viernes, 19 de abril de 2013

Motivando a Nuestros Equipos

Uno de los temas claves hoy en día en cualquier empresa u organización es cómo hace uno para motivar a los equipos de trabajo. Un reto nada fácil sobre todo cuando estamos en una era digital que permite muchas más distracciones dada la cantidad y variedad de equipos móviles, cuando las empresas en realidad están expuestas a un mayor desinterés por parte del empleado y, adicionalmente, el aspecto noticioso de cada país o a nivel mundial es mucho más amplio por lo que estamos rodeados de mayores distracciones todos los días. En pocas palabas, hoy en día es muy fácil perder el tiempo.

Digo esto pues a pesar de lo anterior, las empresas, organizaciones, escuelas, municipios o cualquier tipo de ente donde se trabaje con grupos o equipos de trabajo, debe seguir funcionando; es más, el trabajo se debe seguir haciendo y con las herramientas que a veces se dispone hoy en día, no hay razón para que el equipo de trabajo no funcione. Mucho se ha escrito sobre el tema. Ultimamente se han generado una gran cantidad de  ideas, artículos y libros, además de que la Internet está llena de recomendaciones para mejorar el trabajo en equipo, pero aun así no lo hacemos. Y esto sucede pues no hay una única y verdadera forma o manera para lograr motivar a la gente, que es quien forma éstos equipos de trabajo. Y entonces, ¿qué hacer?; Si bien la respuesta no es sencilla, trataré de resumir parte de lo que ha sido publicado recientemente.

Para empezar, debemos nosotros mismos formar parte del equipo. Con ello quiero decir que debemos entender las necesidades el equipo, sus tareas, las herramientas de trabajo que disponen y saber bien lo que se espera como resultado. Si bien algunos pueden estar dirigiendo equipos de trabajo no solo en sus oficinas sino inclusive a veces a lo largo de varias ciudades o países, debemos tener cuidado que nuestro equipo tenga realmente lo que necesite, sin contar que se le haya asignado el tiempo suficiente para la realización de su trabajo.

En segundo lugar, lo que hoy se exige a nivel de las relaciones personales en las empresas ha cambiado la manera de trabajar todos los días. Por ello, ahora el equipo de trabajo debe tener un toque más personal por parte de quien los dirige. Cada persona es diferente, cada quien se comporta de manera distinta y eso hace que quienes dirijan a equipos de trabajo deban estar pendientes de las personas que lo forman y más aún, cada vez es más común que en la empresas se lleven a cabo estudios del tipo de personalidad del trabajador para ver de qué manera logra hacer más eficiente su trabajo. Hay muchas herramientas que se utilizan para ello y lo más importante aquí es que entendamos cómo se van a integrar entre ellos los diferentes miembros del equipo. Sabemos que hay gente que habla, otros que escuchan, otros que están siempre detrás de la acción viendo, mientras hay otros quienes asumen el liderazgo desde el mismo primer momento. Esto solo es señal que cada individuo, cada miembro del equipo, se comporta de una manera diferente y poco a poco va a ser responsabilidad del jefe, gerente o dueño de empresa entender la personalidad de las personas que trabajan diariamente con ellos.
Por otro lado debemos tratar de conocer un poco más a fondo a nuestro personal. No quiero con esto que se entienda que ahora vamos a tener una especie de vecindad en la oficina donde todos conocen lo que le pasa a los demás. Por el contrario, lo que hablo aquí es de un trato más personal e individualizado, tratando de entender las necesidades de los miembros del equipo. Hablando con ellos diariamente, conversando, conociendo sobre sus familias o sus preocupaciones, entendiendo sus necesidades y sus hobbies, o saber que leen para llegar a tener una conversación interesante sobre temas de actualidad. Son situaciones diferentes para algunos de nosotros pero que comienzan a tomar importancia a la hora de solicitar un trabajo eficiente y de calidad. ¿Cuándo fue la última vez que invitaron a almorzar a sus equipos de trabajo?

Hay varios mecanismos que se están utilizando hoy en día como elementos motivadores en el trabajo. Entre ellos tenemos, por ejemplo, cursos y seminarios, dictados a veces por gente externa pero en ocasiones por miembros del propio equipo que conozcan de algún tema en particular - esto es un gran motivador; hacer sesiones especiales de integración de los equipos, para lo cual existen facilitadores o coordinadores de actividades que logran sacar a la persona de su ambiente diario y ponerlos a pensar en temas diferentes; y aunque sencillo, algo muy especial es el reconocimiento que se le da a la persona o al equipo por un trabajo bien logrado, por un esfuerzo realizado o por un logro alcanzado. Un simple “gracias por el trabajo” puede hacer grandes diferencias.  
Cualquiera que sea la situación de la empresa, hoy en día como gerentes, dueños, líderes de la comunidad o simplemente miembros de un equipo, debemos siempre estar pendientes del aspecto motivacional que impulsa el buen trabajo y la generación de nuevas ideas. Lograr integrar a las personas debe ser una especie de meta diaria para cada uno. Todos somos miembros de algún equipo, bien sea en la oficina, la iglesia, el equipo deportivo con el cual jugamos o inclusive, nuestras propias familias. Debemos por ello darnos cuenta que todos, miembros, colaboradores o directores de un equipo, somos parte integral de los mismos, estamos obligados a trabajar por nuestro equipo y la gente que lo conforma y por ende, debemos ocuparnos sobre su motivación. El simple hecho de los términos que se utilizan ha venido cambiando. Para los que tenemos algunos años trabajando, cada uno de nosotros era un trabajador; hoy en día somos más bien  colaboradores. Y cabe señalar que hay empresas que van más allá, como Disney, que llama a todos sus empleados Cast Members 

Al final, debemos motivar continuamente. A veces no nos saldrá bien, pero lo importante es tratar y mejorar, y hacerlo de una manera sincera, no solo por hacerlo. Así lograremos que ese miembro de nuestro equipo se sienta más especial, mejor identificado con nosotros y con el trabajo que debemos llevar a cabo y, sobre todo, cada vez más motivado.

Seguiremos motivando!. LV