domingo, 28 de noviembre de 2010

Motivando a los Lectores

Como todos los meses, dedico la última entrada del mes a alguien que me mande sus escritos y que quiera compartir con nosotros - los lectores de este BLOG de Motivación - algo que nos inspire, algo que nos motive a ser mejores, a buscar algo nuevo, a insistir en seguir adelante, no importa que fuese lo que esté pasando en este momento. Aquí les dejo un escrito sobre las IDEAS que nos manda Luis Alberto Hernandez, quien ya ha compartido IDEAS anteriormente con nosotros. Léanlo y tengan siempre buenas y productivas ideas.
Feliz semana para todos y seguiremos motivando.
Luis Vicente

IDEAS

Autor: Luis ALberto Hernández Urdaneta

Estos últimos días he realizado ciertos “ajustes” o modificaciones a los capítulos de mi libro “Siéntate conmigo”, donde la protagonista es mi hija, en un principio la idea era explicarle a Marú como era la vida desde mi punto de vista, tratar de explicarle ciertos temas de manera que una princesita de cinco años los entendiera, por su puesto que a medida que avanzaba en los capítulos caí cuenta que no tenía ni IDEA de lo que hacía. Llegó un momento en que el libro a pesar de que yo sabía que quería transmitir, las IDEAS no llegaban y me trancaba en el escrito de manera que parecía en momentos incomprensible para un lector diferente a un familiar de Marú. Entonces manejando de regreso de mi trabajo a casa, se me vino a la mente una IDEA, así pues que me orillé y anote en mi teléfono lo que pensé podría ser la solución a mi problema, y CLAAAROOOO el problema es que nosotros los adultos no tenemos mucho que enseñarle a los niños, y les explico el por qué, ¿quien quisiera en medio de su sano juicio tener una vida estresada, con poco tiempo para el disfrute, sin poder ver tu programa de TV favorito, estar pendiente de un montón de cuentas y de las preocupaciones propias del trabajo?, NADIE, mucho menos un niño quien vive en base a un UNIVERSO repleto de IDEAS todas fantásticas y maravillosas, entonces me dije.. fácil!!! Tengo una IDEA, y comencé a preguntarle a Marú que ideas tenía ella para mi libro, y comencé a dejar que fuese ella quien me enseñara como ordenar mi libro, comencé a dejarme llevar por sus ideas y así fue, ahora siéntate conmigo tiene la forma y la IDEA que yo buscaba.

Así pues, una IDEA viene sin ser llamada por lo que la recomendación de tener un lápiz y papel a mano o cualquier otro medio para tener plasmada la idea que llegó de pronto es totalmente válida, y así también les digo que las IDEAS son en muchos casos la solución a un problema, y para mi particularmente conversar e intercambiar IDEAS con Marú es una bella fuente inagotable de posibilidades para la solución de muchos problemas en mi vida cotidiana.

Desde mi punto de vista como ingeniero, una IDEA es solo el principio para formar una gran solución. Me explico: muchas veces el trabajo con maquinarias que no pueden detenerse llamémoslas de producción continua, la presión se hace enorme ya que la responsabilidad para el jefe encargado es realmente importante; de él depende en gran porcentaje que la empresa produzca lo necesario para el bienestar de sus empleados y para el progreso de la empresa en sí misma. De esta manera esta persona debe de tener las IDEAS a la orden del día. Cuando el equipo (la máquina)falla, la IDEA debe ser inmediata para la solución del problema y entonces después del equipo quedar en funcionamiento viene lo mejor de todo… La evolución de la IDEA, el análisis de la falla, la solución y cómo mejorarlo para que no ocurra de nuevo. Así pues que anímense a tener IDEAS, ellas no mueren al instante; al contrario, crecen, evolucionan y se convierten en soluciones asombrosas que hacen que el ser humano logré maravillas en este planeta que bien necesita de las buenas IDEAS para salvarlo para bienestar de todos. Les dejo un extracto de un capitulo de siéntate conmigo para que vean como los niños tienen IDEAS simples y efectivas mejores que nosotros los adultos.

¿Dónde termina el mar?


Primera pregunta. ¿Difícil no? Quizás científicamente podríamos dar juicio a esto y responder con facilidad que no existe un lugar de inicio o fin para el océano, creo que nadie tiene la razón sobre esto, y tendríamos que pasar mil años estudiándolo para saber a ciencia cierta la realidad del tema. Para María José un domingo de playa le bastó para responderse a ella misma con claridad esta pregunta, ya que cuando me pregunto me vio con muchos problemas para responderle a esta incógnita de manera que ella entendiera, pero fíjense que fácil le resulta a los niños decir esto: “Papa el mar comienza aquí en esta orilla, y mira ¿ves? Allá lejos donde esta ese barco termina, o sea que aquí donde yo estoy es todo el mar”, entonces pensé, nosotros los adultos deberíamos de ver nuestros problemas de esa manera, empiezan donde los vemos y termina hasta donde nos alcanza la vista y sería suficiente. Pero muy al contrario hacemos de nuestros problemas un mar infinito en el que navegamos y navegamos sin ver nunca tierra firme, por eso los niños son capaces de reír todos los días, para ellos los problemas no trascienden más de los necesario, por el contrario nosotros los adultos hacemos de nuestros problemas un universo sin fin en el cual mientras más buscamos mas conseguimos, de manera que a veces perdemos mil maravillas a nuestro alrededor que siempre están esperando por nosotros y que no vemos ni disfrutamos jamás por estar buscándole solución a ese problema.

Ahora a veces veo los problemas como el Mar de María José, empiezan en esta orilla y llegan hasta donde termina ese horizonte, de manera que “encierro” los problemas en un área determinada donde le puedo dar “caza a la solución”. Por lo general lo simple es siempre la mejor solución, y parece mentira pero siempre esta donde buscamos de último. Los invito a pensar como María Jose cuando estén frente a sus problemas de manera que no hagan de un vaso de agua un mar interminable donde se cansen de nadar y nunca puedan ver la orilla que están buscando.

Un abrazo y buenas IDEAS para todos.

jueves, 25 de noviembre de 2010

Cosas que pasan ..........

Hay cosas que pasan y que no tienen explicación alguna; hay situaciones complicadas que no sabemos cómo se enredaron tanto; hay cosas que bueno, solo pasan………..


He podido leer mucho acerca de eventos, acerca de situaciones y la conclusión de la mayoría de los autores es que no es lo que nos pasa lo que nos afecta, es cómo interpretamos lo que nos pasa lo que nos llega a afectar en el futuro. Y es allí donde quiero que se detengan por lo menos un minuto. El sol sale todas las mañanas, hay lluvia de vez en cuando o mucha dependiendo de la zona donde se viva. Vivimos en zonas montañosas o planas, pero cada quien decide como vivir su vida. Unos se quejan de que hay mucho que caminar mientras otros quieren más terreno para hacer ejercicio. Unos decimos que tenemos trabajo para 16 o 18 horas al día mientras algunos a las 4:30 pm ya están recogiendo sus cosas para irse a casa (¿será que no les interesaría pedir un poquito más de trabajo para aprender un poco más?). Una vez escribí un artículo que titulé Todo depende de la Perspectiva. Todo lo vemos bajo una perspectiva diferente y lo que nos pasa depende de la situación, pero el cómo vemos, interpretamos y vivimos cada situación que nos ocurre depende de la perspectiva que le demos cada uno de nosotros. Ya lo habrán adivinado: depende de nuestra actitud. Algunos me dicen “es que soy depre”; otros me preguntan “¿de dónde sacas tanta energía?, unos me dicen “es que no lo puedo hacer”, mientras que hay gente que le pide a otros que se queden más tranquilos. Yo creo que lo que uno haga, la perspectiva que le de a lo que le sucede y la actitud que tome al respecto está en la naturaleza de cada uno de nosotros, de la motivación que llevemos por dentro, de nuestra actitud personal que al final siempre debe ser una actitud positiva. Pensemos positivamente. Actuemos positivamente. No nos cuesta nada. Es solo cuestión de actitud.

Un compañero del colegio (no saquen la cuenta de los años…) quien acaba de atravesar por una situación familiar difícil nos mandó a un grupo de amigos un escrito de Walt Disney que quisiera compartir con ustedes y que espero que les guste:

“Un día decidí triunfar...”
“Decidí no esperar a las oportunidades sino yo mismo buscarlas;
decidí ver cada problema como la oportunidad de encontrar una solución;
decidí ver cada desierto como la oportunidad de encontrar un oasis;
decidí ver cada noche como un misterio por resolver;
decidí ver cada día como una nueva oportunidad de ser feliz;
aquel día descubrí que mi único rival no eran más que mis propias debilidades,
y que en estas está la única y mejor forma de superarnos;
aquel día dejé de temer a perder y empecé a temer a no ganar;
descubrí que no era yo el mejor y que quizás nunca lo fui,
me dejó de importar quien ganara o perdiera,
ahora me importa simplemente saberme mejor que ayer.
aprendí que lo difícil no es llegar a la cima, sino jamás dejar de subir;
aprendí que el mejor triunfo que puedo lograr es poder llamar a alguien “amigo”;
descubrí que el amor es más que un simple estado de enamoramiento,
"el amor es una filosofía de vida";
aquel día dejé de ser un reflejo de mis escasos triunfos pasados
y empecé a ser mi propia tenue luz de este presente;
aprendí que de nada sirve ser luz si no vas a iluminar el camino de los demás;
aquel día decidí cambiar tantas cosas...
aquel día aprendí que los sueños son solamente para hacerse realidad;
desde aquel día ya no duermo para descansar...
ahora simplemente duermo para soñar”
Walt Disney


Seguiremos motivando.
Luis Vicente

sábado, 20 de noviembre de 2010

Ideas y sueños

Normalmente hay una o varias ideas o sueños que nos rondan en la mente. Algunas de estas ideas son vagas mientras que otras necesitan un poquito de ayuda. Pues esta claro que lo más importante en estos momentos es darnos cuentas de que muchas veces necesitamos enfocarnos y darle claridad a nuestras ideas y a nuestros pensamientos, cosa que no es nada fácil.

Walt Disney dijo una vez, "Un sueño es un deseo hecho realidad". Pero vayamos mas allá. Un sueño es algo que nosotros queremos y por ello estamos obligados a darle forma y contenido. Nuestras mentes están llenas de palabras, listas, ideas, planes, de sueños, de pensamientos, de actividades, de compromisos previos o futuros y de tantas otras cosas que pocas veces nos detenemos a pensar lo que realmente debemos y tenemos que hacer para lograr hacer realidad nuestros sueños y así nuestras metas, nuestros objetivos. Y así vamos, aunque sea mentalmente, haciendo una lista de todas aquellas cosas que no nos permiten alcanzar nuestros sueños, menos tener un plan para ello.

No quisiera sonar simplista pero todo tiene una metodología, unos pasos que si se siguen, aunque no garanticen el Éxito si por lo menos nos alcanzarán a él. Creamos en nosotros mismos, creamos en lo que queremos y en nuestros sueños y pongamonos a trabajar en ellos. Uno por uno, ya que si tomamos varios a la vez nos complicaremos un poco más de la cuenta. ¿Quien creerá en nosotros mismos si nosotros no lo hacemos? La respuesta más que obvia nos lleva a pensar que somos nosotros quienes debemos actuar y pensar, quienes debemos orientar nuestras actividades hacia lo que queremos y hacia nuestros sueños, nuestras metas.

Si deseamos un trabajo mejor, no hay que abandonar el trabajo que tenemos, tenemos que esforzarnos más y buscar uno mejor; si no tenemos trabajo, debemos esforzarnos más aún, debemos hacer otras cosas como planificar más, ser más proactivos, saber mercadearnos (ya que en ese momento, buscar trabajo es un trabajo de 24 horas) y hacer cosas nuevas, en otras palabras, no estancarnos. Si tenemos nuestro trabajo ideal, debemos trabajar y esforzarnos más aún ya que solo innovando seremos creativos y mantendremos todo lo que hemos creado en nosotros, en nuestro equipo de trabajo y en los resultados que generamos. Lo mismo sucede si estamos estudiando o si ya estamos retirados. Nunca debemos bajar la guardia sino más bien, siempre debemos estar alertas, atentos y a la búsqueda de nuevas oportunidades de aprendizaje, de conocimiento, de lectura y de tantas cosas que nos mantengan alerta, que nos mantengan vivos, que nos permitan disfrutar la vida.

Crean en sus sueños y tomen acción sobre ellos. Decidan que van a hacer para alcanzarlos, pero pongan metas realistas. No quieran construir un edificio de 60 pisos sin saber hacer una pared. Poner los sueños en acción solo significa que ya no son solo ideas en nuestra cabeza. Definamos lo que queremos, seamos claros, pongamos metas y sobre todo, hagamos un plan para alcanzarlos. De lo contrario solo seguirán siendo sueños.

"He visto a gente llegar más lejos en la vida con pasión y con entusiasmo
que a veces con experiencia, conocimiento y toneladas de dinero"
Marcia Wieder (escritora)

lunes, 15 de noviembre de 2010

Reflexionando sobre el Exito y Otras Cosas Importantes

Antes que nada debemos aclarar algo muy importante, ¿qué es en realidad lo verdaderamente importante para cada uno de nosotros? Como me dijo un profesor una vez, “ajá, Sr. García, ¿y ahora qué hacemos?” Lo más fácil es determinar lo que es importante para nosotros; lo segundo es determinar qué es lo “verdaderamente” importante para nosotros, pero lo crucial es decidir ¿qué hacemos o haremos al respecto?. Y es allí donde ese ahora qué hacemos toma su real importancia. Como siempre estas son solo reflexiones personales. Algunos estarán de acuerdo conmigo y otros en desacuerdo. Eso es lo bonito de poder expresar opiniones, de poder escribir lo que pensamos o como dije una oportunidad anterior, pensar lo que decimos.


Pues pasemos al asunto que nos concierne en este artículo y veamos qué es lo importante. Será el amor?, el éxito?, el desarrollo personal? el tener un sentido de pertenencia?, el que no me olviden?, el saber que me quieren o que yo quiero a alguien?, el tener una trabajo estable?, el disfrutar de un hogar confortable o de mi familia así tenga poco tiempo para hacerlo? Puede que cada uno de nosotros nos relacionemos con una, varias o ninguna de las cosas que indico en esta lista de cosas que pudiera considerar importante; o mi lista pudiera ser diferente, es decir, tener otras prioridades. O será que lo que quiero es fama y dinero? O lo que el dinero puede comprar? Como ven, hay una gran gama de cosas que pueden ser interpretadas como objetos o sentimientos que al final me dan o me generan la sensación de lo que yo realmente quiero.

Jim Rohn, a quien he leído bastante dijo una vez que el Éxito NO lo es todo, pero que a la vez si lo entendemos, el Éxito SI lo es todo . Sin ánimo de querer repetir las palabras del Sr. Rohn, él a lo largo de su análisis desarrollaba la tesis que el Éxito se deriva de un serie de elementos que una persona ha ido obteniendo a lo largo de su vida, como por ejemplo, que necesitamos ser exitosos para sobrevivir en un mundo tan competitivo, y que luego debemos florecer en cada parte de las etapas de nuestra vida para demostrar no solo que somos capaces de poner en práctica lo que aprendimos sino que a la vez somos capaces de mejorarnos continuamente. Pongamos como ejemplo las cuatro estaciones durante el año (mayormente conocidas para los que viven o han estado en los hemisferios norte o sur). Hay que aprender a usar las herramientas que nos provee el suelo (nuestro cuerpo y nuestra mente), sembrar las semillas (léase el aprendizaje) en el momento oportuno, regarlas y alimentarlas (aprendizaje continuo), para oportunamente cosechar los resultados (ser Exitosos) y lograr “mantenernos” tanto a nosotros mismos, como a nuestros seres queridos y a quienes nos rodean o quienes puedan eventualmente necesitar de nosotros.

Por otro lado debemos aprender de nuestro pasado, no de nuestros errores. Uno de los cambios más importantes que viví cuando pasé de la industria de la manufactura a la industria de los servicios es que los errores se veían de manera diferente. Mientras que en una fábrica o planta se veían como errores o fallas, en el área de los servicios éstas se veían como áreas de mejoras o áreas de oportunidad. Entonces nos debemos preguntar ya como adultos, en qué me puedo mejorar a mi mismo? Puedo mejorar mi salud? mis finanzas? mi economía personal? mi nivel educativo? el tiempo que paso con mi familia o la calidad del tiempo que paso con ellos? Es decir, puedo llegar a ser mejor de lo que soy o estoy hoy, en cada una o en una sola de éstas áreas o de cualquier área que nos propongamos? La respuesta tiene que ser un SI rotundo. No es un ya veremos que tantas veces se oye por allí, no es un trataré; es un SI seré mejor, sí estaré mejor, sí lograré mejores cosas, en lo personal, en lo familiar, en lo profesional o en lo que de verdad yo quiera. Esto último es importante: ocurrirá solo si yo lo quiero, no si voy a tratar, no si lo voy a intentar, no si voy a pensarlo. Va a ocurrir si, y solo si yo quiero que suceda. Es una cuestión de ACTITUD. Es algo que hay que gritarlo, resaltarlo más allá de lo que los cuatro vientos. Si, es Mi Actitud, es Mi Motivación, es Mi forma de ser, es saber lo que quiero, es la filosofía básica de mi vida. Pero también es entender que no es de inmediato, no va a ocurrir ni hoy ni mañana, ni probablemente el mes que viene. Va a ocurrir a lo largo del tiempo, en tres, seis o 12 meses. Si, éstas primeras semanas o meses serán difíciles (pregúntenle por ejemplo a alguien que ha perdido 20/30 kilos), pero una vez pasada cierta meta, una vez alcanzados ciertos objetivos, previamente definidos, las cosas comienzan a salir mejor, de manera más fácil, “smoother” como se diría en inglés. Algunos dirán que soy un poco joven para saberlo (otros que soy muy viejo), pero lo escribo en parte por experiencia personal y en parte por las observaciones de quienes me rodean o han rodeado en mis años de trabajo o de vida familiar. ¿Se acuerdan de las olimpíadas de Atlanta de 1996? Pues el equipo femenino de USA de gimnasia le ganó por primera vez en la historia a Rusia gracias a que Kerri Strug decidió hacer el último salto en el potro para ver si podía darle el único chance a su equipo de ganar. Pero ¿y que es lo relevante aquí?, lo hizo con un pie y un tobillo fracturados de un salto previo, cayendo a esas velocidades que las gimnastas caen pero sólo en su pie sano (los invito a que lean la historia). Eso es Motivación, eso es Actitud, eso es ÉXITO.

Y al final el Éxito es eso, es darnos cuenta de que podemos mejorar, en lo familiar, en lo personal, lo espiritual, lo profesional, en nuestros conocimientos, en cómo tratamos a la gente, en aceptar la ayuda que otros nos proporcionan, o en tantas cosas que eso es lo importante, eso es lo verdaderamente importante. En ser positivos, en ser optimistas inclusive ante las mayores adversidades. Creo que las cosas verdaderamente importantes en la vida no son un destino, son un proceso de evolución que vamos alcanzando poco a poco, a veces sin darnos cuenta nosotros mismos mientras dejamos huellas en los demás.

Seguiremos motivando.....

domingo, 7 de noviembre de 2010

¿Qué es la MOTIVACION?, Pregunta difícil pero con una respuesta fácil.

¿Alguna vez se han preguntado cómo hace una persona para mantenerse motivado? Es más, cómo le explicamos a alguien ¿qué es la motivación? La verdad es que depende de quien es ese alguien, pues es muy distinto explicarle el término motivación a un niño de 8 años que a una persona de 35 años.

Si nos vamos con los adultos, podemos dar toda clase de explicaciones, de definiciones, de teorías hasta llegar a confundirlos tanto que podemos inclusive desMOTIVARLOS!! Pero si hacemos las cosas sencillas les podemos dar una explicación para que al final si entiendan su significado. La definición que siempre trato de utilizar es la que nos indica el Diccionario de la Real Academia Española que nos dice que la Motivación es "El ensayo mental preparatrio de una acción para animar o animarse a ejecutar con interés o diligencia". Obviamente ésta no es una definición fácil de entender. Es un ensayo o preparación mental, lo que involucra una actitud preparatoria para llevar a cabo una acción; es una acción para animarse, lo que nos indica de entrada lo que debe ser nuestro estado de ánimo, el cual debe ser positivo si nos vamos a, o nos queremos, animar; y finalmente es algo que nos prepara a llevar a cabo una acción, es decir, no nos vamos a quedar pasivos, estáticos, no. Nos vamos a mover, vamos a actuar, vamos a tomar acción. Y si resumimos todo esto, el resultado es una acción motivadora producto de un pensamiento positivo. Suena interesante para una primera aproximación, ¿no les parece?

Ahora bien, esa explicación no se la puedo dar a un niño, en este caso  a mi hijo de 8 años cuando luego de un viaje de una semana a una serie de cursos me dice papi, aunque sé que no voy a entender lo que me vas a decir, ¿qué hiciste en estos días?. Y por supuesto le contesté fui a un Curso de Motivación. En eso me pregunta ¿y qué es eso? Y en vez de darle una de esas respuestas complejas y complicadas que suelo dar, se lo traté de explicar con estas encillas palabras: la Motivación es eso que llevas por dentro y que te hace despertarte contento todas las mañanas para tener un día feliz”.

Eso es una explicación para un niño de 8 años, pero también es algo que entendemos los de 30, 50 o 70 años. La Motivación la llevamos por dentro; la Motivación es interna, nadie no las proporciona, somos nosotros los encargados de darle la energía necesaria para encenderla y mentenerla prendida durante todo el día, durante toda la semana, un mes completo o durante toda nuestra vida. Pues hagámoslo. Tratemos de dar una explicación sencilla a lo que es Motivación, decidamos llevarlo nosotros mismos por dentro y comencemos de inmediato. No hay nada mas bonito que ver a un niño o a un jóven motivado pues sabe lo que que quiere, sabe lo que le gusta y disfruta de las cosas bellas y pequeñas de la vida. Hagámoslo también nosotros como adultos y disfrutemos de las cosas pequeñas de la vida y porque no, de la vida misma, pero hagámoslo siempre con motivación.

Seguiremos MOTIVANDO!!!

miércoles, 3 de noviembre de 2010

Aprendiendo a Aprender

Pienso que normalmente usamos el término "aprender" de manera muy superficial. Hoy aprendí a manejar, ayer aprendí a hacer esto o aquello y así hay muchas maneras de utilizar éste término. Pero, qué es en realidad aprender? El Diccionario Webster indica que la palabra Aprender significa obtener conocimiento, entendimiento o habilidades.  El contexto que normalmente se le da - si nos basamos en lo que escribí al principio - estaría relacionado con la última interpretación, es decir, aprender una habilidad, como por ejemplo manejar un carro, un tractor, una máquina, un utensilio, una herramienta o algo por el estilo.

Como siempre trato de orientarme hacia el lado del verdadero aprendizaje, para mí el aprender tiene que ver mucho más con las primeras dos palabras de esta definición, conocimiento y entendimiento. Ambas palabras son realmente maravillosas, palabras mágicas si se quiere decir. Son palabras a las cuales les dedicaremos escritos independientes en su debido momento, por lo que regresemos al tema del aprendizaje. Tengo años preguntándole a mis hijos cuando regreso en la noche del trabajo lo siguiente: ¿y qué aprendiste hoy? No siempre obtengo una respuesta interesante o una respuesta que motive una conversación activa y motivante, pero a veces si logro hacerlos pensar y es allí donde se hace y se ve la diferencia. Pensar y aprender y viceversa, o aprender y pensar y viceversa de nuevo. Suena como un juego y de verdad lo es. Cuántas veces alguien nos responde NADA cuando le preguntamos que hiciste ayer, o el fin de semana o anoche? Dónde está la creatividad, el interés por la lectura, la motivación por aprender algo nuevo?

Cada uno tiene su manera de ser y eso es algo muy personal, pero lo que si es algo muy cierto es que la motivación nos viene desde adentro, al igual que el interés por aprender. Para hacerlo bien hay que saberlo hacer. No por leer sé más o recuerdo más; debo prestar más atención en lo que hago y por ello para aprender bien debo saber cómo hacerlo. El significado anterior es uno de los más simples, pero si seguimos indagando encontramos definiciones más profundas. Una de ellas es la siguiente: Aprender es lograr obtener un cambio permanente en nuestro comportamiento que ocurre como resultado de la práctica y de la experiencia. Es por ello que es muy importante desarrollar una buena técnica para aprender y entre los diferentes factores que podemos encontrar se encuentran los siguientes:
  • es bueno proponerse la meta de aprender
  • debemos estar motivados para aprender
  • debemos crear y/o estar en una atmósfera que nos permita aprender
No importa lo que nos propongamos aprender. Puede ser un nuevo idioma, una nueva profesión, una nueva actividad u oficio, lo importante es darnos cuenta de que para aprender debemos proponernos querer hacerlo. Si es para nosotros mismos debemos estar motivados; si somos padres de familia o maestros debemos estar inclinados a enseñar pues no hay nada más maravilloso que ver a un niño o a un joven aprendiendo (y uno lo ve con las sonrisas de sus caras). Recuérdense de que todo lo que aprendamos tendrá un efecto de largo plazo en nosotros mismos. Por ello los invito a que aprendan a aprender!!!

Y como siempre, seguiremos motivando.

LV