sábado, 26 de enero de 2013

Estableciendo nuestras metas (y áreas de foco) en el 2013

Comienza un nuevo año y con él hay que generar nuevas ideas. Nuevas ilusiones se nos vienen a la mente y tenemos nuevos ideales que cumplir. Un nuevo año nos trae la oportunidad de crear nuevas metas y nuevos objetivos. Ahora bien, en estos tiempos cambiantes hay nuevas alternativas que nos ayudarán y orientarán a conseguirlas. 

Por un lado pensemos primero en los objetivos del año pasado que no cumplimos. Algunos son objetivos que ya hemos decidido tratar de comenzar de nuevo, objetivos muy sencillos, como por ejemplo comenzar a hacer ejercicios, perder peso o llevar a cabo cosas mas sencillas.  Son metas que no iniciamos, que pospusimos o que por alguna razón no llevamos a cabo durante el año pasado.

Por otro lado, tenemos nuevas metas que definir para este año. Nuevas ideas que compartir con los demás y sobre todo con nosotros mismos para que al final del tiempo que nos pongamos a nosotros mismos podamos demostrar que si pudimos hacer algon con ellas. Como les comenté en otra oportunidad, nuestras metas y objetivos deben ser cuantificables, deben ser medibles y deben tener fecha de culminación. Un tema importante a considerar es que mientras más comuniquemos nuestras metas, mientras más las hagamos públicas (por supuesto aquellas que puedan serlo), debemos hacerlo pues es una manera no solo en la que nosotros nos comprometemos con cada uno de nosotros de manera personal, sino que además, al darlas a conocer, nuestros amigos y familiares nos pueden dar una mano y nos pueden ayudar a alcanzarlas, además de recordarnos si las estamos llevando a cabo o no.

Hay una tercera manera ahora - bastante innovadora por cierto - de ver las metas y los objetivos para este año. En un reciente artículo que leí publicado por Peter Bregman[1] en el Blog Network del Harvard Business Review, nos dice que en vez de ponernos metas u objetivos muy específicos, mas bien debemos orientarnos hacia ciertas áreas de foco. Si es cierto que si no sabemos hacia dónde vamos nunca llegaremos a nuestro destino. En palabras mas profesionales, si no colocamos la vara con la que nos vamos a medir en una altura que represente un reto para nosotros, nunca lograremos alcanzar nuestro verdadero potencial.

Lo que menciona el señor Bregman en su artículo resulta una forma interesante de ver este tema. No es que el fijar objetivos sea algo malo o algo que no se deba hacer.  Es algo por el contrario realmente necesario. Lo que a veces nos sucede es que en muchas ocasiones no estamos muy claros - sobre todo al principio - de cual es en realidad este o esos objetivos que nos debemos colocar y, en muchos casos, si bien sabemos cuál es la meta final (aunque sea de manera general), la manera de alcanzarla va cambiando o va siendo modificada y adaptada a medida que avanzamos en el camino. Nos toca entonces rectificar y corregir el rumbo que hemos tomado inicialmente.

Es en esos momentos cuando nuestros objetivos no pueden ser cuantificables o medibles por lo que podemos entonces ver esas áreas de foco y no los objetivos específicos. En el artículo del HBR se nos menciona que los objetivos son el resultado de lo que se quiere conseguir mientras que el área de foco establece las actividades que debemos realizar para alcanzarlos. Por ello, un área de foco la podemos ver como una especie de camino por recorrer.

Estos temas no son excluyentes. Hay personas inclusive que indican que los objetivos y sus áreas de foco van de la mano ya que los objetivos nos señalan  hacia dónde vamos y el área de foco nos puede indicar nuestro plan para alcanzarlos.

Independientemente de lo que hagamos, si es retomar objetivos del año pasado o ponernos nuevos objetivos este año, debemos entender bien que es lo que queremos alcanzar y definir la forma y el camino para hacerlo. Debe ser algo sencillo y sin complicaciones: debe ser algo que nos guste hacer y deben ser aquellas cosas en las cuales seamos nosotros mismos quienes queramos dedicar nuestro tiempo en hacerlo.

Tomemos entonces la acción, decidamos hacerlo, motivémonos a hacerlos y en el proceso, disfrutemos alcanzar nuestras metas y nuestros objetivos.

Mucho éxito para este nuevo 2013.

  

“Whenever you want to achieve something, keep your eyes open, concentrate and make sure you know exactly what it is you want. No one can hit their target with their eyes closed.”
Paulo Coelho, The Devil and Miss Prym



[1] Not Setting Goals in 2013. By Peter Bregman. Harvard Business Review