lunes, 15 de abril de 2013

COMENZANDO LA RECUPERACIÓN

Aquí debo comenzar con una pregunta: ¿cuántas veces debemos levantarnos luego de cada caída? La respuesta va a variar dependiendo básicamente del estado de ánimo de cada persona, mas sin embargo hay una sola respuesta posible y definitiva ante esta delicada situación. Y aquí, esa respuesta es: TODAS LAS QUE SEAN NECESARIAS. Sin más ni menos; eso es lo que hay que hacer. ¿Por quién más sino por nosotros, nuestros hijos y por quienes dependen de nosotros? Pues debemos levantarnos todas las veces que sea necesario levantarse para seguir hacia adelante construyendo y defendiendo nuestro futuro.

Obviamente no es fácil, algunos dirán que no es ya posible, pero es aquí donde cada uno de nosotros debe pensar en nuestro futuro personal y profesional, pensar en nuestras familias, pensar en el futuro que debemos y estamos obligados a seguir descubriendo y preparando para quienes nos rodean, especialmente nuestros jóvenes, que son el futuro en sí mismo, que tienen toda su vida por delante.

Hace poco escribía sobre las oportunidades y que debemos buscarlas para saberlas aprovechar. Hoy les digo que puede que aquellas oportunidades hayan cambiado, pero igual nos vendrán nuevas oportunidades que tendremos que ver y analizar, para eventualmente tomarlas y aprovecharlas. Que no nos vemos haciéndolo luego de tan fuertes caídas tan consecutivas y tan duras? Puede ser, es humano. Pero será nuestra obligación hacerlo ya que no nos podemos quedar caídos en el suelo. Un bebé se levanta mil veces hasta que logra aprender a caminar. Un boxeador que lo tumban, se para de la lona para seguir luchando. Un guerrero, un dueño de negocios, un político, un luchador social debe prepararse para ello, y al caer solo le queda la posibilidad de levantarse, no de darse por derrotado. Pues lo mismo le toca a una sociedad y a un país entero. Hemos visto países recuperarse luego de eventos naturales devastadores; hemos visto continentes enteros desarrollarse luego de largas y durísimas guerras; hemos visto como sociedades enteras han luchado para defender su libertad. Hemos visto y seguimos viendo ejemplos de salir adelante en una persona que por ejemplo, tuvo un ataque al corazón; lo hemos visto en equipos de trabajo o en equipos deportivos que luego de una mala racha comienzan a dar los resultados esperados; lo hemos visto en comunidades y en países enteros que luego de las más serias dificultades han decidido salir adelante. Lo hemos visto mucho; ahora nos toca hacerlo nosotros. Es parte de nuestra responsabilidad como ciudadanos.  

Hagámoslo por nuestro futuro.
 
“Defeat is not the worst of failures.”
George E. Woodberry

“No seguir tratando será nuestro peor fracaso”
LVGG