domingo, 20 de septiembre de 2015

De cómo se combina la Actitud con la Psicología Positiva

Una de las características que nos distingue al ser humano es la capacidad - inagotable – de generar ideas. Y una vez que generamos nuevas ideas, conceptos y desarrollos, nos vamos enfocando en todos esos pasos y procesos que nos llevan a la generación de los nuevos productos y servicios que le ofrecemos al mercado. Eso es lo que precisamente hacen los emprendedores, desarrolladores, pensadores y creadores.

Desde la edad Griega cuando Homero y Sócrates (entre tantos otros) con sus poemas e ideas filosóficas comenzaban a darle forma al pensamiento occidental, vemos como es la mente humana la que genera esas ideas que van cambiando al mundo. Pasamos por períodos de auge y luego de deterioro; vamos a períodos de gran inventiva para luego tener momentos de un gran descenso en todo, incluyendo la imaginación y la creación. ¿Habríamos llegado a esos dañinos momentos de conformidad a las que llega el hombre? Quizás; pero inclusive éstos momentos de retroceso suceden cosas que luego, inevitablemente, nos llevan a los momentos de cambio que han hecho crecer a la humanidad.

Y la Psicología Positiva no escapa de ello. Es una ciencia que pasó de estudiar los daños y traumas de una guerra y la psique del ser humano, en momentos de enfermedad, a tratar de entender cómo se comporta la misma en un ambiente de normalidad. Pero, ¿que es la normalidad? Una pregunta que quedará en la eternidad dado que es algo diferente para todos y cada uno de los habitantes del planeta. Es por ello que la Psicología como ciencia, en ese mismo orden de ideas, conlleva a la búsqueda del entendimiento fuera de ese trauma, fuera de esa normalidad y se comienza a orientar como algo que debe entender su proceso preventivo.

La medicina pasó por eso; de una medicina curativa que en cierto modo es un modelo que ha fracasado según médicos y estudiosos en la materia, se busca hoy promover la medicina preventiva en cualquiera de sus áreas. Lo mismo sucedió con la Psicología, la cual luego de años de trabajar con los problemas de la sociedad se comienza a enfocar en los estudios promovidos por el Dr. Martin Seligman desde 1998 dedicados a la búsqueda y el entendimiento del bienestar social. Define entonces que la Psicología Positiva es el “estudio científico del comportamiento psíquico óptimo”.  

Todo esto lo escribo pues mis lectores saben que soy un gran creyente de la educación continua y el crecimiento personal. Y en este proceso de desarrollo comencé ésta semana un Diplomado de Psicología Positiva en la Universidad Metropolitana en Caracas, para mejorar y entender cómo sigo buscando ese ideal de ser una persona íntegra y un profesional completo. Y en ese estudio, cuando desde la primera clase comienzo a entender que ese bienestar viene dado por nuestras fortalezas positivas que nos dan nuestras virtudes, siento que mis años de estudio del comportamiento humano, desde la motivación personal con una actitud positiva, van hacia el lado correcto de mi visión.

Estudiemos, aprendamos y busquemos nuevos conocimientos sobre todo cuando vayan orientados a ese mundo mejor que queremos, ese ideal de optimismo que tanto necesitamos.


Seguiremos motivando, Luis Vicente