domingo, 5 de noviembre de 2017

Música para el Alma

En este último mes  hemos podido disfrutar algunas de las cosas bellas que tiene Caracas, entre ellas la gran cantidad y variedad de espacios y eventos musicales. Comenzando por la obra A Todo Volumen, donde un grupo de amigos se reúnen en esta época (tal y como lo habían acordado años atrás) y regresan momentáneamente a los años 80 para darnos un paseo por esa música con la cual muchos crecimos. Canciones de artistas venezolanos y extranjeros nos hacían recordar los años de nuestra juventud en un escenario cambiante y colorido.

Hace tan solo una semana disfruté de un concierto maravilloso, En la Cuerda Floja, (#EnLaCuedraFloja) donde las cuerdas y la melodía se unían en un paseo por Caracas. Desde las brisas de San Antonio hasta lo colonial de Petare, pasando por el reloj de la UCV y la esfera de Soto, la mandolina de Jorre Torres nos llevaba en la cuerda floja de un increíble paseo musical. Percusión, bajo y mandolina se unían en uno solo a un trombón y una flauta que junto con la danza se encontraban paseando junto a la mandolina, ese instrumento que en Venezuela se utiliza más en el oriente del país, que luego nos presentaba un merengue sin cantante, un joropo sin maracas y una gaita zuliana sin tambora pero que llenaban de una alegría sonora a una sala emocionada.
 
Y hoy como para cerrar el ciclo de una manera muy especial, fuimos a disfrutar de un bello concierto florido, donde la amapola y la azucena se unían a lirios de cantos y astromelias de melodía. Hoy fue un día para brindar por una música armoniosa que destellando sonidos de bellas y preparadas voces nos llenaban de entusiasmo y de alegría. El concierto Canto Florido (#CantoFlorido) Atapaima nos permitía llenarnos de emociones en las que se sentía en las canciones una bella melodía acompañada de una prosa y poesía finamente preparada para tan espectacular concierto. Ana Isabel, Andrea, Ana Cecilia, Iliana, Diana y Cynthia nos dieron un paseo musical inesperado, con danza, tambora, fiesta y con sorpresas que nos pasearon por nuestra América Latina y nuestra bella Venezuela, donde la flor de la amapola nos ofreció un bello canto de ensueño.

Nosotros como personas decidimos como celebrar y disfrutar la vida. La música, sobre todo la buena y bella música, son parte de ese andar sonoro y musical que nos permiten ver las cosas desde una perspectiva diferente. Gracias a estos grandes músicos por darle melodía y por ponerle una gota de optimismo a nuestras vidas cotidianas.

Seguiremos motivando, Luis Vicente

Lecciones Gerenciales del Mundial de Futbol

Hay como es natural, una gran emoción por el Mundial de Futbol en este 2018. Cada cuatro años se reúnen las mejores selecciones de todo ...