domingo, 24 de julio de 2011

Adaptandonos a las Nuevas Tecnologias.

Algunos de nosotros crecimos en los años 70 o en los 80. Con esto quiero decir que no teníamos a nuestra disposición muchas de las herramientas técnicas ni los avances que la tecnología ha logrado en los últimos 30 o 40 años. Quienes ya tenemos cierta edad, nunca usamos calculadoras en el colegio (ya que no existían) y muy probablemente conocimos la computadora personal en nuestra época de Post-grado o ya en nuestros primeros años trabajos. Suena como algo de cuentos o algo muy lejano y por ello quisiera hacer un rápido ejercicio. Le quiero pedir a los lectores más jóvenes que por tan solo un momento olviden o dejen un lado sus iPods o aparatos de MP3, sus celulares, teléfonos inalámbricos, Blackberrys o iPhones, sus iPads o sus Laptos, sus consolas de Wii o PSP o sus DS, o aquellos que los tengan, imagínense que no pueden ver o tener acceso a las películas que han bajado vía NetFlix o AppleTV; hagan este ejercicio tan solo por un minuto. Ahora imagínense un mundo de la siguiente manera: con una sola TV en la casa, en blanco y negro, sin cable, con tan solo con cuatro canales y sin control remoto; con dos teléfonos en casa cada uno del tamaño de una lonchera pequeña para el cual debíamos esperar línea telefónica por algunos minutos; imagínense un mundo en el que oír música se hacía con lo que se llamaban discos de acetato - más grandes que un freesbee para aquellos que no los han visto -  con seis o siete canciones de cada lado que poníamos en un tocadiscos bastante grande y nada portátil; o el hecho de que nuestras madres no tenían ni lavadora ni secadora cuando nacimos, ni mucho menos microondas o lavaplatos automático (o pañales desechables para ir más allá) y sin mencionar que el primer video juego lo vi yo creo que o a finales de los 70 o en 1980 cuando pude ver el primer juego de Atari (realmente básico y sencillo para los estándares de hoy).
 
Ahora volvamos a la realidad. Son tantos los cambios de las últimas décadas y en especial los cambios tan increíbles de los últimos diez años, que es casi que imposible enumerarlos sino en un libro dedicado a ello y que probablemente sería bastante largo además de interesante (invito a alguno de ustedes a hacerlo). Es algo realmente fascinante pues los avances tecnológicos nos van rodeando, nos vienen modificando los estilos de vida (ya he comentado en artículos anteriores cómo de niños corríamos detrás de una pelota en la calle y hoy en día los niños están sentados jugando con algún tipo de consola diseñada para ello detrás de una TV) y todos ellos nos van cambiando lo que hacemos hoy y lo que haremos en el futuro. Pensar hace 30 años en usar una computadora para hacer todo lo que hacemos hoy en día era inimaginable, al igual que pensar en conectarse por teléfono con la velocidad y calidad con que lo hacemos con alguien del otro lado del mundo, tener la posibilidad de accesar (en algunos países) varios cientos de canales de TV y poder descargar vía Internet miles de películas para disfrutarlas en casa, son apenas algunos de los cambios que han llegado y además, poder presenciar en vivo, lo que está sucediendo en estos años con los cambios producidos por la llegada de las redes sociales o la introducción del iPad al mercado, son momentos realmente especiales y que apenas están comenzando.
 
Todo esto tiene más relevancia - y es por lo menos para mí más impactante aún - cuando mi hijo pequeño, el de 10 años, llega una noche y me pregunta si yo tengo cuenta en Twitter. Al decirle que si pero que no escribo mucho en ella, me dice que debo hacerlo, me dice las razones del porqué debo hacerlo (casi todas interesantes), pero lo más importante de todo es que me instruye a que yo debo firmar todos mis artículos y todo lo que escribo en mi Blog con mi dirección de Twitter para que la gente me “busque y me conozca” pues así estaría más o menos como a la moda y todos sabrían quién soy (y yo que me consideraba todavía algo joven!).  Pues pondré, por iniciativa de mi hijo menor, esta dirección de ahora en adelante en todos mis artículos: @lvgarciag.
 
Pero analicemos el caso. ¿Qué podría entender un niño de 10 años o menos lo que es la Internet o las redes sociales o en este caso más específico el Twitter?; ¿Qué interés pueden tener los niños de esas edades en las redes sociales?; o más aún, ¿cómo van a impactar estos temas en el comportamiento, la dedicación al estudio, la concentración, y el verdadero comportamiento social de los niños y jóvenes del siglo XXI cuando ellos lleguen al bachillerato, a la universidad o a su vida profesional? Estos son temas que son parte de estos cambios que vivimos a diario pero que deben ser analizados en profundidad por los expertos en sus respectivas áreas, ya que se comienzan a ver cambios, se comienzan a ver modificaciones en el comportamiento que pueden tener implicaciones significativas para el futuro. Quienes crecimos con los cambios generados por la tecnología en las décadas de los 50 hasta los 80 lo hicimos de una manera evolutiva y en realidad, a una menor velocidad si nos comparamos a los que les ha tocado iniciar sus vidas desde los 90 en adelante. Por ello debemos entender a ellos los están cambiando o afectando los rápidos avances tecnológicos, cómo ellos se comunican, tenemos que hacer el esfuerzo de entenderlos y, además, crecer con ellos conociendo también todas estas nuevas tecnologías a medida que se desarrollan para tratar de entender cómo y para qué se usan.
 
Pues de ahora en adelante tengo que firmar mis artículos y mis escritos con mi número de celular, mis tres direcciones de correo electrónico, mi cuenta en Twitter, mi dirección de FaceTime, mis iniciales y con todas los avances de la tecnología a los cuales me vaya adaptando o incorporando (creo que uno no puede con la velocidad en que los mismos se están creando y desarrollando). La rapidez en la creación de las redes sociales con las ya conocidas empresas como Facebook, LinkedIn, YouTube, o la creatividad e innovación que ha tenido la empresa Apple en lanzar la cantidad de nuevos productos y versiones que han revolucionado el mercado de las comunicaciones y que ahora van a cambiar, según ellos han dicho, el mercado de las computadoras, es algo realmente impresionante. Hoy en día casi todos nosotros usamos o conocemos a alguien que use un i-Pod, un Blackberry o similar o hemos visto o usado una Tabelt PC, hemos hecho descargas por la computadora bien sea de música o de películas, hemos visto videos en la Internet, chateamos con alguien en otra parte o via Skype conversamos con amigos o familiares en otras partes del planeta. La tecnología avanza, nosotros debemos hacerlo también y disfrutándolo en el camino!! Sigamos aprendiendo.
@lvgarciag
Seguiremos Motivando!