viernes, 16 de julio de 2010

Y Gano el Mejor!



Tantas cosas, temas y eventos de que escribir y tener que escoger solo uno, que problema tan agradable: graduaciones, actitudes y reacciones, la final del mundial de fútbol, el juego de las estrellas del beisbol y muchos otros que nos permiten abordar los temas para los cuales este blog fue creado, pero en fin, escogemos el que más relevancia tiene en este momento y que obviamente está acaparando todavía la atención de todos a nivel mundial, el triunfo de España el pasado domingo en el juego final de la Copa Mundial 2010. Un triunfo muy merecido; un triunfo que ya era necesario para el país y el fútbol español; un triunfo que pone de relieve lo que significa el trabajo y el esfuerzo de tantísimos años de preparación, de metas y de objetivos trazados y de logros que fueron siendo alcanzados uno tras otro a lo largo del tiempo. Entre ellos podemos mencionar una generación de relevo de jugadores españoles de primera, un crecimiento y fortalecimiento de la liga española de fútbol a lo largo de los años, el reconocimiento de la liga española de fútbol como la mejor liga del mundo, una rivalidad impresionante entre dos grandes clubes como lo son el Real Madrid y el Barcelona, el título de campeones obtenido por la selección española en la Eurocopa del año 2008 y el haber llegado a esta Copa Mundial en el puesto número uno del ranking de la FIFA. Todo esto es el resultado de una gran preparación, de un grandísimo esfuerzo y sobre todo de mantener todo el tiempo los valores, la actitud, el entusiasmo y el liderazgo necesarios para llevar todo eso a cabo a pesar de todo, a pesar de las derrotas o de los comentarios negativos con los que se puedan tropezar en el camino.

Comenzar un mundial de fútbol con una derrota como fue el caso de España ante Suiza en este Mundial y reponerse de manera tan positiva no es tarea fácil. Todos los pronósticos que daban a España como ganador del torneo cambiaron inmediatamente luego de ese primer juego. La salida de un gran número de importantes equipos europeos durante la primera fase del torneo generó no muy buenos comentarios acerca del fútbol del viejo continente y el surgimiento de nuevos equipos como el de Ghana o los cuatro equipos sur americanos que llegaron a cuartos de final presagiaban una final con equipos no europeos. Y la final fue lo que muchos esperaban al principio: el equipo número uno del mundo enfrentándose a uno de los mejores cinco equipos del mundo. España siempre mantuvo una actitud positiva; siempre logró reunir a sus mejores jugadores y aunque en la portería contraria a veces jugaban un poco individualistas, la mayoría de sus jugadores jugaban en equipo, lo que logramos ver en esas fabulosas jugadas que le permitieron llegar a la portería contraria para que Villa, Puyols o Iniesta tuvieran la oportunidad de marcar los impresionantes goles que vimos mientras que del otro lado de la cancha Casillas paraba cada chute, cada pelotazo que le llegaba con una destreza impresionante.

Ya felicité a mis amigos españoles y a los no españoles que iban por España. Las celebraciones han sido impresionantes y la recepción de la selección a su llegada a Madrid y la celebración que duró por horas no ha podido ser mejor habiendo sido vista por miles de televidentes a nivel mundial. También quiero y debo reconocer el éxito y el esfuerzo de las demás selecciones semifinalistas. Lo logrado por Holanda, Uruguay y Alemania es otra demostración de logros, metas, actitudes y esfuerzos alcanzados, así como lo es el reconocimiento de los países y de los fanáticos al esfuerzo y éxito logrado por sus respetivas selecciones. Solo el hecho de estar entre las mejores 32 selecciones del mundo, el haber logrado llegar al Mundial es un grandísimo logro en sí. Para algunas selecciones fue la primera vez, para otras fue el regreso al Mundial; por eso ver como hubo ejemplos de reacciones negativas y de protestas por parte de los fanáticos o de los propios gobernantes cuando algunas de las selecciones regresaron a sus países es inentendible e inaceptable. Pero como a todo hay que verle el lado positivo, aquí estamos reconociendo lo bueno, celebrando el triunfo y aplaudiendo la excelencia. Igualmente hay que reconocer el esfuerzo, el tiempo, la preparación y la dedicación que fue requerida en Sur Africa para montar no solo el Mundial sino toda la logística y el gran espectáculo que lograron montar y con ello impulsar el reconocimiento de tantos años de trabajo de ese país que gracias a los sueños de su líder Nelson Mandela está donde ha llegado en este momento, algo que no ha sido fácil pero lo han sabido alcanzar con grandeza (les recomiendo la película Invictus a los que no la hayan visto).

El triunfo de la selección española es el resultado de la dedicación, de la constancia y del esfuerzo. Ganó el equipo que mejor se preparó, tanto física, como mental, como emocional y actitudinalmente. Ganó el que tuvo la mejor actitud dentro y fuera de la cancha. Ganó el que siempre pensó en ganar y alzar la Copa del Mundo y a la final podemos decir que Ganó el Mejor. Enhorabuena!!!

“Mientras más éxito tienes, mayor debe ser tu compromiso a mejorar”
Todd Dodge.
Coach de Fútbol Americano colegial.