miércoles, 23 de octubre de 2013

Nelson Mandela: Inspirando a la Humanidad.

Nelson Rolihlahla Mandela ha sido uno de los mayores visionarios de nuestro tiempo.

Nacido de la familia real thembu, Mandela asistió a la Universidades de Fort Hare y Witwatersrand, donde estudió derecho. Su trabajo inicial lo llevó a involucrarse en la política anti-colonial y anti-racial desde los años 40, uniéndose a la ANC (Congreso Nacional Africano) y convertirse en un miembro fundador de la Liga de la Juventud. Trabajó como abogado, fue detenido y procesado en varias ocasiones entre 1956-61. Siempre comprometido con la protesta no violenta, luego de varias acciones contra el gobierno de aquella época, fue detenido en 1962, acusado de sabotaje y conspiración para derrocar al gobierno, y a raíz de ello fue condenado a cadena perpetua.

Mandela permaneció 27 años en prisión, primero en la isla de Robben, y más tarde en la prisión de Pollsmoor y prisión Victor Verster. Una campaña internacional presionó para su liberación, la cual fue concedida en 1990 en medio de la escalada de conflictos civiles en su país. Fue elegido presidente de Sudáfrica desde 1994 hasta 1999, siendo el primer sudafricano negro en ocupar el cargo y el primero elegido en una elección multirracial. Su gobierno se centró en el desmantelamiento del legado del apartheid a través de la lucha contra el racismo institucionalizado, la pobreza y la desigualdad, promovió la reconciliación racial y formó un Gobierno de unidad nacional en un intento de difundir las tensiones étnicas.

Como presidente, introdujo medidas para promover la reforma agraria, combatir la pobreza y ampliar los servicios de salud. Pasó luego a ser un estadista, centrándose en el trabajo de caridad en la lucha contra la pobreza y el SIDA a través de la Fundación Nelson Mandela. Ese fue el hombre público que fue Nelson Mandela para su país y el mundo. Pero Mandela fue más que eso. Fue, como dije al inicio, un visionario; un Líder como pocos, carismático, humilde, preocupado no por su bienestar personal sino por el de su país y luego por las causas en las que dedicó el resto de su vida pública. Fue un luchador incansable, que trató de darle soluciones, inclusive, a los conflictos más difíciles a los que se enfrentó.

Su visión de líder, educador y padre de su nueva patria, lo llevó a darle a su país y al continente Africano mucho más de lo que él solo podía. En el año 2002, creó la Fundación Mandela Rhodes Foundation, en conjunto con la Universidad de Oxford, en Inglaterra, para apoyar a estudiantes africanos que buscan hacer estudios de post-grado. Mandela llegó a ser visto como "una autoridad moral" con una gran "preocupación por la verdad". Fue conocido por buscar lo mejor para todo el mundo, desde sus familiares, amigos y aliados, hasta sus opositores políticos

Controversial durante gran parte de su vida, recibió el reconocimiento internacional por su posición anti-colonial y anti-apartheid, después de haber recibido más de 250 premios, incluyendo el Premio Nobel de Paz 1993, la Medalla Presidencial de la Libertad de los Estados Unidos y la Orden soviética de Lenin. Se le refirió a menudo por su nombre del clan Xhosa de Madiba o como tata, que a menudo se describe como "el padre de la nación".


Ya a sus 95 años de edad y desde hace muchos años es considerado como uno de los líderes más influyentes de nuestra época y un ejemplo que los jóvenes de hoy deben seguir. Su vida nos ha dejado muchas enseñanzas, sobre todo la de hacer el bien, nunca juzgar a nadie y trabajar lo más duro que todos podamos. Como mencioné antes, siempre perdonó a todos, inclusive a quienes lo pusieron por 27 años en la cárcel.

La Sud-Africa de hoy es muy diferente a la de hace 50 años, pero también muy diferente a la de hace tan solo 15 años. Los retos que hoy en día tiene esa nación, en lo económico, en lo político y en lo social son muy grandes y tanto su gobierno como sus habitantes deben tratar de hacer que el país regrese a los niveles de crecimiento que se tenían hace tan solo unos pocos años. Y eso está pasando hoy en día en demasiados países alrededor del mundo, sobre todo en nuestra América Latina.

En estas semanas y meses donde lo hemos visto luchar por su vida a esa avanzada edad, el recuerdo de Mandela siempre estará con nosotros; su sonrisa, su tranquilidad, su pasión y sus ideas visionarias, ya han comenzado a influir en la política internacional y en el cómo deben trabajar los políticos de este Siglo XXI, que no es más que trabajar para lograr el beneficio de todo su país. Eso ya lo hizo Mandela al haber sido el presidente de "todos", de los blancos y de los negros en uno de los momentos más cruciales de la historia de su país.

Un héroe para muchos y una gran inspiración para otros. Su sacrificio fue tan grande que logró que ahora se trabaje más por el progreso de la humanidad. Y a pesar de sus años de prisión, de su lucha continua y del gran sacrificio que tuvo que hacer a lo largo de su vida, nos enseñó a trabajar en función de los demás. Como escribiera el Presidente Barak Obama en el Prefacio del libro “Conversations with Myself”, que escribió Mandela en 2010: "But even when little sunlight shined into that Robben Island cell, he could see a better future — one worthy of sacrifice."

Aprendamos de su visión, de sus sueño por un futuro mejor, de su liderazgo y compartamos sus ideas para que nos puedan servir de guía y ayuda en nuestro camino.

“For to be free is not merely to cast off one's chains, but to live in a way that respects and enhances the freedom of others.”
Nelson Mandela

Seguiremos Motivando. Luis Vicente Garcia