jueves, 8 de octubre de 2015

Una semana Nobel!

Estamos en una semana maravillosa: la semana en la cual se anuncian los ganadores de los Premios Nobel. 

La historia de Alfred Nobel es una historia llena de retos y oportunidades, desde las amenazas generadas por su mayor invención – como lo fue la pólvora – hasta el camino que lo llevó a dejar ese gran legado que hoy anticipamos y celebramos en todos los rincones del planeta.

Hace unos años, mi esposa, hijos y yo visitamos el Museo Nobel, ubicado en la espectacular ciudad de Estocolmo, Suecia. Pasamos horas leyendo las historias de los diferentes ganadores, escuchando las distintas conferencias que allí se presentan y, sobre todo, teniendo la oportunidad de leer acerca de la vida de las personas que han generado cambios, que han logrado cosas inimaginables, que han hecho y siguen haciendo una gran diferencia en nuestras vidas.

Todas estas personas han logrado alcanzar cosas muy diferentes, creando, innovando, pensando distinto y haciendo nuevas cosas en una gran variedad de áreas que existen en nuestro mundo. Algunos crearon teorías que luego fueron probadas; otros se basaron en estudios previos de investigadores y científicos inclusive en otras ramas de la ciencia, la medicina, la literatura.

Crear, crecer e innovar son el resultado de grandes esfuerzos; son hechos que en la mayoría de los casos surgen como resultado de años de investigación, publicaciones y más estudios. Y muchos de sus hallazgos han servido para seguir explorando y evolucionando en todos esos temas que afectan a la humanidad.

Con ellos vemos algo muy especial: que sí hay esperanza, crecimiento y oportunidades. 

Si bien es cierto que existen dificultades o tropiezos, en muchas ocasiones ellas nos empujan a seguir hacia adelante, corrigiendo nuestro rumbo. La vida es un cúmulo de oportunidades que aprovecharemos mucho más si decidimos enrumbarnos en el proceso de mejoramiento continuo.

Felicitaciones a quienes con su trabajo, esfuerzo y apoyo de sus equipos excepcionales esta semana serán galardonados con el Premio Nobel. Serán justamente reconocidos.