domingo, 5 de julio de 2020

La Madrugada sirve para escribir, para pensar, pero al parecer no para dormir …


Hoy algo pasa, como todos los días. Pero a esta hora, en esta madrugada también algo pasa. Hoy hubo un eclipse de luna, pero para variar está nublado y no logré verlo. Esta noche las estrellas brillan, sabemos que allí están, aunque no las veamos. Algo pasa que no nos deja dormir. ¿Serán los más de 100 días de cuarentena? No sé la razón, pero comienzo a escribir estas líneas a las 3:45 am del 5 de julio de un extraño 2020. Ya celebramos la independencia de los Estados Unidos; la madrugada comienza para la celebración de la independencia de Venezuela; ¿o será?

Son horas reflexivas, sin duda. Pero mi mente no da más ni para reflexionar ni para pensar. Mi mente divaga y pasea por la vista de una noche oscura, que a lo lejos suena silente, que no tiene carros ni sonido y que parece que va paciente, parece sin apuros; no sé si lo estará, pero así lo aparenta.

Pero sí hay algo cierto, y es que las horas pasan, el sueño no se concilia, la mente se activa, las palabras fluyen. Adele suena en mis audífonos para no despertar a mi esposa mientras canta ‘Chasing Pavements’ y dice Should I give Up or Should I just be chasing pavements? No sé si sabremos la respuesta: ¿seguimos persiguiendo el pavimento o nos rendimos de una vez?, pero no sé lo que a esta hora estoy persiguiendo (bueno, además de un sueño algo reparador, así sea un ratico), aunque si estoy seguro que nunca será rendirme, pase lo que pase. Sé que no busco la cura al coronavirus pues ni soy médico ni investigador; sé que sólo no puedo buscar la paz mundial, aunque no se ni siquiera para que lo menciono más allá de que es lo típico de las películas, pues pareciera a esta hora de cansancio que eso está fuera de nuestro alcance. Pero no puedo dejar de pensar, ¿qué hago despierto a estas horas tan extrañas?; será ¿Chasing pavements? como dice Adele, aunque ni siquiera sé lo que significa.

El disco ADELE 21 - The Best of Adele 2018 - Adele Greatest Hits sigue sonando; quizás es mi compañía para este desvelo, que por cierto no es el primero de estos días. Ahora suena la canción I Miss You y nos dice “Morning will come… now do what’s right”.  Sí la mañana llegará, hagamos lo que es justo, lo correcto, aunque eso parta de algo muy esencial, que la gente toda sepa y haga lo que es justo.

Me pongo a hacer otras cosas; el tiempo pasa. Suena Skyfall con su letra when it rumbles… Hablará de James Bond, o de mí, o hasta de ti quien me lees a esta hora, o de la sociedad o del país o de un simple cuento que se desarrolla en una película con una trama que se derrumba para luego construirse de una manera inesperada. O, ¿será que vivimos en una ficción o una extraña realidad ahora llamada la nueva normalidad?  ¡Quien lo sabrá¡ Busco escritos en la laptop para tratar de leer, leo archivos pendientes para más adelante, organizo las ideas que con ese sueño retrasado siguen apareciendo.

Comienzan a aparecer los primeros destellos de luz en esa bella distancia en el este de la ciudad que hacia el horizonte nos enseña que se asoma el amanecer, con sus perfectas imperfecciones, hoy algo nubladas. Y así es la vida. Dormimos despiertos, nos despertamos cuando debemos dormir. Las madrugadas al parecer en este confinamiento y aislamiento en el que estamos sirven para recordar las memorias pasadas, las ideas que vendrán, los sueños que esperamos para el futuro. Las memorias nos traen otras memorias - como nos dice otra canción - y en esa memoria encontramos recuerdos de otras madrugadas que también sirvieron para escribir, para pensar, para recordar, pero al parecer no para dormir...



Pero también – y esa para mi es la lección – estas quizás largas madrugadas nos sirven para re descubrir lo bello de la vida, lo emocionante del despertarse todos los días, la fuerza de la adrenalina cuando estamos alegres, lo intenso de nuestras emociones cuando estamos motivados. Creo que nos enseñan lo que está por venir.
Por ahora regreso a la cama para tratar de conciliar ese sueño – ya tardío - pero que me ha llevado a escribir estas ideas o simples palabras sin sentido, pero para que mañana, no importa la hora y para usar una frase que llevo años diciendo y es simplemente que estemos profundamente motivados para que “nos despertemos felices todos los días y nos mantengamos alegres haciendo lo que disfrutamos el resto del día”

Feliz madrugada en este nuevo día. 


Los invito a seguirme en mis redes @lvgarciag



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Apollo 11, hace ya 51 años.

Un día como hoy, hace ya 51 años, despegó de Cabo Cañaveral (hoy conocido como el Kennedy Space Center) una nave con tres tripulantes qu...