sábado, 26 de febrero de 2011

En que piensan los Niños y Jovenes del Siglo XXI - Parte I

Si bien este es un tema que puede llevar meses de investigación, semanas de preparación y muchas horas de trabajo para tratar de resumirse en dos páginas - y sin ser un experto en el tema - me puse a pensar lo distinto que éramos nosotros como niños y de cómo actuábamos cuando pequeños al compararnos con lo que hacen y piensan los jóvenes del siglo XXI (en especial los nuestros). Ya muchos hemos recibido mails que nos indican que nos hemos puesto un poco viejos al darnos cuenta de que para nuestros hijos el hombre siempre ha ido a la luna, los discos LP nunca existieron y ellos solo han visto los CDs, no saben lo que es una TV en blanco y negro y lo que era levantarse para darle vuelta a la perilla (para ver tan solo 4 o 5 canales) o que hayamos tenido que esperar minutos para tener el tono que nos permitiera discar el teléfono de otra persona (o que el número de teléfono de mi abuelo en Maracaibo solo tenía 5 dígitos).

No; todo eso ha cambiado y de qué manera. El hombre ha ido a la luna varias veces y al espacio más de unas 50 veces, además de haber vivido en él por más de 6 meses en varias ocasiones construyendo la estación espacial; los CDs ya van en vía de extinción con la aparición del i-Pod, los MP3 y la música por Internet; la televisión es satelital y tenemos acceso a mas de 100 canales con un solo control, sin hablar de las bibliotecas de películas que pueden ser alquiladas o compradas bajo el Apple TV o NetFlix; hoy podemos hablar con alguien del otro lado del mundo en solo cuestión de segundos y nuestros hijos conocen mucho más que nosotros sobre las tecnologías de BlackBerry o el i-Phone sin hablar ni siquiera del i-Pad y todas las nuevas aplicaciones que cada día van siendo desarrolladas. En resumen, nuestros hijos han estado rodeados de eventos, desarrollos tecnológicos, noticiosos e informativos y expuestos a un contacto con sus padres, amigos y abuelos muchísimo más amplio que el que tuvimos nosotros cuando niños y jóvenes, lo que puede sugerir que su manera de pensar, de comportarse y su manera de ver el futuro ya de entrada es diferente, con elementos distintos, individuales y con características que no solo a veces nosotros mismos no entendemos (o buscaremos excusas para no hacerlo) pero que inclusive no conoceremos.

La verdad es que hay muchos más estudios sobre estos temas de los que uno se imagina. Estudios relacionados con el alto o bajo rendimiento desempeño académico del alumno, su inclinación a materias y eventualmente careras que anteriormente nos hubieran parecido un  poco extremas o inapropiadas, orientaciones deportivas que en ocasiones anteriores no nos hubieran parecido apropiadas, o conductas diferentes que hoy en día clasifican o califican el tipo de comportamiento del niño. Por ejemplo hay niños Indigo, hay niños que se acepta que sean más introvertidos que otros o aquellos con inteligencia realmente excepcional se les identifica y orienta desde pequeños. Antes todos éramos inquietos; hoy todos están catalogados y hay procesos de enseñanza o terapias para algunas de estas diferenciaciones.

Pero volvamos al inicio. ¿Qué piensan nuestros hijos? Para esto me base en estudios de importantes universidades en Inglaterra y los Estados Unidos, en estudios independientes y en encuestas a niños y jóvenes entre 9 y 22 años, en 17 países. Y lo que he encontrado es realmente interesante. El resultado principal es que quitando las matices y los avances tecnológicos que mencione anteriormente, las diferencias culturales de los países y las diferencias socio-económicas que los rodean, estos jóvenes y niños piensan en su mayoría de una manera independiente, pero con los mismos valores y los mismos principios que les hemos transmitido sus padres a lo largo de sus vidas.

La Dra. Debbie Tipton, en septiembre del 2000 escribió un artículo titulado How Your Children Learn and Think donde planteaba que los niños están en el “negocio de aprender” y en el cual ellos archivan todo lo que les pasa de una manera lógica (Debbie Tipton. Lesson Tutor.com. Teaching/Learning Styles /Pedagogy). Más adelante la Sra. Tipton decía que los niños son un montón de ideas y pensamientos que deben ser “orientados y guiados por sus padres” pero hasta cierto punto bajo el entendimiento de que ellos son personas independientes. En un estudio realizado por los profesores Jandy Jeppson y Judith Myers de la Universidad de Purdue (Jandy Jeppson with Judith A. Myers-Walls and Dee Love How Children Think and Learn . Purdue University) señalan que en el proceso de interacción entre padres e hijos no solo se dicen palabras o se hacen juegos a manera de enseñanza directa en los primeros años del niño, sino que luego se intercambian ideas mientras los niños descubren nuevas maneras de aprender. Esto sucede a medida que crecen y adquieren nuevas experiencias que les permiten poder obtener nuevos mecanismos de aprendizaje en los cuales si los padres están presentes juegan un factor fundamental en su desarrollo y logran apoyar su manera de pensar.
 
En la segunda parte la semana que viene seguiré explorando este tema tan interesante.
 
Seguiremos motivando. LV