lunes, 8 de junio de 2015

Hoy hubieras cumplido 85 años!

Dedicado a mi papá, Mauricio García Araujo,
a los 85 años de su nacimiento.
Junio 06, 2015

El seis de junio de 1930 nació de una familia muy sencilla, un niño a quien pusieron de nombre Mauricio. Hijo de Don Luis García Nebot y Carmen Elvira Araujo, creció en la Maracaibo de los años 30, muy distante de lo que son hoy las urbes capitalinas en América Latina. Por circunstancias de la vida se gradúa de economista en la ciudad de Nueva York y al terminar sus estudios se muda a Caracas. Allí comienza en la Creole lo que sería una muy exitosa carrera profesional de 60 años y donde conocería a mi madre, Irene Giliberti.

Una vida que dio como fruto cuatro hijos, a quienes se le agregaron cuatro hijos políticos y de quienes nacieron increíbles 14 nietos, quienes por la llamada globalización vivimos en países y ciudades diferentes, pero manteniendo el mismo cariño y la misma amistad de hermanos que siempre nos ha caracterizado.

Un padre ejemplar, un maestro, un guía, un excelente profesional, pero sobre todo, un amante de la sabiduría, la lectura, el conocimiento y las discusiones a fondo sobre las diferentes materias acerca de las que hablaba. Siempre dando su opinión (a veces tajante), persona de profundos pensamientos, supo anticipar las vicisitudes de las economías frágiles de nuestra América Latina. Estudioso, investigador en instituciones como la Universidad de Texas en Austin, el Wilson Center for Latin American Studies en Washington, DC, o miembro de un exclusivo grupo internacional de economistas bancarios por más de 20 años, explicaba los términos económicos con mucha claridad y sencillez. Invitado a dar conferencias en el FMI y eventos a nivel mundial, dedicó las últimas dos décadas de su vida al estudio de dos temas que siempre le apasionaron: las empresas familiares y el Renacimiento.

Sobre las empresas familiares, me decía, son el “fundamento de un gran crecimiento para el país.” Trabajó muchos años en fomentar el estudio de las empresas familiares en Venezuela sobre lo cual su familia, tuvimos el grandísimo honor, a un mes de su partida, que el ‘Instituto de Gerencia y Estrategia del Zulia’ (I.G.E.Z.) le pusiera su nombre, Mauricio García Araujo, a su Cátedra de Empresas Familiares. Amigo del Dr. Uslar Pietri y del Dr. Fernandez Morán, siempre hablaba de la importancia de tener clara la Visión de Futuro de un País, algo en lo que verdaderamente fallamos hoy día.

Primer Director de la Cátedra Arturo Uslar Pietri de la Universidad Metropolitana en Caracas, se muda a Maracaibo, su ciudad natal a tan solo un año de su fallecimiento. Fue como regresar a sus orígenes y allí hace tres cosas que para él fueron maravillosas. La primera, reencontrarse con la ciudad de su juventud, a la cual había dejado según él siempre nos contaba a sus 16 años; la segunda, trabajar sobre nuestra amada Venezuela, para lo cual diseñó el Seminario “Venezuela ante los Retos del Siglo XXI”, el cual nunca pudo ver realizar pero que gracias a la ‘Universidad Rafael Urdaneta’ fue impartido en la Escuela de Ciencias Políticas; y tercero, se pudo dedicar a estudiar y entender cómo la mente Renacentista de da Vinci y Miguel Angel, entre otros, crearon el inicio de un gran movimiento de creatividad e innovación que como me decía… “no podemos permitir que se detenga.”


Hoy hubieras estado cumpliendo 85 años; hoy hubieras seguido contribuyendo al desarrollo del conocimiento; hoy seguirías estando muy orgulloso del logro de tus nietos y de tus enseñanzas. Por ello, papi, en el día de tu 85vo cumpleaños, gracias y mil gracias más; pues con tu ejemplo, perseverancia, entereza y espíritu de esa mente del hombre inconforme de la cual tanto nos hablaste, nos enseñaste a ser visionarios, a creer en la libre empresa, a impulsar a la unión y el desarrollo de la familia y a siempre estar en la búsqueda de una mejor educación, de un mayor conocimiento, de un mejor porvenir y de un mejor futuro.