sábado, 25 de septiembre de 2021

Jimmie & Jimmy: conversando en las alturas

Hace poco un amigo me invito al bautizo de su mas reciente libro titulado ‘El Ángel de Jimmie’, un extraordinario relato de un encuentro entre dos grandes aviadores, uno un americano que cruzó nuestros cielos y a quien se le debe el nombre del salto de agua mas alto del mundo, y el otro, gran aventurero venezolano quien ha sido pionero en Venezuela de ser el promotor de los vuelos con ultralivianos, parapentes y Globos Aerostáticos. Me refiero a dos extraordinarios personajes y aviadores como son Jimmie Angel y Jimmy Marull.

El libro nos lleva por un viaje de ensueño, por esa Venezuela espectacular de la que conocemos o hemos escuchado, de cuentos de los años 30 mezclados con las aventuras en décadas recientes y en donde se entremezclan relatos, historias, anécdotas y por que no, hasta el sueño de El Dorado que siempre ha estado presente en la mitología venezolana. Como dice su editora Belkis Lovera, “este libro es el resultado de 26 años de investigación sobre la vida, viajes y legado de un pionero de la aviación llamado Jimmie Angel, estadounidense enamorado de Venezuela, quien deja su nombre para siempre en el salto más alto del mundo. El Salto Ángel es la caída de agua más alta e impresionante del planeta, pero Jimmie fue mucho más que un aviador aventurero en busca de oro, recorrió nuestro país abriendo nuevas rutas, y quedó fascinado con sus tepuyes dejando una valiosa cartografía.”

Belkis nos relata que el libro nos presenta un encuentro en dos tiempos, dentro de un hangar, una historia fascinante que une a dos almas, pero también construye puentes entre dos países que han sido amigos desde hace más de un siglo, como lo son Venezuela y los Estados Unidos.

El libro es un cuento novelado que, en una grata y bella conversación, adapta y entreteje dos biografías reales, la de Jimmy Marull ese apasionado aventurero venezolano que ha surcado nuestros cielos en casi todo tipo de equipo que le permita volar, y la de Jimmie Angel, norteamericano nacido en Missouri en 1899 cuando comenzaba la era de los grandes inventos. Este fascinante relato ocurre en un día muy particular, un 10 de abril, pero con 37 años de distancia, lo cual no detuvo a nuestros amigos de tener una de esas conversaciones únicas y maravillosas que ocurren muy posiblemente solo una vez en la vida. El 10 de abril de 1993 Jimmy Marull hacía acrobacias y piruetas al este de Venezuela, en la ciudad de Puerto La Cruz, cuando de repente, en un ascenso vertical, el motor de su avión se apagó y en ese silencio absoluto -que imagino estaría lleno de una gran tensión- Jimmy decide buscar un lugar lejos de los espectadores para aterrizar y para no herir a nadie, y luego de divisar un talud de tierra blanda, se estrella en lo que el describe como un impacto que detuvo su avión en seco, de golpe, y que lo dejó de manera inconsciente una vez que se dio cuenta que no había herido a nadie. Un mismo 10 de abril, pero de 1956, Jimmie Angel volaba hacia Venezuela luego de 20 años de ausencia y aterrizando en la ciudad de David en Panamá, lo cual habría hecho decena de veces, un viento de cola lo sacó de la pista y una caja de herramientas le golpeó en la cabeza, lo cual esa misma noche lo llevaría a un coma del cual nunca despertó y que meses después lo llevaría lejos de este mundo.

"Jimmie & Jimmy" nos puede recordar la muy conocida película titulada “Jullie and Julia”, sobre la vida de Jullie Powell y Julia Child, una de las primeras mujeres americanas en estudiar en la prestigiosa escuela de cocina Cordon Bleu, tras lo cual popularizó arte culinario francés en los Estados Unidos mediante su libro de cocina "Mastering the Art of French Cooking". La historia de Child se cruza con la de la neoyorquina Powell en el año 2002, cuando esta insatisfecha escritora, decide darle un giro radical a su vida para lo cual se propone cocinar las 524 recetas de la obra culinaria de Julia Child en 365 días y plasmar sus experiencias en un diario por Internet y que fue convertido en un libro: "Julie & Julia: My Year of Cooking Dangerously", publicado en 2005.

En el libro El Angel de Jimmie, el autor Jimmy Marull nos relata de una manera muy elocuente, con un gran estilo y con mucho detalle, eso que solo puede describir alguien quien ha visto a nuestro planeta desde el aire, los viajes y aventuras de ambos aviadores en una muy grata conversación entre ambos que tiene lugar en un hangar en algún lugar de este planeta. En la misma, Marull nos relata la pasión de ambos por volar, experimentar y estirar los limites de la aviación, la gran evolución de los aviones durante la época de Angel, las aventuras del propio Jimmy con cada vez los más modernos equipos que le permitían volar, sus vidas por los cielos y hasta su osada travesía de atravesar las cavernas del maravilloso Autana en un ultraliviano, mientras nos cuenta sobre los vuelos de Angel conociendo Canaima y sus bellísimos paisajes. Uno de los relatos que nos puede resultar interesante y hasta familiar es sobre el día en el que Jimmie, junto a su esposa Marie y dos ayudantes, decide aterrizar su avión sobre una suave grama verde (o por lo menos así se veía desde el aire) en la cima del Auyantepuy solo para descubrir que era un fango enorme (“una gigantesca esponja verde que acumulaba agua, mucha agua”) en el que poco a poco su avión, el Flamingo Rio Caroní, se fue hundiendo hasta que quedó completamente inservible. Al no regresar, expediciones en su búsqueda resultaron en vano mientras los cuatro pasajeros emprendieron un viaje a pie, por la cima de ese bello tepuy y por escenarios fascinantes para quien lo lee pero que deben haber sido terribles para estos caminantes, hasta que 11 días mas tarde llegaron flacos, hambrientos y destrozados por la plaga al campamento de Kamarata en Angel Camp. Jimmie Angel fue expulsado de Venezuela “por los gastos incurridos en su búsqueda y rescate” para nunca más regresar al país, pero su nombre ha quedado enmarcado no solo en la inmortalidad sino en el mapa de Venezuela y en particular en el nombre del salto mas bello que tiene nuestro planeta, el Salto Ángel

Los paralelismos entre los personajes se suceden durante todo el relato. Ambos aventureros tienen una magnifica conversación que puede haber durado meses o minutos según nos relata el autor, y en el camino se van encontrando con, prácticamente, las mismas dificultades, cometen los mismos errores, tienen los mismos aprendizajes y comparten quizá hasta los mismos anhelos. Eso sí, ambos personajes tienen en común su pasión por el vuelo, sus ansias de definir lo imposible, su deseo de completar las grandes tareas épicas que se han trazado y cada uno, en su forma, tiempo y manera, alcanzan la felicidad haciendo lo que más les gusta: volar en Venezuela.

En uno de los capítulos del libro, titulado 'El Regreso a la Selva', Marull nos cuenta que Jimmie ansiaba enormemente regresar a Venezuela, volver a ver el Auyantepuy, su salto de agua y esa alfombra verde esmeralda infinita de selva inexplorada:

"El Aviador aventurero había encontrado su lugar en la Tierra. Después de volar por todo el mundo, ese universo compuesto por La Gran Sabana, Canaima y sus alrededores, The Lost World, lo atraían irremediablemente, como un gran amor."

La fascinante historia de Jimmie Angel es algo que llevamos por dentro los venezolanos y gracias a la investigación de 26 años realizada por Jimmy Marull, ahora la tenemos en nuestras manos para disfrutarla y viajar junto a estos dos grandes aviadores por nuestra querida Venezuela. 

Y me enorgullece, querido Jimmy, ser amigo de tan extraordinario aventurero venezolano y haber recorrido contigo esta gran aventura de “El Ángel de Jimmie”.


Luis Vicente


NOTA: Los interesados en adquirir el libro 'El Ángel de Jimmie' pueden contactar a Jimmy Marull en su cuenta de #Instagram por DM a @jimmymarull


lunes, 20 de septiembre de 2021

SEMANA GLOBAL DE LOS ODS

En 2015, 193 Estados Miembros de las Naciones Unidas aprobaron los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) e hicieron la promesa de no dejar a nadie atrás a través de los 17 ODS. Un año después, Project Everyone, el PNUD y la Fundación de las Naciones Unidas se unieron para cumplir esa promesa y lanzaron la Semana de los Objetivos Globales, una semana anual de acción, concienciación y rendición de cuentas para la ODS y ello se ha venido realizando todos los años.

Por supuesto entendemos que desde hace ya casi dos años, el mundo fue sorprendido por la pandemia generada por el COVID-19. Y eso hace que hoy más que nunca el lograr los ODS se haya convertido en un tema más crítico: los Objetivos son el camino para avanzar hacia un mundo más seguro e igualitario. Como parte de la Década de Acción para Cumplir los ODS y durante la semana en la cual se realizará la Asamblea General de la ONU, debemos en conjunto cultivar ideas, identificar soluciones y crear asociaciones con el poder de resolver una amplia gama de problemas globales complejos de la pobreza y género al cambio climático y la desigualdad.

Y más importante aun se convierten estos temas en muy urgentes para nuestra Venezuela. Nuestro desarrollo se ha detenido, el poder adquisitivo ha disminuido, la capacidad de adaptación de la gente se ha debilitado. Hoy vemos con mayor preocupación temas claves como la desnutrición, la mala salud en general, la falta de escolarización y de una infraestructura adecuada, la falta de servicios públicos, el maltrato que todos le damos al medio ambiente, la desigualdad de género, la falta de oportunidades laborales, la migración y así, tantos otros temas que nos deben llamar nuestra atención y en especial invitar a nuestra decisión de actuar desde hoy.

Es por esto que, al escribir estas líneas, los invito a tomar acción. Sí, una acción que nos permita cambiar como personas y mejorar como sociedad, y en el camino entender lo valioso de los ODS y su importancia para crear un mayor crecimiento y generar un desarrollo sostenible que le permita vivir en paz, armonía y bienestar a las futuras generaciones. Por eso hay que comenzar hoy.

Los países miembros de las Naciones Unidas hicieron una promesa universal de no dejar a nadie atrás para lograr un mundo pacífico y próspero para 2030. La Semana de los Objetivos Globales, que se realiza este año del 17 al 26 de septiembre, es un compromiso compartido para acelerar la acción sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y una oportunidad para: hablar como una sola voz, compartir ideas y generar soluciones transformadoras en la lucha para recuperarnos mejor de estos desafíos globales.

El futuro de nuestro mundo y el logro de los Objetivos Globales estarán íntegramente por nuestra capacidad de trabajar juntos en todos estos temas tan críticos que tenemos como país hoy. Y sabemos que todos no podemos ni debemos trabajar en todos ellos, pero sí podemos escoger uno de estos Objetivos de Desarrollo Sostenibles, hacerlos nuestros y comenzar desde hoy mismo a “hacer” y a “ser” la diferencia. Hay cientos de formas de promover los ODS y unirse al movimiento de la Semana de los Objetivos Globales. Podemos convertirnos en socios locales de los ODS, organizar un evento sobre alguno de estos temas, actuar en nuestras comunidades sobre los problemas que nos interesan y, por supuesto, hablar de los ODS. Son 17 ODS y más de 160 acciones individuales a las que podemos integrarnos. 

Una sola acción puede generar un gran cambio; imaginemos ahora lo que pueden hacer miles de acciones juntas a la vez.  

La ONU nos invita en este 2021 a cambiar el rumbo de la pobreza, la desigualdad, la injusticia, el cambio climático y otros males globales. Y solamente juntos podremos recuperarnos mejor hoy, para un mejor futuro mañana. 

En esta semana de los #ODS, comprométete
con uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible para que podamos juntos crear un 

En esta semana de los ODS  compromete con uno de estos Objetivos para que podamos crear un mundo mas sostenible. 

Luis Vicente

#unitingbusiness #globalgoals #globalcompact #ONU #UN #GlobalGoalsWeek

sábado, 4 de septiembre de 2021

IRRATIONAL? Our Ted Circles Motitud Discussion


August’s discussion on the TED Circle’s subject IRRATIONAL? was interesting and important, particularly as a thought-provoking topic that is seldom discussed. But what is irrational? or, could we be irrational?  

Looking first at the definition of the word irrational we read on the Cambridge Dictionary that it is defined as “not using reason or clear thinking”, and the Merriam-Webster's Unabridged Dictionary defines it as “not rational: such as lacking usual or normal mental clarity or coherence”. Just a careful reading of these two definitions gives us two different meanings, not using reason nor having mental clarity. Are those really integrated into a single meaning?

If we describe someone's feelings and behavior as irrational, it mostly would mean their feelings are not based on logical reasoning or clear thinking. In a sense, this means that not being rational would imply that the person does not have the faculty of reason. But is it true?

As experts say, there are hidden forces that shape our decisions, or our way of acting.

The TEDx Talk that we watched this month was a very interesting talk by Robert Sapolsky called,
“The biology of our best and worst selves
” (Robert Sapolsky's TED Talk Link)

It showed us some rational and irrational attitudes that combined into making the conversations very complex and profound. We talked about the decisions that make us behave one way or another, we discussed the insights as to the irrationalities of our everyday life, and other extraordinary attributes that we have. Expectations, emotions, and social norms deal with our reasoning capabilities, and yes, we could make mistakes along the way, but we are all sure our rationality will always bring us back to where we are supposed to be.

Our discussions focused on:

  1. How should we be?
  2. How should we act?
  3. How do we change?

As we learn these, we need to know our history, both known and unknown, and de we expect to be reflected on our future history.

Then we switched gears as how do we see ourselves, form the philosophical, biological, and societal perspectives. Also, the environment affects our wellbeing as well as our rational or irrational behavior.

We can be useful, more than what we might be at the moment, but at the end it is a decision to act. We have the potential to do better, act better and behave better. Whether we do it or not will affect our surroundings and our environment, affecting many more people than we imagine. But the potential we have needs to be oriented towards the good ideas and the better intentions, not the bad ones (we have the possibility to turn into what we do not desire). Thus, we need to see ourselves from these different possible perspectives.

In doing so, we need to be conscious about our subconscious. It means, we need to be aware of our subconsciousness and what issues do affect our conscience. If being or acting irrational means that we do not use our reasoning, we need to understand it in a better way until we act rational.  And the environment in which we grow and develop (and also prosper) affects us in many ways. Do we move towards peace or violence? Do we accept violence if and when it is good for us? Just different perspectives on different visions.

Many thoughts and issues may become irrational to us; some others will not. We are able to choose, and we are able to decide. And what may be irrational for some might not be for others. Thus, we need to understand and be empathic most of the times.

Towards the end we all agreed that change can be good and that most changes are adaptations to a new moment and a world and therefore our minds need to be open to the new change and the new conditions that may arise.

Some of the comments from our groups that you will find on the images were the following:

  • Barbara Nathalie Hernandez: Our awareness of the origin of our behaviors and values ​​are essential to be able to tip the balance to caring people and societies;

  • Luis Vicente García: Considering our irrationality we realize that it is with greater emotional intelligence that we can make better decisions as a society;

  • Ramon Burgos: Considering our irrationality only the reflection on our past experiences has made us transcend the legacy that we leave with our actions, paradoxically, consciously, and rationally;

  • Melany Kors: Considering our irrationality and reflecting on who we are and on our environment is how we can learn to generate those magnificent changes in our lives and inspire others;

  • Miryam Sosa: Considering our irrationality ... Understanding my emotions and values, based on compassion, and taking the environment into account allows me to make better decisions as an individual and impact as a society; 

  • Pily Modroño: Considering our irrationality, we need to recognize that our knowledge of the human is so basic that it becomes -then- an irresistible invitation to enter that wonderful world to know, to respect ourselves more and create a society with high levels of consciousness.


We ended in one of our circles with one of our members reading the final quote from Mr. Sapolsky’s Talk which I believe is very appropriate to end this article on irrationality:

“Those who don’t study the history of extraordinary human change, those who don’t study the biology of what can transform us from our worst to our best behaviors, those who don’t do this are destined not to be able to repeat these incandescent, magnificent moments."

Robert Sapolsky




El legado de Mary Poppins

Hay algo sobre la combinación de una fantasía que nos transporta, con personajes memorables, una música inolvidable y una gran humanidad que...