martes, 27 de diciembre de 2011

Epoca de Cambios

Hace unos días en un seminario, luego de escuchar a los ponentes le comenté a un compañero que tenía al lado: o cambiamos o nos cambian. Eso me dio ideas para escribir este artículo pues nos encontramos continuamente en una época de cambios con lo que pudiéramos decir, o cambiamos o cambiamos! No tenemos otra opción. El mundo está cambiando; la tecnología y las sociedades (en lugares como consecuencia de la anterior) están cambiando rápidamente; y el mundo en general está cambiando a veces demasiado rápido. La información nos llega de todas partes del mundo en el mismo instante en que ocurre, ya sea vía televisión, internet, twitter o por cualquier otro método. Tenemos el internet a nuestra disposición las 24 horas al día en la palma de nuestra mano y con ella toda la información que queramos. Pero hoy en día los niños y jóvenes no leen, los adultos no queremos cambiar nuestra actitud, los gobiernos (locales y nacionales) se empeñan en hacer las cosas de la misma manera en cómo la venían haciendo anteriormente, no dándose cuenta que la población ya es distinta, está creciendo en número, en movilidad, en necesidades de distracción, en recursos para mejores y tecnológicamente más avanzadas universidades y con la necesidad de generar más empleo necesario para las nuevas generaciones.

Tenemos que cambiar para producir los alimentos y ropa necesarios para los 7.000 millones de habitantes que según la National Geographic ya habitamos el planeta tierra desde el 2011. Esto, sin contar el problema que nos viene trayendo el cambio climático, las sequías en Africa o América Latina y las inundaciones en otras partes del planeta, además de la falta de agua potable, la tala de los bosques, en especial las del Amazonas y que causan daños que van a ser incontrolables por el hombre. Son cambios que no son medibles en este momento, pero que traerán graves consecuencias si no se estudian y analizan con sumo cuidado.

Muchas veces hemos escuchado la frase que dice que “lo único constante es el cambio”. Esto quiere decir que nos debemos adaptar a él. El cambio es algo normal que nos sucede a todos. A veces lo vemos en nosotros mismos ya que tenemos días buenos y días no tan buenos, días donde estamos de buen humor y días donde las cosas no nos salen del todo bien. Pero son días que al final debemos poder lo mejor de nosotros como todos los días ya que nuestra familia, nuestro trabajo, la empresa donde trabajamos, nuestra comunidad y al final como parte de un país que nos necesita, dependen de ello. En estos días escuché a alguien que dijo que todos somos como una pequeña gota en el mar, pero que qué diferente sería el mar sin esa pequeña gota que somos nosotros. El cambio lo vemos también en las empresas en donde trabajamos. Las empresas cambian y evolucionan, muchas veces más rápido de lo que nos podemos adaptar a éstos. Vienen recortes de gastos y lo primero que sucede es recorte de personal. Luego vienen los cambios en las plataformas tecnológicas que muchos no entienden al principio y los cambios en procesos y operaciones; cambios todos que modifican la forma en que trabajamos y que nos obligan continuamente a adaptarnos a las nuevas tendencias.


Y de cambios podemos hacer una tesis (hint para los que se están graduando) ya que son continuos, constantes y nos afectan en formas y maneras que ni nos damos cuenta. Este fue uno de estos años de cambios. En todas las familias nació un nuevo bebé, se nos fue un amigo querido, uno de los pequeños entró a pre-kinder o pasó con excelentes notas al siguiente grado o alguien de la familia está por graduarse de bachillerato o de la universidad el próximo verano. Algunos cambiamos de carrera, otros cambiaron de trabajo, otros comenzarán una nueva familia y así formarán un nuevo hogar. Familiares o amigos que se han mudado de país o ciudad para buscar nuevos y mejores horizontes, cosas bellas que celebrar, momentos que nos han unido más o que nos han separado un poco, pero en los que los recuerdos siguen y son los que nos ayudan a seguir unidos. Estos son pequeños cambios que nos moldean a seguir siendo fuertes, a seguir siendo soñadores, a seguir siendo quienes somos, pero cambiados para bien o para mejor.  Es en ese momento en donde nos encontramos todos en este momento. Un año de cambios luego de una vida de cambios, mucho de los cuales no nos hemos dado cuenta. Pero de lo que si debemos estar seguros es que hemos cambiado lo suficiente como para estar aquí hoy en este momento, para entender cosas de las cuales no sabíamos nada hace tan poco unos cuantos años y para darnos cuenta de que debemos seguir cambiando.

A la final depende solo de nosotros; de cada uno de nosotros individualmente. Nadie nos puede cambiar, nadie cambia dicen por allí. Hay un viejo dicho inglés que dice así “if it is to be, it is up to me”. Esto quiere decir que solo lograré hacer las cosas que yo decida hacer, las cosas en las cuales yo decida tomar acción. Esto lo han visto todas aquellas personas que han tenido éxito y han logrado alcanzar sus metas a lo largo de la historia, lo cual no significa que uno tenga que hacerlo todo uno mismo; más bien significa que uno tome acción, tome la responsabilidad de hacer y ejecutar las cosas, iniciando con tomar la responsabilidad de nuestras vidas y de nuestras carreras. Y si volvemos a lo que he escrito en estas líneas, las personas exitosas han visto el cambio, han aceptado el cambio y se han adelantado a los cambios. Nada es estático, eso es lo constante. Hagamos de nuestras vidas un viaje de cambios, una adaptación de los cambios, un aprendizaje continuo.

Mucha gente hoy en día ve los cambios como una responsabilidad de otro. No se da cuenta de que detrás de estos cambios puede haber responsabilidades que no estamos aprovechando, que no estamos tomando como nuestras y sobre las cuales no estamos tomando las acciones necesarias para llevarlas a cabo. Nunca se sienten a esperar en una oportunidad y en el hecho de que alguien más vaya a actuar sobre ella, pues cuando la espera se acabe, será muy tarde ya que la puerta de la oportunidad se habrá cerrado.

Son muchos los temas que se pueden relacionar con los cambios, sobre los cambios y las oportunidades, sobre las oportunidades y el éxito o sobre el éxito y la responsabilidad de nuestras vidas. Nadie nos podrá nunca borrar el éxito y nuestros logros de nuestras mentes. Nadie nos podrá borrar nunca nuestros sueños y nuestros ideales. Hay que actuar sobre ellos, no pensar que son tan solo pequeños cambios que no nos afectan.

Solo nosotros nos adaptamos a los cambios. Solo nosotros decidimos nuestro futuro. Solo nosotros cosecharemos nuestros sueños. Hagámoslos realidad ya que si los soñamos con fuerza, los trabajamos como debe ser y actuamos con verdadera acción y entusiasmo, llegaremos a estar en 5, 10 o 20 años donde realmente queremos estar.

Le deseo a todos que pasen unas lindas Navidades y que estos cambios y estas oportunidades les traigan un venturoso y próspero 2012 lleno de aventuras, sueños, ilusiones, pero sobre todo, decisiones bien tomadas llenas de acciones positivas y de una buena y excelente actitud.

Seguiremos motivando el próximo año. LVGG.