sábado, 24 de septiembre de 2011

Comenzando una Nueva Vida

De vez en cuando nos pasan cosas maravillosas; de vez en cuando suceden cosas que no comprendemos o no podemos explicar; de vez en cuando tenemos la oportunidad de iniciar una vida nueva. Eso lo podemos hacer en realidad todos los días pero de verdad cómo nos cuesta desprendernos de lo que llevamos encima, de las buenas o malas costumbres, de levantarnos tarde y salir apurados, de ser antipáticos o poco agradables, de ser poco conversadores, o “ser” o “hacer” una gran cantidad de cosas, quizás sin darnos cuenta, que a veces no nos permiten disfrutar la vida en pleno. Por otro lado tampoco nos damos cuenta todos los días de lo maravilloso que tenemos a nuestro alrededor. Un mundo lleno de cosas bellas en su naturaleza, un mundo lleno de gente buena, un mundo lleno de toda clase de cosas que si nos damos cuenta nos permitirían pasar nuestro tiempo en la tierra – no importa cuánto tiempo sea – mucho más alegres, más tranquilos, menos angustiados y disfrutando mucho mas a quienes tenemos a nuestro alrededor, de lo que tenemos y sin quejarnos de lo que no tenemos.
 
En definitiva, solo tenemos que darnos cuenta que tenemos todo para comenzar una vida nueva todos los días o un solo día decidirnos iniciar lo que en realidad queremos; ese día diremos que sí y tomaremos las acciones necesarias para Comenzar una Nueva Vida. Eso lo hacemos al graduarnos de la universidad, al casarnos, al tener hijos o al decidir irnos a otra ciudad o a otro país.
 
Todos conocemos gente que se ha ido a vivir a otros países y al año los vemos en dos situaciones: vemos a los que estando allá siguen angustiados por lo que pasa aquí, por los que estamos aquí, por lo que dejaron atrás, por lo que no tienen. Los otros, por el contrario, disfrutan lo que si tienen (aunque a veces sea realmente poco) pero disfrutan la libertad, el cambio, la paz, el paisaje, las salidas a otros lugares, el simple paseo por la calle y recibir la brisa en la cara, en fin, decidieron cambiar y si bien si les haremos falta los que dejaron y lo que dejaron atrás, decidieron iniciar una vida nueva, una vida diferente, de una manera distinta.
 
No sé si han visto la similitud de este tema con uno de los temas sobre los cuales ya he escrito en el pasado y que es el tema de la “actitud”. Es que todo tiene que ver con ello. Una actitud positiva arregla pues, no todo, pero ayuda a que las cosas pasen de una manera más fluida, menos angustiantes, o menos impulsivas para algunos. Uno en realidad puede ser quien quiera cuando se va fuera del país a una ciudad totalmente desconocida: puedes ser quien quieras y como quieras. Pero allí entrarán tus valores y tus principios y de eso dependerá como te desenvolverás en la comunidad en la que entres. Pero volviendo al tema, la actitud determina cómo nos definimos y cómo orientamos nuestro comportamiento y nuestro proceder ante esta nueva situación de estar en un nuevo lugar. En realidad no es nada fácil, sea la razón que sea que nos haya obligado a eso, pero tomando los pasos necesarios para organizarnos, para hacerlo bien, para superar todos los obstáculos, uno debe asegurarse que todo estará seguro y de que saldrá bien.
 
Todo cambia; un bebe se convierte en un niño y luego en un adulto; una oruga en una bella mariposa; una semilla en un frondoso árbol. Todos pasan por períodos de crecimiento, de dolor, de estiramiento, de cambio. Pero muy pocas veces ellos tienen la oportunidad de Comenzar una Nueva Vida. Esa oportunidad la tenemos muy pocos y hay que aprovecharla. Hay que tener más tiempo para nosotros mismos, hay que disfrutar los alrededores, los hijos y los nietos, difundir el conocimiento que hemos adquirido a lo largo de todos estos años y a la final vivir una vida plena.
 
Lao Tzu, filósofo Chino quien se cree fue el fundador del Taoísmo (400 AC), dijo lo siguiente:
 

“When I let go of what I am, I become what I might be.” ~Lao Tzu
 
¿Qué podríamos llegar a ser si nos lo proponemos?; ¿Si lo queremos de verdad? Eso solo lo sabemos cada uno de nosotros internamente y debemos buscarlo profundamente. Para que una vida nueva sea exitosa debemos producir resultados; estos deben ser consistentes y deben ser a largo plazo. Además hay algo muy importante y es que no podemos arrancar desde donde no estamos. Esa vida nueva no puede arrancar de un punto donde no vivimos o en una situación donde no nos encontramos, ya que va a arrancar en esa misma instancia de nuestras vidas en la que nos encontramos hoy en día. Si es verdad que estaremos en otras ciudades o en otros países pero emocionalmente estaremos en la misma situación en la que estábamos el día antes de tomar el avión, el carro o el transporte con el que nos fuimos. Es decir, seremos los mismos y quienes debemos cambiar somos nosotros. Eso es lo importante de todo esto. Quienes debemos cambiar hacia esta nueva vida somos nosotros mismos, no lo va a hacer más nadie; ninguna persona nos lo va a pedir; nadie nos lo va a solicitar o a exigir y si no lo hacemos cada uno de nosotros, seguiremos dentro de uno o cinco años con las mismas preocupaciones y situaciones que antes.

En cambio, si decidimos cambiar, sí, si decidimos cambiar, si decidimos iniciar esa nueva vida, nuestra vida habrá cambiado para siempre. Un cambio positivo, una actitud positiva, una mejora en todos los sentidos. Eso si tiene sentido, ¿no? A veces serán pequeños cambios, otras veces serán cambios más significativos; depende de nuestra complejidad, de nuestra actitud y de nuestros propósitos. Pero qué bonito tener la oportunidad de tener el chance de iniciar o comenzar una nueva vida, aquí o allá, hoy o mañana, no importa dónde o en qué etapa de nuestras vidas; lo importante es hacerlo, con plan o sin plan (aunque preferiblemente con uno), pero hacerlo, tomando las acciones necesarias, haciendo lo correcto y sobre todo, siendo felices haciéndolo cada vez mejor. Ojalá muchos de nosotros tengamos esa oportunidad de iniciar una nueva vida, ya sea en nuevas ciudades, en nuevos países o en nuestras propias casas y hogares. Lo importante es hacerlo. Pues hagámoslo.

Seguiremos Motivando. LVGG