domingo, 11 de julio de 2010

Motivando a los Graduandos

Estamos en época de graduaciones y tengo la dicha de que dos de mis sobrinas se están graduando este mes de julio. Una de abogado y la otra de bachiller. La primera en Panamá y la segunda en Venezuela. Una comienza su vida profesional mientras que la otra comienza a definir lo que va a ser en su vida profesional. Una tiene su futuro por delante; la otra también!!

Es un gran orgullo llegar al momento de nuestra graduación. Allí vemos el éxito obtenido de tanto esfuerzo y de tanto estudio; de tantos trasnochos y de problemas resueltos; de tantas incertidumbres y de tanta espera. Pues resulta que lo que todos los recién graduados tienen por delante sigue siendo eso: dedicación, esfuerzo, oportunidades para resolver los nuevos problemas que se les enfrenten y como se ha dicho tantas otras veces, tienen por delante trabajo y más trabajo, pero con la certeza de que su empeño, su actitud y su motivación los van a llevar a ser exitosos y excelentes profesionales.

Hay algo muy importante de lo que todos, tanto los que se gradúan hoy en día como los que nos graduamos hace ya unos años, nos debemos dar cuenta y es que nada, pero nada, nos debe detener en alcanzar nuestras metas y nuestros sueños. Fíjense que no digo en tratar de alcanzar; digo más bien alcanzar directamente, ya que si ese es nuestro propósito de verdad lo lograremos. Carl Sandburg dijo “El tiempo para tomar acción es ahora. Nunca es muy tarde para hacer algo”.
Denle cabida a su imaginación. Ríanse, disfruten, ayuden a los demás en la medida que puedan, aporten su conocimiento y sus experiencias. Denle espacio a sus sueños. Recuerden que cada gran sueño siempre comienza con quien lo sueña. Shoot for the Stars es un dicho en el idioma inglés que lo interpreto como Piensa en Grande. Tengan la pasión y el deseo de hacer las cosas y hacerlas bien. Definan sus sueños, crean en ellos y decidan actuar. Sean auténticos; demuestren sus valores; definan lo que quieren ser y quienes quieren ser y luego trabajen duro para alcanzarlo. Nada cambia si no se mueve. Muevan su imaginación, muevan su instinto, muevan su propio ser. Tengan amigos y sean amigos; sean compañeros en el trabajo y eventualmente sean excelentes compañeros de una vida.

“Nada trabajará si tú no trabajas”John Wooden
“Para alcanzar grandes cosas no solo debemos actuar, también debemos soñar; no solo debemos planificar, también debemos creer”Anatole France

A los graduandos de hoy y del mañana, a mi ahijada panameña y a mi sobrina caraqueña, les deseo todo el éxito del mundo y aunque solo les pueda dejar algo pequeño como recuerdo, solo unas pocas líneas de inspiración, les dejo a continuación una corta historia sobre una pequeña águila que se decidió a volar alto. VUELEN ALTO Y SEAN FELICES!!!

The Young Eagle (La Jóven Aguila), por Tom Reily
Copio textualmente el texto en inglés para no equivocarme en la traducción pero estoy seguro que la mayoría lo entenderá. Tomado del libro The Power of Attitude, escrito por Mac Anderson. Thomas Nelson Inc. Nashville, Tennessee. 2004.

The Young Eagle. By Tom Reily.

The nest of Young eagles hung on every Word as the Master Eagle described his exploits. This was an important day for the eaglets. They were preparing for their first solo flight from the nest. It was the confidence builder many of them needed to fulfill their destiny.

“How far can I Travel?” asked one of the eaglets.
“How far can you see?” responded the Master Eagle.
“How high can I fly?” quizzed the young eaglet.
“How far can you stretch your wings?” asked the old eagle.
“How long can I fly?” the eagle persisted.
“How far is the Horizon?” the mentor rebounded.
“How much should I dream?” asked the eaglet.
“How much can you dream?” smiled the older, wiser eagle.
“How much can I achieve?” the young eagle continued.
“How much can you believe?” the old eagle challenged.

Frustrated by the banter, the young eagle demanded, “Why don’t you answer my questions?”
“I did”
“Yes, but you answered them with questions”
“I answered them the best I could”
“But you’re the Master Eagle. You’re supposed to know everything. If you can’t answer these questions, who can?
“You.” The old wise eagle reassured.
“Me? How?” the young eagle was confussed.

“No one can tell you how to fly or how much to dream. It’s different for each eagle. Only God and you know how far you’ll go. No one on this earth knows your potential or what’s in your heart. You alone will answer that. The only thing that limits you is the edge of your imagination.”

The young eagle puzzled by this asked, “What should I do?”

“Look to the horizon, spread your wings, and fly”

Así que vean hacia el horizonte, alcen sus alas y sueñen lo más que puedan y vuelen lo más alto que puedan. Lo que ustedes pueden alcanzar, solo está en su imaginación.