viernes, 24 de febrero de 2012

Motivando los Sueños - Parte II

Hace más de un año me propuse a escribir sobre nuestros sueños personales y particulares y una primera aproximación al tema tuvo sus interrupciones con temas diversos como lo que piensan los jóvenes, o cumpliendo nuestras metas o temas de liderazgo. Pero llega un momento en que tenemos que detenernos a pensar en nuestros sueños, en lo que queremos en realidad, como personas, como jóvenes, niños o adultos, en cualquiera de nuestros roles de profesionales, trabajadores, padres o abuelos. Esos sueños que tuvimos de pequeños, al ser estudiantes o esos sueños que hoy en día no hemos alcanzado y por lo que todavía debemos luchar. A esos sueños les dedico el artículo de hoy.

Muchas veces no sabemos dónde nos encontramos y en este caso no me refiero a nuestra ubicación física sino más bien a nuestro ser interior. Vemos a otros tener éxito o tener una vida mucho más llena de cosas yendo a su favor mientras que la gran mayoría va por un largo transitar, día tras día para lograr ganarse la vida o mantener su ritmo de gastos. Es aquí donde uno se detiene para pensar y preguntarse por qué todo puede ser, o parece ser, tan complicado; ¿o injusto tal vez? Y entonces es en este momentos donde viene la gran pregunta, ¿cuál es la gran diferencia entre ambos grupos, los que tienen una vida que conforman un grupo tan pequeño y los que se la pasan su vida luchando, día tras día, que conforman el grupo más grande?

Las respuestas no son ni fáciles de dar, ni de entender, ni de explicar. Los cambios tampoco lo son. Pero una de las cosas más importantes que todos debemos hacer es, detenernos y pensar dónde estamos, qué es lo que estamos haciendo – bien o mal – y sobre todo, independientemente del punto de nuestra vida donde nos encontremos, entender cuál nuestra “actitud” hacia nuestra situación real y cuáles son los sueños que tenemos con respecto a nuestro futuro, el de nuestra familia, el de nuestros hijos o el de quienes nos rodean.

Pero, ¿que son los sueños? El Diccionario de la Real Academia Española los define como “Cosa que carece de realidad o fundamento, y, en especial, proyecto, deseo, esperanza sin probabilidad de realizarse”[1](subrayado mío). Por otro lado, una de las más bonitas definiciones que he logrado conseguir sobre lo que son los sueños la leí en un escrito de Jim Rohn donde decía:

“Los Sueños son una proyección del tipo de vida que tu quieres tener”

jueves, 2 de febrero de 2012

Los Retos y Oportunidades que nos depara el 2012

Ya pasada la época navideña, algunos de nosotros comenzamos a trabajar el mismo 2 de enero pues debimos entregar cifras contables, otros porque sus empresas continuaron con la venta de sus productos o servicios y otros porque tienen que prepararse para el 2012. Otros, siguieron disfrutando de unas merecidas vacaciones mientras que los estudiantes regresaron a clases. Poco a poco nuestros países volverán a tener sus actividades normales en sus economías, mientras los mercados van abriendo, la actividad de la construcción vuelve a arrancar y los países comienzan como una máquina recién aceitada a ver cómo cada uno de esos engranajes funciona uno por uno.

O por lo menos eso es lo que esperamos muchos de nosotros; que la maquinaria de la economía, de la política, de lo social, de lo administrativo, de la justicia y de tantas otras cosas en cada uno de nuestros países comience a funcionan como un reloj suizo, como una maquinaria japonesa, como algo perfecto que esperamos no vaya a tener desperfectos. Solo, que sabemos que estamos en América Latina y con ello la humedad, el calor, las temperaturas y tantas otras cosas hacen que la realidad no sea tan así, de esa manera exacta y comencemos a ver no los errores del 2012 pues es muy temprano para verlos, sino los errores que traen con sí décadas anteriores. Ese es el miedo que tenemos algunos de nosotros, de políticas mal diseñadas y mal aplicadas, de normas mal establecidas o de metas económicas que no son realistas (vimos como la CEPAL publicó sus cifras de crecimiento en donde rebajaba las expectativas de crecimiento de algunos países en Latinoamérica y para la región en general de un 4,3% a un 3,7% en el 2012)[1]. Son varios países que tendrán la vista puesta en el 2012: en España el nuevo gobierno de Rajoy tendrá serias dificultades aplicando medidas muy complejas sobre todo para atacar un desempleo del 20%; en Argentina, luego de la devaluación de noviembre pasado se enfrentan de nuevo con una subida en la tasa inflacionaria; en Bolivia, la situación con el apoyo indígena a Evo será tema en evolución y en Venezuela, son muchos temas con los que podemos llenar las líneas que nos quedan pero sobre todo, está en juego nuestro futuro como país.