viernes, 31 de julio de 2015

El Arte de Vender

Hablar de vender algo, de llevar a cabo la venta de un producto o servicio parte de la base que debemos antes que nada CREER en nuestro Producto o Servicio. Nadie nunca ha sido exitoso vendiendo algo que no le guste, le agrade o que no crea en lo que vende. Por ello se dice que Vender es un Arte.
¿Cómo  nos preparamos para hacerlo bien? Hay cuatro pasos clave que debemos comenzar a hacer desde hoy mismo:

1.       Cree en Tu Producto
2.       Desarrolla Habilidades en Ventas
3.       Aprende a Escuchar
4.       Haz mejores Preguntas

Como les mencioné anteriormente, para ser una persona de buenas ventas que necesitas CREER en tu producto. Al creer y apasionarte por ellos, debes desarrollar tus propias habilidades y técnicas de ventas; debemos saber oír y escuchar; y sobre todo, debemos hacer mejores preguntas. La clave es tomar cualquier comentario que nos haga el cliente potencial y darle una correcta perspectiva para que se logre realizar dicha venta. Preguntas retóricas funcionan de una manera excelente, como por ejemplo  "Invertir en un producto de calidad tiene sentido, ¿no es así?" Pero una advertencia, no las use más de dos veces en una presentación de dos horas ya que podemos ser percibidos como agresivos.

Otra posibilidad es ofrecernos para demostrar de manera gratis el uso del producto o dar un ejemplo de cómo opera; asimismo, debemos tener en cuenta que quienes queremos vender somos nosotros por lo que debemos ser flexibles con el tiempo del cliente, sobre todo cuando vendemos un producto o servicio que requieren tiempo y una inversión considerada.

Para mí es siempre importante entender la definición de las palabras que vamos aprendiendo o utilizando, por lo que a continuación les doy tres definiciones importantes:

Una VENTA es el ACTO de vender un producto o servicio a cambio de una contraprestación, monetaria o de otro tipo.

Un VENDEDOR es todo aquel (o aquella) que provee dichos productos o servicios.

MERCADEO: “El mercadeo es la actividad, las instituciones y los procesos de crear, comunicar e intercambiar ofertas que tengan valor para los consumidores, clientes, socios y la sociedad en general # (definición de la American Marketing Association, July 2013)

Aprendiendo las definiciones de lo que son las ventas mientras mejoramos nuestras habilidades técnicas, aprendemos a escuchar y sabemos hacer mejores preguntas son clave para que hagamos de una manera lo que estamos haciendo. Aprendamos estas simples técnicas y entendamos que el Vender sí es un Arte.

Seguiremos Motivando. Luis Vicente Garcia


martes, 21 de julio de 2015

Por qué la Motivación Positiva funciona.

A lo largo de nuestras vidas vamos viendo las cosas con una perspectiva diferente: nos damos cuenta de lo que vale y lo que no vale. Hay gran cantidad de eventos que vamos viendo y nos damos cuenta de lo que funciona y de lo que no funciona; pero no toda la gente lo hace. Y es que en estos días en una conversación con mi hijo mayor me di cuenta que lo que más se refuerza es lo negativo.

Él me comentaba que en el primer día de clases, uno de sus profesores se dedicó el tiempo completo de la clase a hablar de lo malo, incumplidos, desordenados y desinteresados que eran los estudiantes hoy día. Y si bien no le quiero quitar la poca razón que pudiese tener ese profesor, esa no es la manera como se debe comenzar una clase, sea de un trimestre, un semestre o un año; sea de colegio o de universidad. Eso es lo que se llama: motivación negativa.  ¿Y por qué sucede eso?

Lo primero que hay que resaltar es que la motivación negativa no funciona. ¿Cuántas veces vemos a nuestros hijos cabizbajos o molestos porque los regañaron en una clase indebidamente o porque los hicieron nadar o correr más de la cuenta en su práctica deportiva? Eso genera desgano y desmotivación. ¿Será que eso es lo que se quiere lograr? Uno de los secretos mejor guardados se revela cuando hablamos, le damos clases o entrenamos a niños pequeños. Varios hemos tenido la oportunidad de ver como en juegos de niños de 5 a 8 años, solo se recuerdan de lo último que les dijo el entrenador. El entrenador les puede haber hablado de estrategia, o decir que jugaran en equipo; pero si lo último fue, por ejemplo, ‘salgan a patear duro’, eso es precisamente lo que van a hacer. Olvidémonos de anotar carrera o de meter goles; solo patearán.

En segundo lugar, la motivación negativa solo reprime. Si estamos en práctica de Judo o de Baseball, muy probablemente nos señalen no lo bien que jugamos sino lo mal que lo hacemos. Si bien las prácticas son para mejorar, el enfoque de las mismas es lo que generara un resultado positivo. El año pasado tuve la oportunidad de escuchar una conferencia sobre el tema de practicar continuamente. Y nos decían que lo válido no es solo practicar, sino hacerlo de manera perfecta.

Eso es lo que debemos buscar con una motivación positiva: la idea de mejorar de manera continua, de hacer las cosas de una mejor forma y de motivar a los demás. Eso nos debe llevar a hacer las cosas en positivo y no en negativo, a dar el buen ejemplo con lo que hacemos; a darles la bienvenida a los estudiantes al inicio de sus semestres y a la vez motivarlos mucho al comenzar sus clases; de la misma manera en que debemos motivar a nuestros empleados y miembros de nuestros equipos de trabajo.

Trabajemos en motivar a los demás continuamente para que podamos crear un ambiente de trabajo, de clases y en nuestras familias que esté lleno de energía positiva.

Seguiremos motivando!
Luis Vicente Garcia



viernes, 10 de julio de 2015

Motivando el Éxito de nuestros Hijos!

Hay ciertas cosas que deben estar dentro del ADN de cada uno de nosotros; de hecho para mí son tres muy específicas que todos debemos conocer:

1.       la primera de ellas es tener una gran actitud positiva;
2.       la segunda es siempre estar altamente motivados; y,
3.       la tercera, es adoptar la filosofía del aprendizaje continuo.

Esto lo traigo a colación por una conversación que tuve anoche con mi hijo menor sobre lo que para él es su visión de éxito de cara al futuro. Obviamente algunos dirán que no es un tema para conversar con joven de tan solo 14 años, pero resulta que es con nuestras orientaciones, consejos y guías que los jóvenes de hoy se convertirán en el futuro del mañana.  Un buen maestro se mide por la capacidad de lograr que sus alumnos lleguen a crear mejores y más innovadoras ideas de las que les fueron enseñadas. Y como padres nos convertimos en educadores, maestros, mentores y mucho más.

Hablarles de éxito y liderazgo a nuestros hijos, sus amigos y a sus compañeros de clase crea en ellos una visión muy diferente al hacerles sentir que son capaces de lograr y alcanzar lo que deseen. Como dice un famoso y viejo refrán, ‘el  cielo es el límite’. En otras palabras somos nosotros quienes nos ponemos los límites a lo que podemos alcanzar; somos nosotros quienes con miedo destruimos nuestro potencial. Y algunos dirán que es el entorno, las circunstancias o situaciones que están fuera de nuestro control. La realidad es que somos nosotros de manera individual y colectiva, quienes decidimos cómo queremos que sea nuestro futuro. Si lo vemos optimista, motivado y exitoso, tendremos una vida muy diferente que si lo vemos de manera negativa y pesimista. Y somos nosotros quienes lo vamos creando poco a poco, paso a paso.

Recuerden que ‘un viaje de mil leguas comienza con un primer paso’. Demos ese primer paso en conjunto con nuestros hijos; conversemos con ellos acerca del éxito y el liderazgo, o de las metas y estrategias; hablémosle y enseñémosles sobre la historia y la cultura. La mente de un niño y de un joven debe actuar como una esponja de conocimiento y sabiduría y quienes tenemos la posibilidad de influir en que estos temas vayan más allá de lo cotidiano, tenemos la posibilidad de motivar las mentes creativas del futuro.

El éxito de nuestros hijos en gran medida dependerá de lo creativos, ingeniosos e innovadores que los ayudemos a ser. Por ello hablemos con ellos cómo se ven en su futuro, con una gran actitud positiva y una gigantesca motivación personal que los lleve a ser exitosos.

Seguiremos motivando. Luis Vicente Garcia