente, que le permita al gobierno, los estados y los municipios ahorrar en vez de incrementar más los gastos o ver de qué manera inventan nuevas leyes para cobrarle más a las empresas, lo cual se traduce todo el tiempo en mayores costos para la población. Sector público y privado ayudándose continuamente: Cosas pequeñas que unidas harán una gran diferencia.

Esto trae nuevos retos para todos y a la vez oportunidades; trae la necesidad de cambiar, de adaptarnos de nuevo a una sociedad de posibilidades, no de restricciones; a una economía creciente y en desarrollo, no en retroceso o creciendo solo en los sectores en donde le interesa al gobierno. Es la oportunidad que todos tenemos este próximo domingo de iniciar el rumbo al desarrollo del Siglo XXI, de la modernidad, de aprovechar las nuevas tendencias en tecnología, de mejorar la educación, de mejorar nuestra salud, de mejorar y cambiar en definitiva nuestro futuro. Y es también el tiempo de hacer sentir nuestro patriotismo, nuestro nacionalismo, sentirnos orgullosos de ser venezolanos. Que nos una la vinotinto, que nos una el béisbol (Cabera, Vizquel, F. Hernandez, Santana son tan solo algunos ejemplos de cómo se logran las grandes hazañas), y que también nos una el sentido de querer a nuestro país, de verlo florecer, de apoyar en su desarrollo y construir un mejor porvenir para todos nosotros, sus ciudadanos.

Es nuestra oportunidad de contribuir, sí, de contribuir y apoyar a construir entre todos una nueva sociedad, una nueva economía, la de aprovechar los recursos que tenemos de la mejor manera, la oportunidad de permitirle a tantos talentos que se fueron de nuestras fronteras de regresar al país y construir todos juntos una nueva Venezuela, sin prejuicios, sin diferencias, sin exclusión.

No será fácil. No va a ser de la noche a la mañana, pero tengamos la Fe y la Esperanza que ya tenemos una guía para nuestro futuro, que ya tenemos una luz en el camino.

LVGG
05/10/12