jueves, 18 de julio de 2019

El Apollo 11: a 50 años de un gran paso en la exploración espacial

Apollo 11 Launch on July 16, 1969

Este 20 de julio se conmemoran los 50 años de la llegada del hombre a la Luna. Mucho se ha hablado y comentado sobre ello desde entonces, pero lo que si es cierto, es que la exploración espacial no se ha detenido y hoy día está en una nueva expansión en búsqueda de conocimiento. Los preparativos que llevaron a Neil Armstrong y Buzz Aldrin a ser los primeros hombres en pisar nuestro satélite terrestre han sido documentados de muchas formas y maneras, mientras que el estudio de la luna y el espacio siguen siendo hoy muy importantes. Como alguien a quien el tema del espacio y los viajes espaciales le ha fascinado desde aquel mes de julio de 1969, por supuesto no podía dejar de pasar esta fecha tan especial. 

El presidente John F. Kennedy y su equipo tuvieron la visión de que para finales de la década de los 60, los Estados Unidos pondría a un hombre en la luna; esto fue informado a una sesión conjunta del Congreso en mayo de 1961 y luego quedó grabado para la humanidad en su famoso discurso dado el 12 de septiembre de 1962 en Rice University, cuando dijo "Elegimos ir a la Luna en esta década y hacer las otras cosas, no porque sean fáciles, sino porque son difíciles, porque esa meta servirá para organizar y medir lo mejor de nuestras energías y habilidades”. Esa meta se logró luego de mucho esfuerzo, trabajo, inversión, compromiso y dedicación durante la misión del Apollo 11, cuando los astronautas Neil Armstrong y Buzz Aldrin aterrizaron su módulo lunar Apollo (Apollo LM-5), más conocida como el EAGLE, el 20 de julio de 1969 en una superficie de la luna llamada Tranquility Base. Ambos se convirtieron en los primeros seres humanos en caminar sobre la superficie lunar, mientras que Michael Collins permaneció en órbita lunar como piloto del módulo de comando y servicio; los tres aterrizaron en la Tierra el 24 de julio. 
Neil Armstrong footprint on the Moon
NASA Image ID number: AS11-44-6642

Recuerdo muy especialmente aquella noche. Yo con tan solo siete años de edad, en el lobby del hotel Sheraton, sentado junto a mi papá, esperábamos pacientemente las imágenes que se transmitían en una televisión en blanco y negro. Estática, ruido o silencio eran preludio a las conversaciones del centro de comando y una que otra interacción con el modulo lunar. Había mucha tensión entre quienes estábamos allí (tan solo imagino a quienes estaban en el centro de control o a los propios astronautas). Pasaba el tiempo; solo recuerdo que esperábamos alguna noticia hasta que las imágenes del alunizaje comenzaron a aparecer y se escucharon las palabras “The Eagle has landed”, a lo cual le siguió una gran euforia por parte de quienes estábamos presentes. Al ser el primer hombre en bajar del módulo lunar, Niel Armstrong pronunciaría sus ya famosas palabras “That’s one small step for [a] man, one giant leap for mankind”. Y un par de horas más tarde, Aldrin dijo por la radio: “quiero aprovechar esta oportunidad para pedirle a cada persona que nos esté escuchando, quien sea y donde esté, a que se detenga por un momento y contemple los eventos de las ultimas horas y de gracias a su propia manera”. Esa fue la forma de Buzz Aldrin de expresar la enormidad de lo que sentía en ese momento. 

Foto tomada por Michell Collins desde el Módulo Espacial del Apollo 11
Muchos momentos de tensión, miedo, alegría y felicidad le siguieron a esas horas. Michael Collins, en su autobiografía escribió "esta aventura ha sido estructurada para tres hombres, y considero que mi tercera es tan necesaria como cualquiera de los otros dos". Y más adelante reflexionó sobre la soledad que sintió al estar incomunicado al otro lado de la luna, sobre lo cual dijo: “I am alone now, truly alone, and absolutely isolated from any known life. I am it. If a count were taken, the score would be three billion plus two over on the other side of the moon, and one plus God knows what on this side”. En una maravillosa foto del módulo lunar, la luna y la silueta de la tierra tomada por Collins, se demuestra la inmensidad del espacio, lo minúsculo de nuestro planeta tierra visto desde la distancia y la soledad a la cual él se estaba refiriendo.

El Apollo 11 siempre es mencionado en los libros de historia como parte importante en la exploración espacial, pero es necesario recordar que hubo muchas misiones antes que lograron que esa conquista haya sido posible. Todo el desarrollo previo, las misiones Mercury y Gemini que ayudaron a definir y probar las habilidades que la NASA necesitaría para ir a la Luna en las décadas de 1960 y 1970; de ello fueron parte los aprendizajes continuos, las fallas, las dificultades, el desarrollo de los cohetes, sus propulsores y su combustible, los trajes espaciales, la órbita para el reingreso y tantas otros temas esenciales para el éxito de estas misiones, además de innumerables horas de entrenamiento. Pero el liderazgo de quienes continuaban con esa visión se dejaba ver en cada instante. Mucho se ha contado en libros, programas y películas, pero siempre es bueno recordar estas grandes hazañas de la humanidad. 

Cinco misiones posteriores de Apolo 11 también aterrizaron astronautas en la Luna, la última en diciembre de 1972. En estos seis vuelos espaciales, doce hombres caminaron sobre la Luna. El alunizaje, celebrado ya como un logro para la humanidad, es un recordatorio de que el hombre siempre ha buscado la aventura y cuando se lo propone, lo consigue. La pasión lleva a las personas a lograr cosas maravillosas cuando lo hacen con suficiente curiosidad, habilidad y entusiasmo. El Apollo 11 y sus integrantes dieron sus primeros pasos en la luna el 20 de julio de 1969. Pero 50 años más tarde, sus hazañas siguen siendo fuente de inspiración mientras que la luna hoy se posiciona como la entrada para el resto del universo hacia el futuro. 

Los cuentos de nuestros tiempos.

“That’s what storytellers do. We restore order with imagination. We instill hope again and again.”  – Walt Disney in  Saving Mr. Ban...