domingo, 30 de noviembre de 2014

Nuetras Vidas están llenas de Detalles

La vida está llena de momentos y cada momento se llena de detalles. Todos los días, a cada hora podemos ver la sonrisa de un niño, sentir la caricia de la brisa, escuchar las palabras de un amigo, tener una buena idea, ver el atardecer. Son estos detalles que nos deben llenar nuestro día; no hacer de ellos una simple rutina. Por eso, está en nosotros – en nuestras decisiones - darnos cuenta o no de esos detalles.

Los detalles son todas y cada una de esas pequeñas cosas que pasan a nuestro alrededor. Son pequeños incidentes que en la mayoría de las veces pasa desapercibidos. Nuestro quehacer diario no nos deja verlos y por ende no nos deja disfrutarlos. Se nos va el día, se nos fue la semana y de repente, ya es lunes de nuevo. ¿Qué le pasó al fin de semana?; ¿qué hicimos con nuestro tiempo?; ¿Nos detuvimos a ver los detalles o dejamos que la rutina nos llevara por delante?  

Tenemos por delante un nuevo mes, para mí uno de los meses más lindos del año. Diciembre, época de Navidad, de compartir, de dar regalos (pero no solo de los que se compran), de poder dar un poco (o mucho) más de lo que recibimos. Sí es posible, si nos lo proponemos.

En estos días leí un pasaje escrito por Jim Rohn en su libro The Seasons of Life que decía lo siguiente:

“We must remember that in all areas of the human existence,

what we put into this world, we get back from it.”

Eso es algo muy cierto: recibimos a cambio lo que damos, lo que nos esforzamos.

Si bien hay varias definiciones de la palabra detalle, una de las que recuerdo dice que un detalle es “algo pequeño que contribuye a formar una cosa.” Es eso, cosas pequeñas que sumadas nos dan un gran resultado.
Todo lo que logramos en nuestra vida se debe a la sumatoria de grandes esfuerzos realizados durante mucho tiempo, con lo que yo llamo las tres C’s:

·         Constancia;

·         Continuidad; y

·         Compromiso.

Comencemos hoy a darnos cuenta de esos pequeños detalles y llenemos nuestras vidas con muchas más alegrías y una visión mucho más grande, pero para hacerlo, hay que comenzar por las cosas pequeñas, por esos detalles de nuestro día a día.
“The true secret of happiness lies in taking a genuine interest

in all the details of daily life.”

William Morris

Seguiremos Motivado. Luis Vicente Garcia

sábado, 15 de noviembre de 2014

Motivando a nuestros Equipos de Trabajo.

La palabra ‘Motivación’ es una que cada día venimos escuchando de manera más continua y mucho más frecuentemente. Se utiliza tanto en lo personal y familiar, como en lo profesional. Ahora, también la escuchamos cuando hablamos de equipos de trabajo.  

En el pasado, al referirnos a equipos de trabajo lo hacíamos en términos de rendimiento, compromiso, resultados y esfuerzo. A veces escuchábamos también la frase que nos llevaba a pensar que debíamos ser parte de equipos con alto desempeño. El tema es que desde hace ya un par de años he venido hablando, escribiendo y dictando cursos ha sido sobre los equipos de alto nivel de motivación. ¿La razón? Hay una sencilla y una compleja.

Cuando utilizamos la palabra motivación al referirnos a equipos de trabajo, hoy día nos referimos a temas muy ligados al comportamiento humano (el comportamiento ha sido definido como “un estado de ánimo que nos mueve a la acción”); esta sería la respuesta compleja al tema pues estudiar el comportamiento de los seres humanos ha sido un área muy importante de la psicología a través de los años y explicarlo en un corto artículo como éste sería una ardua tarea.

Por otro lado la respuesta sencilla para mí: “Un Equipo altamente Motivado es un Equipo de Alto Desempeño.” Durante muchos años hemos sido parte de equipos de trabajo, desde los deportivos, pasando por desde sociales hasta los laborales. Traten de recordar en qué momento de sus vidas formaron parte de equipos que trabajaban bien y de equipos que no trabajaban tan bien. Y ahora traten de ver las diferentes características de ambos grupos de trabajo.  Todo equipo comprometido ha dado resultados importantes y en la mayoría de los casos, estos han sido equipos altamente motivados a alcanzar un objetivo, una meta, a desarrollar un producto o a mejorar un servicio. Y en todos ellos se observa una gran participación de parte de todos los colaboradores. El tema crucial ha sido y seguirá siendo: ¿Cómo mantengo a mi equipo motivado en el largo plazo?

Es aquí cuando es importante entender las características que tienen estos equipos.

Cada día que pasa tomamos decisiones, iniciamos actividades o dejamos de hacer algunas de ellas. En cada ocasión, el proceso de toma de decisiones se ve altamente relacionada con el beneficio o la consecuencia que esas decisiones van a traer. Y al ser miembro de un equipo de trabajo vemos cómo las decisiones que tome el equipo, traerán consigo implicaciones para todos sus miembros. Por ello, cuando los equipos están identificados con el propósito que se quiere alcanzar, cuando están claras sus ideas, cuando cada quien sabe cuál es su rol y su responsabilidad y cuando todos saben los beneficios de hacer el trabajo bien, a tiempo y de una manera efectiva, tanto el equipo como la empresa salen muy beneficiados.

Como mencioné anteriormente, el tema de la motivación es simple y complejo a la vez. Al comenzar a entenderlo y orientar las actividades de nuestros equipos de trabajo a temas relacionados con su motivación y no solo su desempeño, podremos fomentar la creación de equipos altamente motivados.

Luis Vicente Garcia; seguiremos MOTIVANDO.
@lvgarciag