domingo, 13 de noviembre de 2011

Maikel Melamed

Algunos se preguntaran que quién es él. Otros me dirán que escribo esto pues fue una iniciativa de mi sobrina y para la mayoría de los que leen este blog muy probablemente no saben de quien hablo.

Lo conocí hace unos años en un seminario. Un salón de conferencia con más de mil personas donde íbamos a pasar un día completo escuchando a gente motivadora, gente muy especial, gente que tenía logros muy importantes, y en este caso como muy pocos, transmitir una verdadera energía.

Se monta en el escenario un muchacho bajo, con problemas motrices y - como luego él mismo nos contara -  con otra gran cantidad de problemas físicos, de unos 33 años de edad aproximadamente para esa época. Caminaba despacio mientras algunos lo aplaudían ferozmente, otros observaban y de repente, nos lanza una pregunta a todos los que estábamos allí presentes. Maikel pregunto: "¿donde debería estar yo que no seria aquí?"... Silencio absoluto. Y repitió su pregunta: "¿donde debería estar yo que no seria aquí?"... Silencio de nuevo. A la tercera vez que hace la pregunta y nadie responde nos relata el cuento de su vida y lo inicia diciendo "Yo nací muerto.". De allí en adelante nos contó, poco a poco, como cada persona, médico, fisiatra, internista, analista, etc., que lo veía, examinaba u observaba, lo daba por muerto. Y SOBREVIVIO. Pero a sus padres les dijeron que iba a ser solo por pocos días. Y SOBEVIVIO. Y luego dijeron que oba a quedar paralítico, sin oír, sin hablar, sin poder hacer nada de las tantas cosas que los niños hacen, Y LUCHO y SOBREVIVIO; y cuando joven les decían que no iba a poder hacer muchas de las tantas cosas que uno puede hacer, cosa que es parcialmente cierta, pero Maikel recibió mucho amor y cuido de parte de su familia, de quienes lo rodeaban y eso lo hizo CRECER, LUCHAR MAS y SOBREVIVIR MAS!!!. Y puede que Maikel hoy en día no tenga algunas competencias físicas propias sino que necesite ayuda constantemente, pero pudo llegar a hablar, comprender, caminar y muchas otras cosas, pero lo más importantes es que tiene una personalidad, un carisma, una fortaleza y una capacidad de motivarnos extraordinarios.


En estos días Maikel Melamed ha sido noticia en muchas ciudades, no solo en  Caracas y en Nueva York, sino que además ha estado en periódicos, en revistas, en entrevistas de radio y TV y en tantas otras cosas pues Maikel ha sido la primera persona que dada su condición física corrió (bueno, caminó) y terminó el emblemático  Maratón de Nueva York. Si lo hizo en 15 horas y 22 minutos. No es un error de tipeo. No terminó en las 2 horas que lo hizo el ganador de la prueba, o en las 3 horas que lo hizo el latinoamericano que más rápido lo hizo. NO, lo hizo en 15 horas y 22 minutos. Llegó alrededor de la medianoche del domingo. Lo hizo a su velocidad y con lo que podía dar, luego de muchísima preparación, luego de muchísimas adversidades, luego de luchar hasta con el tema de la permisología (primera vez que un permiso así era solicitado), luchando con el frío, el viento y la posibilidad de hipotermia, y lo logró!!!
Maikel Melamed es un verdadero mensaje para todos nosotros, los que lo vimos por una vez, para los que no lo conocen o han escuchado acerca de él, o para los que lo ven continuamente. Maikel es un ejemplo de esfuerzo, de continuidad, de alcanzar las metas, de demostrar de que los logros personales SI SE PUEDEN ALCANZAR sean cuales sean, por más difíciles que nosotros pensemos que éstos sean, de demostrar que nuestras METAS SI SON ALCANZABLES, con una buena planificación, una buena estrategia, dándoles el tiempo necesario para llevarlas a cabo.
A su regreso a Caracas lo han entrevistado mucho y sería muy difícil hablar de todo lo emocionante y motivador que nos ha transmitido. Sin embargo, hay una frase que me ha inspirado mucho y fue cuando dijo: “A la meta no llegó un hombre, llegó fue un mensaje…… ahora cada uno de ustedes deberá alcanzar su sueño”

Creo que ese mensaje es individual para cada uno de nosotros. ¿Qué es lo que quiero de mi?; ¿Qué es lo que voy a conseguir?; ¿Cuáles son mis verdaderas metas y objetivos?; ¿cuándo y cómo las voy a alcanzar?; ¿cuáles son los obstáculos que voy a sobrepasar para lograr verdaderamente todo lo que quiero?

Son tantas cosas que pasan en nuestra cotidianidad que nunca nos detenemos a pensar sobre nuestras metas: personales, educativas, profesionales, familiares, etc. Hagámoslo con más frecuencia. Hagámoslo para saber lo que queremos y cómo lo vamos a conseguir. Pongámosle fecha, la forma en cómo lo vamos a obtener; busquemos las herramientas necesarias para obtenerlo, pero hagámoslo.

No nos quedemos atrás. Creo que Maikel nos ha enseñado mucho. Nunca debemos fallar. Si es verdad que tendremos nuestros tropiezos, nuestros retrasos, y a veces deberemos buscar nuevos enfoques, pero lo más importante siempre es SEGUIR ADELANTE. Buscando nuestras METAS, nuestros OBJETIVOS, nuestro ser y con eso de verdad lo que estamos buscando es nuestra felicidad y la de quienes nos rodean.

Maikel, eres un gran orgullo para nosotros, eres un grandísimo ejemplo para nuestros hijos y todos los jóvenes de este planeta, sigue adelante, que Dios te cuide y te bendiga.



Seguiremos motivando. LV
@lvgarciag