domingo, 26 de noviembre de 2017

Celebremos nuestra actitud y nuestra motivación

Para celebrar las 130.000 visitas a este blog de motivación y actitud, quiero brevemente enfocarme en el significado de estas dos  importantes palabras.

La motivación deriva del latín motivus o motus, que significa ‘causa del movimiento’. La motivación puede definirse como “el señalamiento o énfasis que se descubre en una persona hacia un determinado medio de satisfacer una necesidad, creando o aumentando con ello el impulso necesario para que ponga en obra ese medio o esa acción, o bien para que deje de hacerlo”.

Sin embargo lo que en estas líneas nos ocupa se refiere a lo que otros autores han definido como “la raíz dinámica del comportamiento”; es decir, “los factores o determinantes internos que incitan a una acción”. ​ La motivación por ende es un estado interno que activa, dirige y mantiene la conducta

Por su parte, la actitud ha sido definida como “la forma de ser del individuo” que puede ser vista como el comportamiento que emplea un individuo para hacer las labores. Es la realización de una intención o propósito. Según la psicología, la actitud es “el comportamiento habitual que se produce en diferentes circunstancias y determinan la vida anímica de cada individuo.”. Aquí es importante recordar las palabras de Winston Churchill:

“La ACTITUD es una pequeña cosa que hace una gran diferencia”

Cuando unimos lo que son la motivación y la actitud con los temas más humanos, hablamos por ende de la motivación personal (superación continua) y la actitud positiva (con la que aprendemos de manera continua). La motivación es el combustible que nos da energía diaria y nos enfoca en nuestras metas por lo que es el motor que hace realidad nuestros sueños. Es por ello que debemos trabajar en nuestro nivel de confianza y el aprecio por lo que hacemos.

Y tener una actitud positiva, nos permite encontrar la lección o el aprendizaje de todo lo que nos sucede. La actitud positiva nos permite pensar de manera constructiva, práctica, objetiva y sana. Nos permite esperar siempre lo bueno de todo lo que nos sucede, tratar de tener siempre pensamientos agradables y todo ello influye en que transmitamos esa forma de ser a los demás.

Finalizo con una bella frase de Ralph Marston que nos resume lo importante de tener una gran actitud positiva y una muy fuerte motivación personal:

“Lo que haces hoy puede mejorar todos tus mañanas.”

Seguiremos motivando con actitud positiva. Luis Vicente Garcia

55 años del discurso ‘I have a Dream’

55 años del discurso ‘I have a Dream’ : De cómo un miembro del equipo cambió la historia del mejor discurso del siglo XX Desde ha...