martes, 12 de noviembre de 2013

Inspirando la Motivación

Yo ya no recuerdo cuando fue la primera vez que asistí algún seminario o algún tipo de curso que fuera de lo que estaba estudiando me permitía aprender y conocer de cosas diferentes. Puede haber sido cuando estaba al colegio o en los primeros años de Economía en la Universidad Católica Andrés bello. O puede haber sido, inclusive, cuando desde primaria acompañaba a mi papá a escucharlo mientras él dictaba alguna de sus conferencias magistrales que dio en su vida.

Les cuento todo esto pues para mí ha sido muy importante continuar aprendiendo y sobre todo aprender de cosas que uno no conoce. Durante los primeros años de mi carrera profesional ese aprendizaje se relacionaba con temas más técnicos en el área financiera, los cuales dieron paso más adelante para aprender sobre temas de franquicias, de comida y otras industrias y comenzar a finales de los años 90 a aprender sobre los temas de lo humano. Algunos que me conocen, que saben que soy economista y que trabajé 25 años en el mundo de finanzas corporativas, me preguntan el por qué me interesa tanto el comportamiento de la gente. Y para mi es algo muy sencillo; es el resultado de darme cuenta que la gente es la que hace que las cosas sucedan.

Ese suceder, que viene de una acción y que es el resultado de una decisión inicial es algo que puede resultar muy complejo. Podemos definirlo como queramos, desde aspectos psicológicos hasta técnicos, pasando por todo lo que tiene que ver con las emociones y el comportamiento que nos dirigen hacia una dirección determinada. Pero más allá de ello, para mí se resumen en dos palabras realmente importantes; la primera es la motivación y la segunda, la inspiración. Si mal no recuerdo, inclusive mis primeros artículos aunque de franquicias o finanzas escritos quién sabe si hace más de 15 años, comenzaban a tocar los temas de lo que significaba la motivación. Con el tiempo, como muchos saben y con el empuje de varios amigos, algunos de mis artículos comenzaron a ser difundidos como anexos a correos electrónicos hasta que en 2010 los comencé a publicar en mi Blog www.motivandoelfuturo.com siempre buscando orientarlos a temas relacionados con la motivación personal manteniendo siempre una actitud positiva.

Luego de tantos años uniendo el aprendizaje continuo con temas de motivación,  estoy totalmente convencido - como tantos otros - de que somos todos y cada uno de nosotros los que estamos obligados a auto motivarnos, a pensar en positivo, a actuar decididamente y siempre buscando el bienestar propio y de quienes nos rodean. Y es allí donde se une el haber decidido desde hace tantos años comenzar a asistir a cursos y seminarios para buscar esa inspiración que a veces tanto necesitamos con una motivación que nos lleva a hacer cosas impensables.

El pasado domingo 10 noviembre tuve la oportunidad de ir con mi hijo, así como tantas veces lo hice con mi padre, a un seminario realmente increíble llamado "Inspirando Lo Humano hacia el Éxito". Y es que el éxito es lo que cada uno de nosotros quiere que sea; tiene la definición que cada uno le da y se alcanza sólo si comenzamos a dar los pasos necesarios todos los días para lograr alcanzarlo. Y además de eso, es tener la confianza en nosotros mismos de que ese viaje o inclusive esa aventura que estamos iniciando o continuando, va a ser realmente exitoso.


Este domingo, todos los conferencistas dieron todo lo que tenían para enseñarnos a cómo mejorar y pensar en positivo; y nos dijeron, cada uno en sus palabras, lo que les comentaba anteriormente: todo depende de nuestra inspiración. Tuvimos a un Eli Bravo quien nos dijo que hay que hablar de inspiración para buscar los recursos que nos permitan vivir en este mundo y entorno actual tan complejo. Sharon Koenig, a quien admiro profundamente, nos dijo que tenemos que buscar el propósito de nuestra existencia entendiendo lo que son nuestros sueños y nuestra felicidad. Luego de todo ello, Maickel Melamed nos decía que debemos estar dispuestos a cambiar y a dar una vuelta en “U” para tener una nueva manera de pensar, de crear y de ser. El intermedio permitió interactuar con gente, compartir opiniones, relacionarnos y, en mi caso particular, conocer a gente realmente maravillosa, a estos grandes conferencistas que de verdad nos inspiran a seguir adelante cuando nos ratifican que vamos por el camino correcto, haciendo las cosas bien y reconociendo que todavía lo podemos hacer mejor.

La segunda mitad del evento comenzó enseñándonos un encuentro entre dos mundos cuando una orquesta de cámara entonaba piezas de música clásica que luego eran interpretadas por una banda de rock. Lo que eso nos da entender es que todos los estilos de ser y de pensar pueden coexistir y pueden vivir en armonía. El seminario continuó con dos intervenciones fabulosas. La primera de Horacio Saccoman, quien desde Brasil nos trajo una nueva perspectiva no sólo para mercadearnos sino además para atender a los detalles que son lo que en cierta manera nos permite entrar en sintonía tanto con las personas que nos rodean como con los clientes a quienes algunos de nosotros tenemos la oportunidad de ayudar y preparar para su futuro crecimiento. Y la noche cerró con Ismael Cala, a quien ya había tenido la oportunidad de oír anteriormente con su Arte de Escuchar, quien nos trajo una nueva visión, la visión de lo intangible, cuando unimos el valor de la armonía, la felicidad, de lo importante de nuestras familias y lo valioso de nuestro tiempo como elementos invalorables e intangibles de nuestra vida.

Y algunos se preguntarán por qué hago un resumen tan corto de un evento tan maravilloso; y la respuesta es muy sencilla. Primero, no me caben en dos páginas seis horas de frases maravillosas; y segundo porque lo que quiero transmitir es la importancia de que entendamos que todos podemos inspirar a los demás, que debemos estar dispuestos a permitir que nos inspiren continuamente y todo eso se resume en una sola frase: "ayudando a motivar la inspiración". En un mundo tan complejo, un entorno tan difícil y una situación actual que a veces no entendemos, debemos darnos un espacio para nosotros mismos, un espacio en el cual aprendamos a ser mejores personas y profesionales, a ser mejores ciudadanos, a inspirar a los que nos rodean e inclusive, a motivar a todos aquellos que sin ni siquiera saberlo, podemos estar motivando e inspirando con nuestras acciones, con lo que decimos o inclusive con lo que pensamos.

Gracias de verdad a estos seis magníficos ponentes que nos sacaron de una realidad y nos llevaron a conocer una posibilidad, nos transportaron de un mundo cotidiano a un mundo de sueños y que de alguna manera, a algunos de nosotros, nos ha permitido conocer que el éxito tiene mucho de lo profesional y también tiene mucho de lo humano y que depende exclusivamente de las decisiones que todos nosotros podamos tomar para hacernos altamente positivos y optimistas de aquí en adelante.

“Encontrar tu propósito no es buscar ni hacer más con tu talento, es encontrar tu lugar para arreglar esta cadena rota y ser el pequeño eslabón que ayudará a arreglarla."
Sharon Koenig

Seguiremos Motivando. Luis Vicente
@lvgarciag