miércoles, 3 de noviembre de 2010

Aprendiendo a Aprender

Pienso que normalmente usamos el término "aprender" de manera muy superficial. Hoy aprendí a manejar, ayer aprendí a hacer esto o aquello y así hay muchas maneras de utilizar éste término. Pero, qué es en realidad aprender? El Diccionario Webster indica que la palabra Aprender significa obtener conocimiento, entendimiento o habilidades.  El contexto que normalmente se le da - si nos basamos en lo que escribí al principio - estaría relacionado con la última interpretación, es decir, aprender una habilidad, como por ejemplo manejar un carro, un tractor, una máquina, un utensilio, una herramienta o algo por el estilo.

Como siempre trato de orientarme hacia el lado del verdadero aprendizaje, para mí el aprender tiene que ver mucho más con las primeras dos palabras de esta definición, conocimiento y entendimiento. Ambas palabras son realmente maravillosas, palabras mágicas si se quiere decir. Son palabras a las cuales les dedicaremos escritos independientes en su debido momento, por lo que regresemos al tema del aprendizaje. Tengo años preguntándole a mis hijos cuando regreso en la noche del trabajo lo siguiente: ¿y qué aprendiste hoy? No siempre obtengo una respuesta interesante o una respuesta que motive una conversación activa y motivante, pero a veces si logro hacerlos pensar y es allí donde se hace y se ve la diferencia. Pensar y aprender y viceversa, o aprender y pensar y viceversa de nuevo. Suena como un juego y de verdad lo es. Cuántas veces alguien nos responde NADA cuando le preguntamos que hiciste ayer, o el fin de semana o anoche? Dónde está la creatividad, el interés por la lectura, la motivación por aprender algo nuevo?

Cada uno tiene su manera de ser y eso es algo muy personal, pero lo que si es algo muy cierto es que la motivación nos viene desde adentro, al igual que el interés por aprender. Para hacerlo bien hay que saberlo hacer. No por leer sé más o recuerdo más; debo prestar más atención en lo que hago y por ello para aprender bien debo saber cómo hacerlo. El significado anterior es uno de los más simples, pero si seguimos indagando encontramos definiciones más profundas. Una de ellas es la siguiente: Aprender es lograr obtener un cambio permanente en nuestro comportamiento que ocurre como resultado de la práctica y de la experiencia. Es por ello que es muy importante desarrollar una buena técnica para aprender y entre los diferentes factores que podemos encontrar se encuentran los siguientes:
  • es bueno proponerse la meta de aprender
  • debemos estar motivados para aprender
  • debemos crear y/o estar en una atmósfera que nos permita aprender
No importa lo que nos propongamos aprender. Puede ser un nuevo idioma, una nueva profesión, una nueva actividad u oficio, lo importante es darnos cuenta de que para aprender debemos proponernos querer hacerlo. Si es para nosotros mismos debemos estar motivados; si somos padres de familia o maestros debemos estar inclinados a enseñar pues no hay nada más maravilloso que ver a un niño o a un joven aprendiendo (y uno lo ve con las sonrisas de sus caras). Recuérdense de que todo lo que aprendamos tendrá un efecto de largo plazo en nosotros mismos. Por ello los invito a que aprendan a aprender!!!

Y como siempre, seguiremos motivando.

LV