lunes, 30 de mayo de 2011

Haciendo Crecer Nuestra Mente

En artículos anteriores he escrito sobre lo que piensan los jóvenes, sobre cómo motivar la lectura, la imaginación activa y acerca del aprendizaje continuo. Y leyendo algunos otros artículos, me di cuenta de que faltaba un ingrediente: ¿cómo unimos todo esto para hacer crecer nuestra mente? Esto lo podemos hacer explicándolo de dos maneras, de la sencilla o de la manera complicada. Una forma no tan sencilla sería la de tratar de intentar descubrir lo que a través de los siglos han hecho los científicos para entender los mecanismos de la inteligencia, el funcionamiento de las neuronas, el cómo hacer para que los dos lados del cerebro, el derecho y el izquierdo con sus grandes diferencias, funcionen ambos al unísono de forma tal que nosotros pudiésemos ser personas tanto calculadoras como emocionales de alto nivel. La otra manera es tratar de explicarlo de una manera más sencilla (aunque sin ser un experto en la materia ésta es la parte difícil). Pero como a veces me dicen mis hijos, hasta mis explicaciones más sencillas los confunden. Pero trataré de hacerlo de la forma más explicativa, pues hacer crecer nuestra mente debe ser algo primordial.

Una cosa que se repite en los libros que he leído al respecto o en los programas que he podido ver o escuchar - como factor fundamental – es que hay que ejercitar a la mente de forma continua. Aquí creo que no importa si se hace de una forma ordenada, pero si que se haga de una forma que se mantenga en el tiempo. Es como mantener en forma a nuestro cuerpo. Nadie puede correr un maratón de 42 Km sin haber entrenado. Igual se debe hacer con la mente: se le debe entrenar, se le debe ejercitar y hay muchísimas formas para hacerlo. Una es leer, como les mencioné en un artículo anterior. Leer de todo, libros de historia, arte, cultura, libros sobre nuestro trabajo o sobre lo que estudiamos, aprender palabras nuevas todos los días (ya creo que casi todos sabemos lo que significan Capicúa o Palíndromo solo por oír la radio todas las mañanas). Lo segundo es mantener la curiosidad; aquí los niños nos ganan y de qué manera. Los niños preguntan de todo, sin pena, sin pararse a pensar solo en obtener una respuesta. Ya nosotros de adultos no preguntamos, ni a nosotros ni a los demás. Esa curiosidad es parte de nuestro día a día. El porqué es importante; saberlo, conocerlo, entenderlo o no, cuando su entendimiento va más allá de nuestro conocimiento, pero ser curioso (hoy solo navegando la Internet leí que Thomas Young, 1773-1829, alguien de quien no conocía, fue un científico y físico Inglés que adelantó grandes investigaciones en los campos de la óptica, física, fisiología, incluyendo la lingüística y egiptología).


Otra posibilidad es hacer ejercicios numéricos. ¿Quién no contó carros de colores o sumó las placas de carros cuando pequeño? Nuestros hijos hoy van jugando en cualquier equipo electrónico que tengan a la mano. Eso les ha desarrollado otro tipo de inteligencia y habilidades. Tienen un mayor campo visual y tienen una inteligencia visual muchísimo mayor a la que tenemos nosotros; eso sin duda. Pero volviendo a las cuentas, las matemáticas son algo que nunca va a pasar de moda. Niños, adultos y hasta los mayores nos divertimos sacando cuentas o tratando de resolver problemas de matemática. Los sudoku y los juegos similares se han mencionado como juegos que ejercitan la mente. No los dejen de hacer; traten de recordar números de teléfonos, fechas de cumpleaños, saquen las cuentas fáciles - no usen calculadores o las agendas para cosas sencillas, ya que las pueden dejar para temas mas complejos. Otro factor importante, sobre todo para los que esperamos vivir más de 90 años, es la dieta, que debe estar llena de nutrientes, vitaminas y antioxidantes. Ese es tema de otro artículo pero ya se menciona que dentro de unos 15 a 20 años la gente adulta vivirá más allá de los 90 años de edad, y si lo queremos hacer bien, debemos entrenar nuestra mente para hacerlo y la dieta es parte de ello.


Pero ya entrando en temas un poco más complejos, varios científicos están encontrando luego de muchos años de estudio que la capacidad cognitiva de la mente debe y puede ser impulsada a aprender cada vez más. Por ello se ha visto, según señala el Dr. James Bibb de la Universidad de Texas Southwestern[1], una explosión en la neurociencia que está reflejando los mecanismos cognitivos de la mente. Para tratar de explicar esto de manera sencilla, una mayor capacidad cognitiva se deriva de tener más neuronas que permiten tener una mayor cantidad de neurogenesis (la creación de nuevas neuronas especialmente en el área de la memoria del cerebro - en el hipocampo). Y todo esto, según un estudio de Yaakov Stern de la Universidad de Columbia en New York, estimula y mejora el aprendizaje, la memoria, el razonamiento y la creatividad[2]. ¿Nada mal, no? Y en aquellas personas que superan ciertas pruebas, los estudios señalan que los resultados son aún más asombrosos, ya que los circuitos cerebrales trabajan más eficientemente, usan menos energía, tienen mayor capacidad y son más flexibles. La atención es clave y el uso de la visión o de la parte táctil es clave en otros casos.


Todo esto quiere decir que debemos hacer cosas nuevas, aprender temas nuevas y sobre todo, mejorar la manera en que hacemos las cosas diarias y rutinarias. Si tratamos de hacer algo nuevo, puede salir algo nuevo, diferente y quizás hasta mejor. Hay una gran cantidad de ejercicios que ayudan a la memoria. Háganlos sí como hacemos deporte;  en inglés los llaman Brain Boosters, que los pudiésemos traducir como Impulsores del Cerebro. Son cosas nuevas para conocer.


No es que por hacer estas cosas lleguemos a ser más inteligentes de lo que éramos antes, o más inteligentes que los demás. Lo que sí es seguro es que nuestra mente se desarrollará de una manera más eficiente y creativa: lean mucho y de manera continua; sean curiosos; bailen, saquen cuentas, aprendan un nuevo lenguaje; escuchen música diferente a la que oyen todos los días;  hagan rompecabezas;  razonen; jueguen con números y letras. Tantas cosas que se pueden hacer que no hay tiempo sino para aprender, crecer, desarrollarse, pero sobre todo ejercitar la mente.

Es tu Cerebro; solo hazlo Mas Brillante! .... Seguiremo motivando. LVGG





[1] http://www4.utsouthwestern.edu/bibblab/default.html
[2] Revista Newsweek. Vol. CVLII. No. 2/3. Enero 10 & 17, 2011. © 2011 by Harman Newsweek LLC.