domingo, 17 de abril de 2011

Motivando el Hábito de la Lectura - Parte II

En el escrito anterior comentamos acerca de la importancia de la lectura y que es realmente importante hacer de ella un hábito desde pequeños o jóvenes. En este escrito trataré de resumir algunos pasos que nos ayudarán a desarrollarlo, para lo cual explicaré algunas de las maneras mediante las cuales éste hábito se puede cultivar, siendo algunas de ellas las que les menciono a continuación:

1. Lo primero es darse cuenta que la lectura es divertida e interesante, si tienes un buen libro para leer. Si no lo tienes o tienes uno difícil, piensa en cambiarlo por uno más divertido o cuya lectura te pueda apasionar;

2. El otro punto es tratar de buscar siempre un libro que reúna la mayor cantidad de características que te atraigan en lo personal o en lo profesional;

3. Adicionalmente debes considerar algunas actividades que te ayudarán a cultivar el hábito de la lectura para toda la vida:

• Pon horas para leer, relativamente fijas a lo largo del día, por lo menos pro 10 minutos cada una y sin interrupciones;

• Siempre lleva un libro contigo: donde sea que vayas lleva un libro, aunque te digan que van de paseo contigo (me lo han dicho); en alguna oportunidad tendrás aunque sea unos minutos para abrir tu libro y leerle algunas páginas, bien sea esperando en un doctor, cuando recoges a alguien o en el metro. Es una forma divertida de hacerlo.

• Haz una lista de todos los grandes libros que deseas leer, agrégale nuevos títulos a medida que salgan o que los oigas, inscríbete en tu librería favorita o hazte miembro de su lista de distribución y allí encontrarás ofertas y artículos sobre libros nuevos y viejos, muchos de ellos interesantes;

• Consigue espacios tranquilos para leer, en tu casa en una buena silla, o en un parque y trata de no tener interrupciones, sin TV’s, Internet y crea horas de lectura en grupo, familia o para ti solo. Si no tienes un espacio así, comienza a crearlo;

• Léele a tus hijos: si tienes hijos les debes leer y así le inculcarás el hábito de la lectura, desde muy pequeños o desde jóvenes si no comenzaste temprano y esto además los hará ser exitosos en su vida;

• Y luego ponte una meta: comienza por algo pequeño como 10 minutos al día, luego una hora a la semana, más adelante pasa a 30 horas al mes y de allí mídete por número de libros: ¿10, 20, 40, o porque no 50 al año? Compra un marcador de libros, el que más te guste, pues lo estarás utilizando con mucha frecuencia.

Hay buenos y excelentes escritores como John Grisham, Tom Clancy, Robert Ludlum, Nora Roberts, Sue Grafton, Dan Brown, William Gibson, Douglas Adams, Nick Hornby, Ann Patchett, F. Scott Fitzgerald. Y en América Latina no solo los grandes como Vargas Llosas, García Marquez, sino tantos otros como Isabel Allende, Federico García Lorca, Octavio Paz y Pablo Neruda, todavía sin hablar de los clásicos, de las grandes historias, de los libros de arte, ciencia y otros o de aquellos que continuamente nos llevaban a los caminos de El Dorado.

¿Qué nos cambia como personas y como seres humanos? En realidad muchas cosas nos cambian continuamente y muchas otras nos definen para llevarnos a ser lo que somos en realidad y lo que no nos damos cuenta es que a través de la lectura logramos mucho más que esto, logramos conocer sobre tantos temas, puntos de vista, temas de actualidad e instrumentos de historia que nos hacen una persona más completa. Y en realidad es esto lo que nos hace pensar en que debemos mantener nuestros hábitos de lectura y esforzarnos para que nuestros hijos y nietos así lo lleguen a tener.

Una recomendación para quienes tienen o tendrán hijos o sobrinos. Léanles desde muy pequeños, enséñenles y óiganlos leer; es parte de su crecimiento. Nuestro rol como padres modernos ha cambiado y debemos leerle a nuestros hijos, hablarles, hacerles juegos y hacérselos divertidos. Mientras más se haga más lo harán ellos por su cuenta después, les ampliaremos su vocabulario, lo que les ayudará a reconocer y aprender nuevas palabras y le gustará leer más y más. No les tomará mucho tiempo y en realidad no importa en la edad en la que empiecen; aquí lo importante es comenzar. Se ha demostrado que la mayoría de estos niños estarán más ávidos de aprender, de conocer, de hablar nuevos idioma y serán más curiosos y tenderán a aprender más rápido.

Un buen o buenos hábitos engrandecerán nuestras vidas, aumentarán el potencial de nuestra mente (sobre este tema escribiremos en el próximo artículo) y nos brindarán una gran recompensa cada vez que lo llevemos adelante exitosamente. El hábito de la lectura es uno de ellos y uno de los que logra alcanzar estas tres características con mayor facilidad, ya que genera satisfacción y un sentimiento de éxito al lograrlo. Si es verdad que hay que trabajar en que nos guste la lectura, al igual que hay que trabajar en que nos gusten otros hábitos positivos y otras tantas actividades. Solo hay que hacerlas con ánimo, entusiasmo, constancia y un gran sentido del disfrute para que lo hagamos con un gran éxito.

Para finalizar, como en otras oportunidades, los dejo con algunas frases interesantes que resaltan la importancia de la lectura en nosotros y quienes nos rodean. Disfrútenlas.

“There are many little ways to enlarge your child's world.
Love of books is the best of all.”
Jacqueline Kennedy

“A capacity and taste for reading gives access to whatever
 has already been discovered by others.”
Abraham Lincoln

Lean... Lean mucho ... y como siempre, seguiremos motivando. LVGG