sábado, 11 de diciembre de 2021

Hoy es un MÁS Día.


Artículo originalmente publicado en la Edición No. 6, Año 2, de la revista Compartiendo en Positivo.

Hoy es un MÁS día, no un día más. Sí, es cierto que son las mismas palabras, pero en diferente orden.

Siempre hemos escuchado que, en las matemáticas, cuando multiplicamos el orden de los factores no altera el producto. Pero en el lenguaje sabemos que el orden de las palabras sí altera el resultado de lo que queremos decir y en algunos casos, hasta lo que queremos o podemos pensar.

Hoy es un ‘MÁS Día’ tiene leve y sutiles diferencias con sólo tener ‘un día más’. Veamos por ejemplo lo siguiente:

  • Un día más es un día normal, quizás hasta rutinario.
  • Es un día en donde haremos lo mismo que ayer o que hace un mes.
  • Es un día en el que sacaremos nuestras tareas o lo que tenemos que estudiar, haremos nuestro trabajo como siempre lo hacemos, veremos televisión como siempre lo hacemos, y usaremos el tiempo como siempre lo hacemos.
  • Y al final del día simplemente habrá sido un día más.

En cambio, un MÁS Día se puede convertir (o lo podemos convertir) en un día muy especial; en pocas palabras, es una decisión que solo nosotros podemos tomar.

Un MÁS Día es un día diferente, en el que me esmero con intención, en el que cambio las actividades que hago (desde invertir el orden o incluir nuevas rutinas) o en el que soy una persona más activa, curiosa y hasta dinámica. Un más día es ese día en el que me intereso más en lo que hago para hacerlo mejor, en el que las tareas no son simples tareas sino parte de lo que soy y que cuando las realizo, me ocupo de hacerlas de una manera efectiva. Es un día en el que trato de conocer a nuevas personas, intercambiar ideas con más gente inteligente, tener mejores conversaciones e inclusive, hasta ocuparme en hablar de temas diferentes y novedosos. Es un día para mejorar los procesos (el cómo) o hacer lo que hago de una manera más creativa. Es un día donde ayudo, colaboro y propongo más de lo que normalmente hago y doy más de lo que puedo dar todos los días. Es un día donde el servicio que presto es mejor, donde además de ser cordial y atento lo hago con mucha dedicación e interés y con el simple propósito de que mi desenvolvimiento ayude a los demás a ser, estar y a sentirse mejor.

Un MÁS Día, por ende, es un día donde invierto mi tiempo de la mejor manera, para ayudar de la mejor forma y, al final del día, no habrá sido simplemente un día más sino un MÁS Día en el que habré cumplido con mi verdadero propósito. En otras palabras, habrá sido un día muy especial.

¿Has tenido días así?; ¿Has tenido días en el que te sientes realizado y contento al final del día?; o, ¿has tenido un día muy especial? Por supuesto que sí, todos los hemos tenido y quizá hasta varias veces. Y aquí, como haciendo una especie de análisis interno, nos debemos hacer una sencilla pero transformadora pregunta: ¿cómo nos sentimos? Yo tengo mi definición y por supuesto cada uno puede tener la suya, pero en un día así les puedo decir que me siento feliz, de maravilla, mucho más tranquilo y relajado, y con el verdadero sentir de que he logrado algo más y de que he podido contribuir a construir algo mejor.

Crear y tener un MÁS Día es una decisión propia; indudablemente que lo es. Se convierte entonces en una mejor actitud que cada quien debe tener y conlleva una gran motivación personal. Y ese MÁS Día nos lleva a pensar y reflexionar de una menara diferente. Es llegar a tener un día perfecto (o casi perfecto) en el que luego de dar lo mejor de nosotros, esperemos lo mejor para nosotros.

El musical Les Miserables, de la novela de 1862 del poeta y novelista francés Victor Hugo, adaptado para un musical cantado con música de Claude-Michel Schönberg y letra original en francés de Jean-Marc Natelfue, para mi es un gran ejemplo de este ejemplo de lo que se puede lograr en un Más Día. En la obra de Victor Hugo, después de 19 años como prisionero, Jean Valjean es liberado por el oficial a cargo de la fuerza de trabajo de la prisión, Javert. Pero Valjean viola su libertad condicional y más tarde usa el dinero robado para reinventarse como alcalde y dueño de una fábrica. Por su parte, Javert promete llevar a Valjean de vuelta a la cárcel. Ocho años después, Valjean se convierte en el guardián de una niña llamado Cosette tras la muerte de su madre, pero la persecución de Javert significa que la paz tardará en llegar. La obra de Victor Hugo es considerada como una de las obras más importantes del siglo XIX. La novela, de estilo romántico, plantea una discusión entre el bien y el mal, donde se presentan los temas de la política, la ley, la ética, la justicia y la religión de una forma muy abierta. Al final, la novela sirve como una defensa de los oprimidos sea cual sea el lugar o situación sociohistórica que vivan.

La obra musical original, que tuvo su adaptación al inglés por el productor Cameron Mackintosh en 1985 tiene una bellísima canción llamada ONE DAY MORE (cuya traducción libre al castellano sería UN MAS DÍA). La última estrofa de esta canción dice así:

Tomorrow is the judgement day. Tomorrow we'll discover

What out God in Heaven has in store!

One more dawn! One more day! One day more!

Como vemos, esta canción nos habla de la importancia de tener un Más Día.

Para algunas personas lo imposible es imposible; para otras, lo imposible es posible. Es entender que cualquier cosa puede pasarle a cualquiera, por lo que no solo debemos vivir simplemente los días (o perderlos si fuese el caso), sino vivirlos plenamente, intensamente, y poder disfrutar de cada momento y de lograr que cada día sea un día muy especial. Es, en esencia, hacerlo de una manera distinta con una perspectiva diferente. Es tener la actitud positiva y la motivación personal correcta todo el día, todos los días.

Y eso es lo que yo llamo MOTITUD, ese momento en donde y cuando la Motivación y la Actitud van al unísono para que logremos desarrollar nuestro verdadero potencial, dar ese más en nuestro día a día todos los días. Recordemos que podemos encontrar algo extraordinariamente excepcional en tan solo un minuto, o que una simple persona puede hacer las cosas que nadie puede imaginar.

Termino con una bella frase que escuché por primera vez en la película Enigma (en ingles The Imitation Game) cuando la matemática Joan Clarke le dice al también matemático Alan Turing: 

“A veces son las personas de las que nadie imagina nada,
las que hacen las cosas que nadie puede imaginar.”


Y ese a veces esas personas somos nosotros mismos, quienes nos debemos dar la oportunidad de dar ese más adicional que nos permita llegar a tener una vida en plenitud, en armonía, con alegría y, sobre todo, con un gran propósito. Para mí, eso es darnos ese más en cada momento, en cada ocasión, con cada sonrisa, y en cada oportunidad.

Por estas y muchas otras razones, busquemos la Motitud propia que nos permita tener un Más Día todos los días.

Luis Vicente 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Farewell Olivia: un verdadero ángel en la Tierra

Era por allá por el año 1975, cuando una joven australiana de origen ingles se incursionaba en la música pop y country en los Estados Unidos...