domingo, 20 de septiembre de 2015

De cómo se combina la Actitud con la Psicología Positiva

Una de las características que nos distingue al ser humano es la capacidad - inagotable – de generar ideas. Y una vez que generamos nuevas ideas, conceptos y desarrollos, nos vamos enfocando en todos esos pasos y procesos que nos llevan a la generación de los nuevos productos y servicios que le ofrecemos al mercado. Eso es lo que precisamente hacen los emprendedores, desarrolladores, pensadores y creadores.

Desde la edad Griega cuando Homero y Sócrates (entre tantos otros) con sus poemas e ideas filosóficas comenzaban a darle forma al pensamiento occidental, vemos como es la mente humana la que genera esas ideas que van cambiando al mundo. Pasamos por períodos de auge y luego de deterioro; vamos a períodos de gran inventiva para luego tener momentos de un gran descenso en todo, incluyendo la imaginación y la creación. ¿Habríamos llegado a esos dañinos momentos de conformidad a las que llega el hombre? Quizás; pero inclusive éstos momentos de retroceso suceden cosas que luego, inevitablemente, nos llevan a los momentos de cambio que han hecho crecer a la humanidad.

Y la Psicología Positiva no escapa de ello. Es una ciencia que pasó de estudiar los daños y traumas de una guerra y la psique del ser humano, en momentos de enfermedad, a tratar de entender cómo se comporta la misma en un ambiente de normalidad. Pero, ¿que es la normalidad? Una pregunta que quedará en la eternidad dado que es algo diferente para todos y cada uno de los habitantes del planeta. Es por ello que la Psicología como ciencia, en ese mismo orden de ideas, conlleva a la búsqueda del entendimiento fuera de ese trauma, fuera de esa normalidad y se comienza a orientar como algo que debe entender su proceso preventivo.

La medicina pasó por eso; de una medicina curativa que en cierto modo es un modelo que ha fracasado según médicos y estudiosos en la materia, se busca hoy promover la medicina preventiva en cualquiera de sus áreas. Lo mismo sucedió con la Psicología, la cual luego de años de trabajar con los problemas de la sociedad se comienza a enfocar en los estudios promovidos por el Dr. Martin Seligman desde 1998 dedicados a la búsqueda y el entendimiento del bienestar social. Define entonces que la Psicología Positiva es el “estudio científico del comportamiento psíquico óptimo”.  

Todo esto lo escribo pues mis lectores saben que soy un gran creyente de la educación continua y el crecimiento personal. Y en este proceso de desarrollo comencé ésta semana un Diplomado de Psicología Positiva en la Universidad Metropolitana en Caracas, para mejorar y entender cómo sigo buscando ese ideal de ser una persona íntegra y un profesional completo. Y en ese estudio, cuando desde la primera clase comienzo a entender que ese bienestar viene dado por nuestras fortalezas positivas que nos dan nuestras virtudes, siento que mis años de estudio del comportamiento humano, desde la motivación personal con una actitud positiva, van hacia el lado correcto de mi visión.

Estudiemos, aprendamos y busquemos nuevos conocimientos sobre todo cuando vayan orientados a ese mundo mejor que queremos, ese ideal de optimismo que tanto necesitamos.


Seguiremos motivando, Luis Vicente


miércoles, 2 de septiembre de 2015

Y la Aventura Continua: CANAIMA!

Un viaje energizante, enriquecedor, diferente; un viaje en parte a algo desconocido pero que a uno lo llena de una nueva visión, de ganas de cambiar y de hacer cosas diferentes; de aprender, estudiar, mejorar; en fin, una gran aventura.

Así puedo definir yo mi viaje de cuatro días a la selva tropical en el sur este de Venezuela, a un lugar maravilloso llamado Canaima. Para quienes no lo conocen, es un lugar paradisíaco, una vez llamado 'el mundo perdido'. Especiales documentales (BBC, National Geographic, Nature Conservation), libros como el increíble Entrañas del Mundo Perdido de Charles Brewer Carias, cuentos, historias y hasta películas (Up de Pixar-Disney o el inicio increíble de la película Dinosaurios – también de Disney) han sido escritos, realizados o basados en este lugar que no tiene descripción sino para quien lo visita. Es un lugar Mágico!

Atravesar cataratas de 100-120 metros de largo – por detrás donde vemos el agua caer delante de nosotros; pasear por la laguna de Canaima viendo algo realmente espectacular; ver como de solo pequeñísimas corrientes de agua (que están por todas partes) se van formando pequeños riachuelos que se unen entre sí y con miles de otros para ir formando caños, ríos pequeños que se van uniendo en lo que luego termina siendo los ríos Caroní y Orinoco. Frente a nosotros el río Carrao, cuyo color es de una profundidad inimaginable; su sabor lleno de las purezas mismas de sus riquezas que salen de las hojas milenarias de esa bella Selva Tropical; y a todo eso los Indios Pemones, quienes habitan esas tierras nos dicen: que esa es agua que purifica.

Cruzando ríos y cascadas, viendo lo vasto de esa selva inmensa, entendiendo que las cosas simples y más complejas de la naturaleza hay que disfrutarlas; entendiendo que el cuido y la conservación de la naturaleza es trabajo de todos; escuchando los diferentes sonidos del viento y de los animales o viendo una planta que quizás tenga cientos de años. En verdad quizás si fuimos a un mundo perdido; un mundo salvaje y especial que conserva su naturaleza maravillosa; un mundo en el que el tiempo se detiene y te dice ‘disfruta el momento’.

Caminar, pasear, reflexionar, observar o tan solo sentarse a ver ese horizonte que termina en espectaculares Tepuyes, es en una sola palabra pura ENERGÍA! Sí, energía al nivel máximo que podemos experimentar.    

Y al regresar con un nuevo espíritu renovado o más bien repotenciado es que puedo decir, que la aventura continua!

Seguiremos MOTIVANDO. 
Luis Vicente Garcia
@lvgarciag