sábado, 15 de septiembre de 2012

IMPRESIONES DE LAS OLIMPIADAS

Pocas veces he podido disfrutar de unas Olimpiadas como las que terminaron hace un mes en la ciudad de Londres y varias personas me han comentado lo mismo, ya que por diversas razones, la cobertura que se le dio a estos juegos fue realmente excepcional.  Nunca antes se habían acreditado a tantos periodistas y reporteros de tantos países distintos y de tantos medios tan diferentes, ya que estas fueron las Olimpiadas más reseñadas en la era digital (se estima que 8,5 billones de computadoras, teléfonos inteligentes y tablets se utilizaron para acceder a la información durante los juegos). Periódicos, revistas, televisión, Internet, radio, páginas Web en todos los idiomas y toda clase de medios digitales se hicieron presentes en esta XXX edición de las Olimpiadas modernas. Esto permitió que más de tres mil millones de personas haya sido el estimado de personas que vieron los Juegos Olímpicos, incluyendo a las mil millones de personas que se estima vieron la jornada inaugural de los juegos[1], o la gran cantidad de personas que seguimos muy de cerca, en un mismo día, parte o todas las acciones sobre todo de los principales eventos deportivos que pudimos ver a principios del pasado mes de agosto. Solo la NBC en Nueva York anunció recientemente que éste había sido el evento deportivo más visto en la historia de de la Televisión en los Estados Unidos (219 millones de televidentes), con unas 5.535 horas de cobertura en TV y en Internet. Paralelamente, la BBC de Londres anunció que casi el 90% de los habitantes del Reino Unido habían visto algo de las olimpíadas por alguno de los medios que ellos utilizaron.[2]

Poder ver a Michael Phelps de USA convertirse en el deportista olímpico con mas cantidad de medallas en la historia; a Andy Murray obtener la medalla de oro en tenis; a Jessica Ennins lograr la medalla de Oro en el heptatlón femenino luego de superar una fractura en el tobillo que la alejó de los juegos Olímpicos de Beijing, ver a Usian Bolt de Jamaica renovar sus títulos en atletismo en los 100 y 200 metros como el hombre más rápido del planeta, marcando un nuevo record olímpico en los 100 metros libres; y haber podido ver tantos éxitos logrados en esos días fue algo realmente fabuloso. Pudimos ver también a Oscar Pistorius, de Sudáfrica, el primer atleta con prótesis en ambas piernas en permitírsele participar en los Juegos Olímpicos corrientes; no solo lo vimos llegar a las semifinales de estas olimpíadas de verano siendo llamado el “running blades man”, sino que además acaba de ganar la medalla de oro en los Juegos Paraolímpicos en la prueba de relevo 4x100.

Pero mas allá de los deportes y deportistas estuvieron los detalles, los cientos de detalles que se vieron, día tras día en los eventos, en las ciudades donde éstos ocurrían, en el espíritu deportivo y olímpico que se vivió en cada uno de los eventos y en cada una de las diferentes sedes. Ver y leer también sobre el espíritu nacionalista Ingles, renovado e impulsado alrededor de estos juegos fue inexplicable y extraordinario. Ojala muchos de nuestros países tuviesen la posibilidad de unirse alrededor de algo, alrededor de una idea, de un mismo objetivo.

Hace años un comercial en TV nos decía que todo aquel que se burlaba de un segundo lugar no sabía lo que significaba ganar una medalla de plata en unas olimpiadas. Este año, Laura Trott, ciclista británica que gano dos medallas de oro, dijo que si bien a mucha gente comentaba que ganar se veía muy fácil, la verdad era que "... hay mucha sangre, sudor y lagrimas en el camino". Ciertamente estos atletas se entrenan, preparan y se disciplinan de tal manera que pareciera que estuvieran en un estado mental que no se puede describir. Nadie sabe de verdad lo que sienten, oyen o piensan en los momentos de preparación previos a la competencia. Uno solo ve luego las lágrimas de alegría de los ganadores y las de tristeza o desilusión de quienes no ganaron, los brincos y saltos de satisfacción y de verdad  poder ver eso fue algo realmente excepcional. Es en esos momentos cuando las verdaderas personas, las mentes o en este caso estos atletas, brillan y obtienen de sí lo mejor, consiguen ser y sacar en ese momento lo mejor de ellos mismos.

Pero además de eso vimos muchas otras cosas, y las estadísticas se crearon para hacerle seguimiento a una gran cantidad de temas tan variados que es imposible mencionarlos todos o hablar de muchos de ellos. Por ejemplo, se invirtieron 235.000 horas de pruebas (equivalente a 23,5 años) para lograr la perfección de los sistemas de tecnología; se lograron 32 nuevos records olímpicos; participaron 10.490 atletas de 204 países, también una cifra record. Además, por ejemplo, el costo de una medalla de oro se estimó en USD 625, mientras que el total de medallas a entregar en ambos juegos está cerca de las 4.700. Y solo para termina, el Web-site oficial de estos juegos, tuvo en los 14 días de competencia 431 millones de visitas de parte de 109 millones de usuarios, con 15 millones de downloads y sus diferentes páginas se vieron 4,7 mil millones de veces, mientras que se vendieron más de 11 millones de entradas para los juegos celebrados en las más de 107 sedes a lo largo del país. Cifras algunas de ellas todavía incomprensibles.

Y todavía más allá de eso, vimos muchas más cosas; y al final, vimos a un selecto grupo de atletas de categoría mundial quienes al nacer tuvieron un talento natural, que lo descubrieron y lo desarrollaron (con su entrenamiento y continua capacitación) y cada uno de ellos en sus diferentes disciplinas nos demostraron la importancia de la preparación, de estar listos para el momento, de estar preparados para la hora de alcanzar el éxito. Para ellos, esas medallas fueron la gran recompensa de tantas horas, días y años de preparación, el éxito, que en ese momento disfrutaron y compartieron, con ellos mismos, entre quienes estaban allá, con todos sus compatriotas y seguidores. Es ese "éxito" que se logra con una ligera mezcla de naturaleza, talento, entrenamiento y de estar listo para un momento extraordinario.

Eso fueron estas olimpiadas para mí.
Seguiremos motivando. LV