domingo, 15 de noviembre de 2020

The Dodgers Way in 2020


Ocho años; sí, ocho años llegando a la postemporada. Fueron ocho títulos divisionales consecutivos; con este, tres veces campeones de la Liga Nacional. Llegaron al Clásico de Otoño en 2017 perdiendo frente a los Astros de Houston y lo volvieron a hacer al año siguiente, perdiendo en casa, ante los Boston Red Sox.

Si vemos las estadísticas, quizás esta no fue la sequía de campeonatos más larga en la historia del béisbol; tampoco de las más traumáticas que haya vivido un equipo o sus fanáticos. Pero de lo que si estamos seguros es que la frustración de estar tan cerca de un triunfo como este en la MLB y de no lograrlo en siete años consecutivos, es algo verdaderamente preocupante para cualquier equipo profesional.

Pero en este 2020, en este extraño y convulsionado año, los Dodgers de los Ángeles se convirtieron en los campeones al ganar la Serie Mundial en 6 juegos frente a los Tampa Bay Rays. Fue la primera vez desde aquella temporada de 1988 cuando comandados por el célebre Tommy Lasorda, le ganaron en cinco juegos a los Atléticos de Oakland dirigidos en aquel entonces por Tony La Rusa, dos de los grandes managers de todos los tiempos. 

La del 2020 será una temporada para el recuerdo. La temporada regular completa de 162 juegos, originalmente programada para comenzar el 26 de marzo, fue inicialmente pospuesta y luego se anunció que la misma sería reducida por efectos del COVID-19 a tan solo 60 juegos. El spring training fue suspendido, reanudado después el 1 de julio y rebautizado como "Summer training". Con un torneo de postemporada ampliado de 16 equipos, todos los juegos menos la primera ronda se jugaron en sitios neutrales. Los estadios estaban vacíos, en los cuales vimos por TV figuras sentadas que semejaban a los fanáticos; esos eran buenos efectos por lo menos para quienes veíamos los juegos por la televisión. Nuevas reglas y cambios en los formatos de los juegos, incluyendo sus horarios, fueron implementados. Los viajes entre Canadá y los Estados Unidos para los juegos de los Blue Jays fueron modificados para reducir los viajes a través de la frontera. Y adicionalmente, los protocolos de bio seguridad implementados por la MLB fueron tan rígidos y estrictos que solo tuvieron un caso sospechoso en el último juego de la serie mundial después de 58 días sin haber tenido ningún contagio. En resumen, en un año de cambios como en todo, también la MLB y todo el baseball fue impactado.

Pero regresando al tema de los Dodgers y su triunfo en la serie mundial, creo que nos sirve para pensar y reflexionar sobre tres temas que creo que son importantes hoy: la gerencia, el equipo y la tenacidad.

En primer lugar, no solo fue éste su octavo viaje consecutivo a la postemporada, sino que terminaron con 32 años de desilusión y con el cual, ya son siete los títulos mundiales para los Dodgers. En estos ocho años adquirieron una nueva gerencia y con ellos a un nuevo Manager, Dave Roberts, quien fue jugador profesional durante 10 años y ha sido manager de los Dodgers desde 2016. Y Roberts fue necesario para unirlo todo, guiando al equipo a través de una temporada compleja, con un buen enfoque, alineado con nuevas metas, ayudando a sus jugadores a manejar la presión, manejando a un equipo muy valiente y manejando muy bien la rotación de sus pitchers. Y es que a veces se necesita bien una nueva gerencia o un nuevo enfoque en la estrategia para alcanzar las metas.

En segundo lugar, Roberts dirigió al equipo al mejor récord de temporada regular en las Grandes Ligas por segunda vez en sus años como mánager. Y eso se debió también a un cambio en el roster del equipo. Un cambio en el roster equivale a un cambio en el personal de nuestra organización, lo cual a veces es más que necesario. Los Dodgers construyeron su lista de jugadores para llegar a esta Serie Mundial a través del free trade (intercambios), agentes libres y el draft, pero principalmente a través de su sistema de granjas. Los equipos deportivos exitosos adquieren talento a través de todas las vías disponibles. De la misma manera una empresa entrena a su propio personal, contrata a jóvenes recién salidos de las universidades y contrata a personal ya con experiencia. Y de todos se nutren las empresas. Lo que si es importante saber es que llega un momento en que ningún jugador de equipo es indispensable, pues si no rinde lo pueden cambiar.

Y en tercer lugar la tenacidad, que es esa fuerza que nos impulsa a continuar con empeño y sin desistir en algo que se quiere conseguir. La tenacidad implica esfuerzo, empeño y resistencia. Y los Dodgers lograron la victoria, con una gran tenacidad. El pitcher Julio Urías de 24 años fue el último de siete lanzadores de Los Ángeles en el Juego 6, logrando los últimos siete outs sin ceder un hit. ¿Cómo se logra eso?  Pues con tenacidad, que puede ser entendida como la actitud que nos impulsa a resistir ante las adversidades. Es dedicación y sobre todo constancia, pero en especial, es haberse preparado para dar lo mejor de sí en los últimos siete años para conseguir el triunfo ya en el octavo intento.

Hay muchas razones por las que este equipo de los Dodgers tuvo éxito en la postemporada cuando los siete anteriores no lo lograron. Pero como  le dijo Cody Bellinger, right fielder del equipo, a la revista Sports Illustrated: 

"Creo que hemos estado allí antes y no había forma de que pudiéramos perder de nuevo. No había manera. Y cuando estábamos deprimidos, nunca dudamos de nosotros mismos. Es solo el talento que tenemos. Confiamos en nosotros mismos".

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hay que dar lo mejor de lo que uno es.

  Hay que dar lo mejor de lo que uno es Por: Inés Muñoz Aguirre El responde con la velocidad con que es de suponer que se mueven sus pensami...