viernes, 10 de julio de 2015

Motivando el Éxito de nuestros Hijos!

Hay ciertas cosas que deben estar dentro del ADN de cada uno de nosotros; de hecho para mí son tres muy específicas que todos debemos conocer:

1.       la primera de ellas es tener una gran actitud positiva;
2.       la segunda es siempre estar altamente motivados; y,
3.       la tercera, es adoptar la filosofía del aprendizaje continuo.

Esto lo traigo a colación por una conversación que tuve anoche con mi hijo menor sobre lo que para él es su visión de éxito de cara al futuro. Obviamente algunos dirán que no es un tema para conversar con joven de tan solo 14 años, pero resulta que es con nuestras orientaciones, consejos y guías que los jóvenes de hoy se convertirán en el futuro del mañana.  Un buen maestro se mide por la capacidad de lograr que sus alumnos lleguen a crear mejores y más innovadoras ideas de las que les fueron enseñadas. Y como padres nos convertimos en educadores, maestros, mentores y mucho más.

Hablarles de éxito y liderazgo a nuestros hijos, sus amigos y a sus compañeros de clase crea en ellos una visión muy diferente al hacerles sentir que son capaces de lograr y alcanzar lo que deseen. Como dice un famoso y viejo refrán, ‘el  cielo es el límite’. En otras palabras somos nosotros quienes nos ponemos los límites a lo que podemos alcanzar; somos nosotros quienes con miedo destruimos nuestro potencial. Y algunos dirán que es el entorno, las circunstancias o situaciones que están fuera de nuestro control. La realidad es que somos nosotros de manera individual y colectiva, quienes decidimos cómo queremos que sea nuestro futuro. Si lo vemos optimista, motivado y exitoso, tendremos una vida muy diferente que si lo vemos de manera negativa y pesimista. Y somos nosotros quienes lo vamos creando poco a poco, paso a paso.

Recuerden que ‘un viaje de mil leguas comienza con un primer paso’. Demos ese primer paso en conjunto con nuestros hijos; conversemos con ellos acerca del éxito y el liderazgo, o de las metas y estrategias; hablémosle y enseñémosles sobre la historia y la cultura. La mente de un niño y de un joven debe actuar como una esponja de conocimiento y sabiduría y quienes tenemos la posibilidad de influir en que estos temas vayan más allá de lo cotidiano, tenemos la posibilidad de motivar las mentes creativas del futuro.

El éxito de nuestros hijos en gran medida dependerá de lo creativos, ingeniosos e innovadores que los ayudemos a ser. Por ello hablemos con ellos cómo se ven en su futuro, con una gran actitud positiva y una gigantesca motivación personal que los lleve a ser exitosos.

Seguiremos motivando. Luis Vicente Garcia