domingo, 8 de julio de 2018

Lecciones Gerenciales del Mundial de Futbol


Hay como es natural, una gran emoción por el Mundial de Futbol en este 2018. Cada cuatro años se reúnen las mejores selecciones de todo el planeta con una sola meta, ganar el trofeo de la Copa Mundial de la FIFA que posiciona al equipo como la mejor selección del mundo en ese momento. Estrategias, entrenamientos, cambios de último minuto, juegos amistosos, logística, traslados, descanso de los jugadores, rendimiento físico y otras consideraciones son analizadas cada minuto por el equipo y su tren directivo junto con los directores técnicos de cada selección; todo ello antes de viajar a la sede donde se disputarán los juegos del mundial.

Cada Director Técnico se considera en ese momento un arquitecto de su propia estrategia, inteligente, audaz y preciso, lo cual ha hecho que haya logrado reunir a un excelente grupo de jugadores y staff para el equipo que espera se lleve no solo el trofeo sino que alcance la gloria mundial. Y gran parte de esa preparación y esa visión de ser ganadores viene desde la designación (contratación para las empresas) del staff y la selección de los jugadores, hasta la definición y planificación de los entrenamientos y las estrategias hasta el practicar y llevar a cabo la más perfecta de las jugadas. Y así los equipos se encuentran en un riguroso programa de entrenamiento y de generación de un alto desempeño permanente para lograr el máximo rendimiento que se espera para los 30 días del torneo, ya que solo llegarán a la fase final los más preparados, los que tengan mejores técnicas y que logren engranar al mejor equipo. Es como un gran juego de ajedrez a escala mundial.

Es por todo esto que hoy vemos al director técnico de cada selección como un excelente gerente y un gran líder. Si es cierto que hay equipos más famosos que otros, o selecciones con mejores jugadores que ya son favoritas, pero como dicen, la pelota es redonda, siempre hay sorpresas y todo puede pasar en el campo de juego. Ya las jugadas han sido repasadas una y otra vez y lo que se desea es conocer a sus oponentes, anticiparse a las posibles situaciones y verse disputando el juego de la final.

Si bien no soy fanático del futbol, si disfruto lo que significa el mundial: los preparativos, las eliminatorias, los juegos, las estrategias, los cambios y como se van definiendo las fases desde las rondas eliminatorias hasta la final; y sobre todo disfruto de la emoción, anticipación y pasión que todo ello genera. Y por supuesto de allí saco algunas lecciones gerenciales que pueden ser útiles pues el deporte nos enseña, de manera intensa, lo que se necesita para gerenciar y liderar una empresa, una escuela o una fundación en el dinámico y cambiante mundo de hoy; en otras palabras, nos enseña a mantenernos en un nivel de máximo rendimiento.

Sabemos que hay que hacerlo de manera eficiente y ello se hace a través del talento humano en la organización. Un líder necesita ser capaz de pronosticar el futuro; necesita conocer a su personal mejor que nadie; necesita entender los desafíos que vienen, las oportunidades que se presentan y estar listos para hacer la llamada - make the call – o mejor dicho, tomar la mejor decisión durante el juego, lo que ayudará a su equipo y su empresa a tener éxito. Ante la pregunta ¿Qué estás haciendo día a día para asegurarte que como entrenador o líder estás listo para tomar la mejor decisión durante el juego?, ¿cuál es tu respuesta?

Toda la empresa debe funcionar a la perfección, desde operaciones, hasta mercadeo, entrenamiento, o finanzas y HR, ya que todas son importantes para el éxito de la organización. Y en esto, el líder debe estar viendo a su equipo desde todos los ángulos y entendiendo las fortalezas y debilidades de cada jugador. Para hacerlo, los líderes deben desarrollar una serie de elementos importantes que son la clave para el éxito: (a)  reclutamiento inteligente, (b) pensamiento estratégico, (c) motivación diferenciadora y (d) hacer de todo un esfuerzo colectivo.

Todo cambio es complejo; inclusive retador, pero para iniciarlo, todo lo que tienes que hacer es dar el primer paso y "es con una actitud decidida y determinada que todo lo que vamos a afrontar se puede hacer de una manera positiva y así tomar las acciones necesarias para abordar, iniciar y comenzar a tomar medidas en la dirección correcta."

Pensar con un enfoque de rendimiento y comenzar a tomar las decisiones correctas con una mentalidad positiva y decisiva, le permitirá a toda empresa crecer y brillar en el medio de una creciente competencia mientras desarrolla al máximo a su personal. Y esto lo hacemos cuando logramos que cada uno de los miembros de nuestro equipo sea cada vez más fuerte, desarrollando mejores aptitudes y mayores habilidades.

El sueño de cualquier coach deportivo que comienza a dirigir un nuevo equipo; el de un emprendedor que quiere convertir en realidad su idea; o el de un gerente que entra a dirigir una empresa que necesita cambiar, se logra a través de una transformación exitosa con una nueva visión que le permita levantar el trofeo en el área en la que te desempeñes, desde el trofeo de la copa del Mundo o del éxito de nuestras empresas. Y al final, todos somos de los  visionarios que se atreven a tomar riesgos, que ven más allá de las limitaciones y que nos rodeamos de gente talentosa con hábitos de máximo rendimiento.

Luis Vicente García Giliberti

Ventajas de dormir mas largo los fines de semana

Llega un momento en el que, aunque no nos demos cuenta, nuestro cuerpo nos envía señales de cansancio y agotamiento físico, pero en o...