domingo, 20 de febrero de 2022

El vuelo que hizo famoso a John Glenn en 1962

John H. Glenn, Jr. (1921-2016), el mayor de los siete astronautas seleccionados por la NASA para el entrenamiento de vuelo espacial del Proyecto Mercurio (y luego senador de los EE. UU.), se convirtió el 20 de febrero de 1962 en el primer estadounidense en orbitar la Tierra, haciéndolo tres veces. 


Hace hoy 60 años, Glenn se convirtió en el primer americano en efectuar un vuelo orbital. Antes que él, otros dos americanos –Alan Shepard y Virgil Grissom- habían salido al espacio, pero en trayectos suborbitales. Tan sólo un “salto de pulga” que los había llevado a menos de 200 kilómetros de altura para volver a caer al mar apenas quince minutos después del despegue. Shepard y Grissom habían volado a bordo de un cohete Redstone, copia mejorada de la V-2 alemana. Glenn lo haría a bordo de un Atlas, un cohete originalmente diseñado para llevar una cabeza nuclear al otro lado del mundo. El Atlas era como una lata de refresco; su pared era tan delgada que por sí sola no podía resistir su propio peso. Era el hecho de estar lleno de combustible lo que le confería rigidez.

Glenn voló en febrero de 1962. Otros dos astronautas rusos habían estado ya en el espacio: Yuri Gagarin, que diez meses antes había dado una vuelta a la Tierra, y Gherman Titov, quien en agosto de 1961 había volado durante un día completo. En esas condiciones, para el prestigio de la NASA era imprescindible que la misión de Glenn tuviese éxito.

En la punta del cohete se había acomodado la cápsula Mercury, un vehículo en forma de campana que no llegada a tener dos metros de diámetro. En su interior el astronauta iba embutido, casi como una pieza más del equipo. Aunque se soltase el arnés de sujeción, no podía flotar en ingravidez: Sencillamente, no tenía espacio para ello. El interior de la cápsula era un espacio tan claustrofóbico, que, en las mangas del traje de vuelo, Glenn levaba instalados unos espejos que le permitieran ver los instrumentos que tenía a su espalda.

Durante su vuelo, la principal tarea de Glenn era verificar el sistema de orientación de su nave. Sólo orientación: Izquierda-derecha, arriba-abajo. Las Mercury no llevaban motores que les permitieran cambiar de órbita. Eso quedaría para sus sucesoras, las Gemini, que ayudarían a perfeccionar las técnicas de encuentro en órbita.

El regreso a la Tierra

Para regresar a Tierra, las cápsulas Mercury llevaban adosado un paquete con tres retrocohetes de pólvora. Iba instalado sobre el escudo térmico que debería protegerla del calor de la reentrada y debía descartarse una vez utilizado.

Pero incluso durante un vuelo tan corto como el de Glenn (sólo tres órbitas en menos de cinco horas) no iban a faltar los sobresaltos. Durante la segunda órbita en las consolas de mando en Cabo Kennedy (el centro de Houston todavía no existía) se encendió una luz indicadora de que la bolsa de flotación situada justo detrás del escudo térmico se había desplegado. Esto sólo debía ocurrir al caer en el océano, pero no en pleno vuelo. De hecho, si aquel aviso era real, podía suponer la incineración de cápsula y tripulante durante la reentrada. Cabía la posibilidad de que la señal fuera errónea, pero, por si acaso, se decidió mantener el paquete de retrofrenado sujeto a la cápsula incluso después de disparar los motores. SI el escudo realmente estaba suelto, los tres tirantes metálicos que sujetaban el grupo de motores servirían también para aguantar, de alguna forma, el escudo en posición correcta. Al menos hasta que la fricción de la reentrada los quemase.

Durante la maniobra, a Glenn sólo se le instruyó para no descartar el paquete de retrofrenado pero sin decirle la verdadera razón. Aunque la transcripción de las conversaciones muestra su preocupación por una orden tan sorprendente (y cuyo significado, por supuesto, intuyó) Al final, la señal de alerta fue sólo una falta alarma. La reentrada tuvo lugar sin más incidentes pero la trayectoria quedó corta y la cápsula fue a caer sesenta kilómetros antes de donde estaba estacionado el portaaviones de recuperación.

Pero el vuelo de cinco horas de Glenn a bordo de Friendship 7 lo diferenció de los viajeros espaciales que despegaron antes que él y estableció un legado duradero que eclipsó a muchos de los que le siguieron. En 1962, el coronel estadounidense John Glenn fue lanzado al espacio en una cápsula que orbitó la Tierra tres veces. Allí vio algo que le cambió la vida a nivel espiritual: unas diminutas esferas brillantes que danzaban alrededor de la cápsula de forma angelical.

“Trataré de describir en medio de lo que estoy aquí”, transmitió a la Tierra. “Estoy en medio de una gran aglomeración de partículas pequeñas, están brillantemente iluminadas, como si fueran luminiscentes. Nunca he visto nada igual. Ellas me rodean un poco, se aproximan a la cápsula y parecen pequeñas estrellas. Toda una lluvia de ellas se me viene encima”.

El 4 de octubre de 1957 la Unión Soviética lanzó el Sputnik 1, el primer satélite artificial. Como respuesta, se creó la NASA y una de las primeras iniciativas de la agencia se anunció el 17 de diciembre de 1958: el programa Mercury, cuyo objetivo era llevar al hombre a la órbita terrestre, devolverlo sano y salvo a la Tierra.

 John Glenn formaba parte de los siete primeros astronautas de la NASA, reclutados para el Proyecto Mercury. Conocidos como los Mercury 7, junto a Glenn figuraban también Gus Grissom, Scott Carpenter, Alan Shephard, Deke Slayton (el único que no voló en una cápsula Mercury), Gordon Cooper y Wally Schirra. Grissom fallecería en el accidente del Apolo I, en 1967, y de todos ellos, sólo Shephard iría a la Luna, en la misión Apolo XIV.


En febrero de 1962, la carrera espacial entre Estados Unidos y la Unión Soviética estaba en pleno apogeo. Ambas naciones habían desarrollado naves espaciales para enviar humanos al espacio y seleccionaron un grupo de pilotos para volar esas naves espaciales. Los soviéticos se adelantaron al colocar al primer hombre, Yuri A. Gagarin, en el espacio el 12 de abril de 1961, en un vuelo de una órbita alrededor de la Tierra a bordo de su nave espacial Vostok. Estados Unidos respondió con dos misiones Mercury pilotadas suborbitales, lanzadas sobre cohetes Redstone. El 20 de febrero de 1962, el astronauta John H. Glenn se convirtió en el primer estadounidense en orbitar la Tierra durante la misión Mercury-Atlas 6 de tres órbitas, a bordo de la nave espacial que llamó Friendship 7.

El Proyecto Mercury fue el primer programa de vuelo espacial tripulado de Estados Unidos. El Grupo de Trabajo Espacial del Centro de Investigación Langley de la NASA en Hampton, Virginia, bajo la dirección de Robert R. Gilruth, inició el proyecto en octubre de 1958 con tres objetivos: (1) poner en órbita una nave espacial tripulada, (2) investigar la capacidad del hombre para funcionar en el espacio y (3) recuperar de forma segura ambos nave espacial y miembro de la tripulación.


Photograph of the orbital chart in the Mercury Control Room at Cape Canaveral, Florida during John Glenn's MA-6 orbital space flight, February 20, 1962. The paths of the mission’s three planned orbits are indicated on the wall map in the photograph. The circles on the maps designate the range of the fourteen tracking stations positioned around the globe to keep in radio contact with the spacecraft.


El 20 de febrero, después de un desayuno con bistec y huevos, Glenn se vistió una vez más en el Hangar S, una instalación arrendada por MSC's Cape Operations a la Estación de la Fuerza Aérea de Cabo Cañaveral, la actual Estación de la Fuerza Espacial de Cabo Cañaveral. Poco después de separarse del propulsor, Friendship 7 dio la vuelta y voló con su escudo térmico en la dirección de vuelo. Mirando por la ventana, Glenn observó el estado de Florida y lo fotografió con su cámara Ansco Autoset. Siguió el rastro del propulsor durante ocho minutos mientras se perdía de vista lentamente. Informó que se sentía bien en la ingravidez y, al revisar los sistemas de su nave espacial, informó que todo funcionaba como se esperaba. Durante su primera órbita, mientras volaba sobre los siguientes sitios terrestres, Glenn continuó informando sobre su condición y la de la nave espacial, controlando con éxito la actitud de la cápsula. Observó su primera puesta de sol orbital sobre el Océano Índico y el amanecer sobre el Océano Pacífico, incluido el fenómeno de las "luciérnagas", partículas de hielo que viajaban con su nave espacial iluminadas por el Sol naciente.

Cuando pasó sobre Cabo Cañaveral al comienzo de su segunda órbita, los controladores notaron una señal que indicaba que la bolsa de aterrizaje de la nave espacial, utilizada para amortiguar el impacto en el amerizaje, se había desplegado, lo que significa que el escudo térmico requerido para el reingreso ya no estaba en su lugar. Aunque los ingenieros asumieron que la señal era errónea, idearon el plan para mantener el paquete de retrocohetes puesto después del retrodisparo, con la esperanza de que las correas fueran lo suficientemente fuertes como para mantener el escudo térmico en su lugar si la bolsa de aterrizaje se hubiera desplegado. Aunque no se le informó explícitamente sobre el problema, todas las estaciones terrestres le recomendaron a Glenn que se asegurara de que el interruptor de despliegue de la bolsa de aterrizaje estuviera en la posición "apagado". Cuando pasó sobre Hawái, recibió el "go" para proceder a su tercera y última órbita. Los controladores le indicaron a Glenn que colocara el interruptor de la bolsa de aterrizaje en la posición automática.

Al acercarse a la costa de California, la nave espacial disparó sus tres retrocohetes para reducir su velocidad, y Glenn informó: "¡Vaya, siento que estoy volviendo a la mitad de Hawai!" Los ingenieros monitorearon de cerca el reingreso de Friendship 7 a la atmósfera terrestre. El apagón temporal de radio causado por la acumulación de gases ionizados alrededor de la nave espacial a medida que avanzaba a través de las capas superiores de la atmósfera ocurrió según lo planeado y duró cuatro minutos y 20 segundos. Glenn describió el reingreso como "una verdadera bola de fuego afuera", cuando las piezas del retropack se quemaron y pasaron por su ventana. Controló manualmente la actitud de la nave espacial durante la entrada, y eventualmente agotó su suministro de combustible. El paracaídas de caída se desplegó temprano a 28,000 pies para reducir la velocidad y estabilizar la nave espacial, seguido por el paracaídas principal rojo y blanco de 63 pies a 10,800 pies.

El Friendship 7 amerizó a las 2:43 p.m. EST a unas 800 millas al sureste de Cabo Cañaveral en las cercanías de las Islas Turcas y Caicos, después de un vuelo de 4 horas, 55 minutos y 23 segundos. La Marina de los EE. UU. designó al portaaviones U.S.S. Randolph (CVS-15) como el buque de recuperación principal. Sentado en la cápsula caliente, Glenn voló la escotilla lateral, prefiriendo esa ruta de salida a la escotilla superior más difícil. Después de su salida, un equipo de médicos escoltó a Glenn a la enfermería de la nave, donde se quitó el traje espacial y se sometió a un breve examen médico que mostró que estaba ligeramente deshidratado, pero por lo demás en excelente condición física.

En las horas previas al amanecer del 23 de febrero, el vicepresidente Lyndon B. Johnson llegó para recoger a Glenn para el vuelo de regreso a los Estados Unidos. A pesar de lo temprano que era, gran parte de la población local acudió a ver a Johnson y Glenn. Llegaron a la Base de la Fuerza Aérea Patrick (AFB), cerca de Cabo Cañaveral, más tarde en la mañana.

Luego de tres días, el 26 de febrero, Glenn y su familia viajaron a Washington, D.C., donde asistieron a una recepción en la Casa Blanca organizada por el presidente Kennedy. 

A pesar de la lluvia, miles acudieron a verlos mientras viajaban en una caravana con el vicepresidente Johnson hacia el Capitolio de los EE. UU., donde Glenn se dirigió a una sesión conjunta del Congreso. Más tarde ese mismo día, asistieron a una cena en su honor en el Departamento de Estado, donde el postre contó con helado Mercury.



Apollo Remastered.

Fotografías sorprendentemente remasterizadas de la histórica primera órbita de la Tierra de John Glenn publicadas para conmemorar los 60 años desde que se convirtió en el primer estadounidense en dar la vuelta al planeta.

John Glenn se convirtió en el primer estadounidense en orbitar la Tierra el 20 de febrero de 1962. Para marcar este punto, el experto en imágenes, Andrew Saunders, remasterizó imágenes de vuelo. Esto fue capturado en una pequeña cámara piloto de 16 mm que apunta a la cara de Glenn. Saunders apiló minuciosamente miles de fotogramas de metraje para crear una pequeña selección de fotografías de muy alta resolución con un detalle sin precedentes. Saunders perfeccionó su habilidad trabajando en imágenes de Apollo para el libro Apollo Remastered.


Lecciones aprendidas

Después de reflexionar sobre su vuelo, Glenn subrayó que nuestras fronteras artificiales desaparecen cuando se ve la Tierra desde la órbita. Quizás no por casualidad, la imagen más solicitada del archivo de la NASA sigue siendo la de la Tierra tomada por los astronautas del Apolo en ruta a la Luna. Estos sentimientos son especialmente conmovedores, dada la actual tendencia mundial hacia el nacionalismo, el aislacionismo y la xenofobia.

En segundo lugar, Glenn creía que una ciudadanía educada era fundamental para cualquier democracia. Esta característica única permitió a los EE. UU. obtener el liderazgo mundial, debido a su preeminencia en investigación y educación. Por ejemplo, los experimentos realizados durante su regreso al espacio en 1998 pagarán dividendos para los astronautas en futuras misiones de larga duración, al tiempo que facilitarán nuestra comprensión del envejecimiento en la Tierra. Equilibrar la macroexploración y la microinvestigación conduce a la creación de nuevas tecnologías, industrias y empleo de alto nivel. El destino no es tan importante como lo que aprendemos en el camino.

En tercer lugar, John Glenn fue un gran creyente y defensor de la educación y en el financiamiento e la investigación STEM, crítica para maximizar el beneficio y ayudar a mitigar la crisis educativa, hoy a nivel mundial, sobre todo en una era en la que nuestros teléfonos celulares son más poderosos que las computadoras de la NASA en 1969.

En cada uno de los tres amaneceres que el Sr. Glenn vio orbitando la tierra, vio un enjambre de luces de color amarillo verdoso fuera de la nave, que le recordó a las luciérnagas. Los volvió a ver en los otros amaneceres. “Nadie había anticipado esto, y fue fascinante”, dijo. "Resulta que estas eran pequeñas partículas de humedad expulsadas del sistema de intercambio de calor, pero no sé si alguna vez explicamos sus colores particulares". El Sr. Glenn vio tres puestas de sol y amaneceres ese martes, desde una altitud máxima de 162 millas. Cada amanecer, una explosión de lo que parecían luciérnagas aparecía fuera de la ventana, desconcertándolo. Luego vino una señal de un supuesto problema que tenía a los controladores de tierra preparándose para un reingreso incierto y posiblemente catastrófico a la atmósfera.

LEGADO

Hoy se cumplen 60 años del vuelo orbital de John Glenn y no solo sigue siendo una leyenda sino un ejemplo para todos.

“Durante mi vuelo [de tres órbitas], pude realizar experimentos de investigación básicos, que ayudaron a contribuir a lo que sabemos sobre los humanos en el espacio”, dijo Glenn a Space.com en 1996. Pero más que eso, este vuelo inspiró innumerables personas a seguir carreras en el sector aeroespacial, demostró que EE. UU. merecía un lugar en la carrera espacial contra la Unión Soviética y estableció un legado para Glenn.

Aunque Glenn fue elegido para el Senado de los Estados Unidos en 1974, no había terminado con sus aventuras fuera del mundo. En 1998, cuando aún era senador, Glenn viajó en el transbordador espacial Discovery y orbitó la Tierra 134 veces en el transcurso de nueve días. Tenía 77 años, lo que lo convertía en el viajero espacial más anciano de la historia. Su participación en el vuelo permitió a la NASA estudiar cómo la microgravedad afecta el envejecimiento.

La carrera espacial realmente impulsó la innovación. Pero la competencia no ha terminado. De hecho, la carrera es más sólida que nunca, ya que han ingresado más jugadores del sector privado, incluidos SpaceX, Blue Origin, Boeing, Virgin Galactic y más. Solo en 2021, SpaceX celebró el aterrizaje de seis cohetes reutilizables, mientras que Blue Origin aterrizó cinco. Todos estos éxitos contribuirán a nuestro eventual aterrizaje en Marte y, tal vez algún día, tengamos una colonia allí. Luego está la gran cantidad de compañías increíbles que ofrecen tecnologías innovadoras que pueden usarse para obtener recursos fuera del mundo o tecnologías que están desarrollando para encontrar, cosechar y suministrar los recursos de asteroides que transformarán nuestra economía espacial y permitirán misiones espaciales a largo plazo.

Han pasado 50 años desde que la última vez que el hombre llegó a la Luna, y mientras una gran cantidad de empresas innovadoras nos están llevando a las estrellas, nosotros, como sociedad, debemos invertir en la frontera final. No solo alimenta una serie de industrias y, por lo tanto, ayuda a nuestra economía, sino que inspira a nuestros futuros innovadores como ninguna otra cosa.

Como señaló Alan Stern en una entrevista reciente de Futurism, tales empresas son valiosas por una serie de razones: “Más allá de lo obvio, que estamos creando nuevos conocimientos, creamos una sociedad más grande. Hacemos algo que es, en el caso de una gran exploración, histórico. Es algo sobre lo que la gente lee, no solo días y semanas después, sino décadas y siglos después. Deja una marca para nuestro tiempo de lo que aspiramos a ser, que es una sociedad más grande”.

"Estoy orgulloso de haber sido parte del comienzo del programa espacial de Estados Unidos, y no hace falta decir que estoy emocionado de estar de regreso y me siento honrado y privilegiado", dijo Glenn en una conferencia de prensa el 16 de enero de 1998 al anunciar su segundo vuelo. Llegará el día en que estaremos contemplando el Planeta Rojo, viendo pasar la Tierra con el mismo asombro que sintió Glenn al mirar nuestro planeta desde el espacio... pero solo si realmente invertimos en ese futuro.


Fuentes: NASA, New York Time. National Geographic. Smithonian Intiutute, Space Magazine, revista Futurism


sábado, 12 de febrero de 2022

La Juventud con Actitud


La Juventud es, según la definición del DRAE, “Período de la vida humana que precede inmediatamente a la madurez.” Y es cierto, todos somos jóvenes en algún momento de nuestras vidas. Pero les pregunto, ¿la juventud es una cuestión de edad o es más bien una actitud? Por supuesto es una cuestión de edad, pues en la vida biológica hay unas edades en las que la Juventud es y puede ser la etapa mas feliz de la vida de una persona. Pero, pasada esa etapa, llega otra, que nos durará por la mayor parte de nuestras vidas, y esa es la etapa de la madurez.

Mucho hemos escrito en este Blog sobre estas etapas de la vida. Lo mas importante es no dejarnos arrastrar por la rutina y para ello hay una serie de antídotos como son la curiosidad, la creatividad, la apertura de nuestras mentes, la lectura, los viajes, la búsqueda del conocimiento y un sinfín de cosas que a lo largo de la vida vamos descubriendo. Y parte de ello es precisamente la actitud que tengamos ante la vida. Por eso hoy no solo celebro el día de la Juventud (que se celebra en Venezuela todos los años el 12 de febrero), sino que celebro el Día de la Juventud con Actitud.

No es que no se cumplan años pues mas bien espero que todos cumplamos muchos, muchos años. La cuestión es que, si los vamos a cumplir, que sean años con actitud. Y es que para mi la juventud es sinónimo de eso, de tener una actitud positiva ante la vida; por lo tanto, la juventud es una cuestión de actitud.

La actitud en algo intrínseco, que está en cada uno de nosotros y parte de ser felices en la vida es siempre tener una correcta actitud. Lo vemos todos los días en la gente que es feliz, sin importar el entorno, la gente que está alegre a pesar de las circunstancias y, en especial, en esas personas que por una razón o por otra nos alegran la vida y nos la hacen feliz. Esas son el tipo de personas con quien debemos reunirnos y de quienes debemos rodearnos.

Debemos poder cambiar, modelar, y mejorar continuamente para ser más felices. Por ello, como dice Paloma García Riera y Mijares en su artículo Mis conversaciones con Adelina, “cómo nos tomamos las cosas depende, exclusivamente, de cada uno de nosotros, no de los demás”.

No podemos cambiar la velocidad con la que transcurren los días, meses o años, que al parecer van cada vez más rápido. No podemos detener el avance de la ciencia ni de la tecnología; tampoco detener el paso del tiempo en nuestro cuerpo, las arrugas en nuestra cara o el sentir de nuestro corazón. Pero si podemos decidir cambiar nuestra actitud y tener esa actitud positiva de la que tanto les he hablado, todos los días. Y, para ello, lo que sí podemos y debemos hacer, es ver las cosas desde el punto de vista positivo, desde ese lado en que todo suma y nos deja alguna bonita lección, algo nuevo que podemos implementar o una buena experiencia que podemos compartir.  Es, en otras palabras, vivir el presente que hoy tenemos con una mejor actitud.

Tengo un amigo que dice que es un joven con canas en la barba; tengo una amiga, a quien respeto y admiro mucho que ya a sus casi 70 años no solo maneja una empresa de consultoría en diversos países sino que además, es un dinamo, siempre está inventando cosas nuevas, ayudando a todo a quien puede y con una energía y una actitud realmente increíbles. Para mí, mi mamá es un modelo a seguir, ya a sus 82 años, pues siempre me va a hablar de lo que está leyendo, investigando, indagando o sobre lo que esta escribiendo. Es una ávida enamorada de las bibliotecas y no hay nada que mas le guste que pasar una tarde metida entre libros en una librería, no importa si son libros nuevos o mejor aún, libros viejos, con significado; una de sus cualidades siempre ha sido su infinita curiosidad por las cosas. Y así como ella, muchos son los modelos de las personas que nos sirven de inspiración todos los días.

Juan Luis Cebrián, fundador del diario El País de Madrid, era -como nos dice Javier Valenzuela en un artículo publicado en dicho periódico en mayo de 2003, “un maduro precoz”. La juventud, dijo Cebrián, es "una mirada sobre la vida"; y nos complementa Valenzuela, es “una mirada que sigue sorprendiéndose, ilusionándose o indignándose, que sigue creyendo que los cambios son necesarios y posibles.”

Alguien dijo una vez, lo bueno de la vida es que son muchas vidas. Estas son las vivencias y experiencias que vivimos, sentimos y aprovechamos. Son los momentos felices que pasamos, son las bellas historias que hoy contamos. Pero para ello debemos tener siempre esa gran actitud, y ojala que siempre sea una actitud positiva. Lo importante no es que la juventud se nos vaya sin habernos dado cuenta. Por el contrario, lo importante es que la juventud siga con nosotros durante toda la vida. Que llegue en los momentos en los que decidamos afrontar la vida con decisión y optimismo, cuando decidamos cambiar siempre para mejor, cuando queramos ver la vida con optimismo y sobre todo cuando decidamos nosotros mismos (si es una decisión individual y personal), ser verdaderamente felices. A veces tarda en darnos cuenta de que podemos seguir siendo jóvenes cuando queramos, pero, si somos conscientes, puede durar toda la vida. La cosa está en saber acumular juventud, no importa cuántos años de vida vayan pasando. Ashley Montagu, científico ingles del siglo pasado, dijo en una ocasión, “The idea is to die young as late as possible.”

Para finalizar esta entrega, recordemos las palabras de Henry Ford: “Cualquiera que deja de aprender es viejo, ya sea a los veinte o a los ochenta. Cualquiera que sigue aprendiendo se mantiene joven. Lo mejor en la vida es mantener la mente joven.” Por eso la actitud positiva es una habilidad de confianza en uno mismo, y la confianza en uno mismo es una de las habilidades más importantes para la vida. Y esa actitud que tengamos en la forma de actuar, de cómo pensar sobre las cosas, o en la forma en la que reaccionemos ante diferentes situaciones y personas, será la que nos de nuestra mejor visión del mundo. Por ello siempre recordemos que el tener una actitud positiva significa encontrar el lado bueno de las cosas y comportarnos de una manera que demuestre que siempre estaremos dispuestos a hacer un mayor esfuerzo.

Eso es lo que yo llamo Juventud con Actitud.

 

Celebrando el Dia Mundial de la Tierra en 2022: es hora de actuar

Es hora de tomar acción. Esta frase ya la hemos dicho y escuchado innumerables veces y durante muchos años, pero todavía hoy no le hacemos c...